vídeo

Terrazas en la Plaza de Cañadío, en Santander / Antonio 'Sane'

El Defensor del Pueblo advierte al Ayuntamiento sobre el ruido en Cañadío

  • Señala en un informe la idoneidad de declarar la plaza y sus calles adyacentes como "zona acústicamente saturada" por el ruido "que ocasionan las actividades de ocio"

El límite está en 55 decibelios. A partir de ahí podría empezar a considerarse ruido molesto, incluso algo insano si uno se atiene a la recomendación de la Organización Mundial de la Salud, que advierte de no superar los 50 dB durante el día. ¿Y eso cuánto es? Para hacerse una idea, un camión de la basura provoca 75 dB mientras que un aspirador doméstico llega hasta los 65 dB. ¿Cuándo soporta Cañadío? Según el Mapa del Ruido elaborado por el Ayuntamiento de Santander, en la Plaza de Cañadío la medición fue realizada en la noche del viernes al sábado. El ruido alcanzó los 75,9 decibelios.

El estudio realizado para el Ayuntamiento por la empresa Acustel estableció el nivel de ruidos como "mejorable", mientras que el concejal de Medio Ambiente, Ignacio Quirós, afirmó que "no alarmantes". Sin embargo, el Defensor del Pueblo no está en la misma línea que el consistorio, y en un informe ha sugerido la idoneidad de incluir Cañadío y alrededores como zona de ruido, esto es declararla como "zona acústicamente saturada" por el ruido "que ocasionan las actividades de ocio" y las aglomeraciones en fin de semana.

En un escrito fechado el 30 de septiembre, el Defensor del Pueblo propone que se intensifiquen los controles municipales en la zona, que se refuerce la dotación de policías para vigilar el botellón y que se adopten medidas preventivas en la plaza de Cañadío y las calles adyacentes.

Si bien el Defensor del Pueblo "valora positivamente" la información que le ha trasladado el Consistorio sobre este problema, considera que las medidas adoptadas hasta la fecha "no han resultado suficientes ni eficaces" y añade "a la vista de las manifestaciones de los vecinos y hosteleros de la zona", sería "prudente" que el Ayuntamiento "contemple" un refuerzo de esos dispositivos.

Protesta de los vecinos de Cañadío por el ruido de la plaza

Protesta de los vecinos de Cañadío por el ruido de la plaza / Antonio 'Sane'

Por ello aconseja la realización de mediciones sonométricas periódicas en el entorno y el desarrollo de un plan de actuación en la zona, y en ese informe solicita información sobre el estado de tramitación del mapa estratégico del ruido para Santander, que justamente presentó por esas fechas el consistorio ya que, con el Mapa de Ruidos en la mano (una vez que sea aprobado, tras las alegaciones pertinentes), el Ayuntamiento pondrá en marcha el próximo año un Plan contra el ruido en el municipio.

Precisamente esa es la recomendación del Defensor del Pueblo, tal y como ha subrayado el consistorio: "Son los pasos que ya se están dando", han dicho fuentes municipales a EFE. "La intención del Ayuntamiento, con la elaboración del mapa de ruidos y el posterior plan de acción es conocer la situación de partida en la que se encuentra la ciudad, los puntos en los que existe mayor contaminación acústica y tratar de establecer medidas que ayuden a reducir los niveles de ruido en los lugares en los que sea necesario", señala el Ayuntamiento.

En el caso de Santander, "y por la especial sensibilidad que tiene el equipo de gobierno hacia las molestias que se ocasionan a los vecinos en las áreas de ocio nocturno", se ha querido realizar un estudio específico de esas zonas de la ciudad, como es el caso del Río de la Pila, plaza de Cañadío y la plaza de Pombo.