El suelo del ‘Máster’ se rebajó hasta en 50 centímetros pese a no tener licencia para ello

Vista desde la parte superior del túnel de Tetuán del edificio afectado por el derrumbe, situado en la calle del Sol/Celedonio Martínez
Vista desde la parte superior del túnel de Tetuán del edificio afectado por el derrumbe, situado en la calle del Sol / Celedonio Martínez

Los planos aportados no reflejaban con exactitud cómo era el pub, por lo que la inspectora municipal no detectó esta obra, ya acabada cuando giró la visita

ALBERTO SANTAMARÍA

El Ayuntamiento de Santander remitió este viernes a la Fiscalía de Cantabria y a las distintas partes afectadas los informes internos y externos que ha recabado hasta la fecha para tratar de esclarecer qué sucedió en el derrumbe parcial del edificio de la calle del Sol y depurar responsabilidades. Dichos documentos van ligados al expediente sancionador que el Ayuntamiento ha abierto contra el promotor de la reforma del local que ocupó el pub ‘Máster’, Dos Imanes Producciones; contra el director de las obras, Pedro Martínez (de la empresa Tainsa); y contra la mercantil Millán IC Multiservicios en calidad de contratista de las obras. El Ayuntamiento considera que en la actuación para reformar el local del ‘Máster’ se ha producido un «exceso de obra» respecto a lo que estaba autorizado en las licencias de obra menor concedidas y que el proyecto técnico presentado por el promotor no reflejó fidedignamente la realidad preexistente del local. Además, cree que estas obras podrían haber motivado el derrumbe parcial del edificio.

Primeras conclusiones

La documentación, remitida por el Ayuntamiento a la Fiscalía y consultada por El Diario Montañés, permite apuntar unas primeras conclusiones sobre lo sucedido y cómo fue la gestión que se realizó desde el Ayuntamiento:

1.-La obra acometida en el interior del local habría excedido lo permitido en las licencias municipales, en especial en lo que se refiere la rebaja del suelo, de la que el director de obra y el constructor sólo informaron durante la inspección que se realizó el mismo día del derrumbe.

2.-Los planos del local facilitados al Ayuntamiento en la petición de las licencias no reflejaban fidedignamente cómo era el suelo del pub y los diferentes niveles que presentaba.

3.-La inspección que realizó a las obras el Servicio de Arquitectura del Ayuntamiento tras las denuncias de los vecinos no apreció el rebaje en el suelo ya que éste se encontraba a nivel en el momento de la visita (la obra estaba concluida dado que fue realizada en el mes de abril, como se comprobó posteriormente con la fotografía publicada en Facebook) y en los planos de que disponía no estaban reflejadas las diferentes alturas del suelo.

4.-La obra, pese a existir una orden de paralización por exceder la licencia de obra menor, no llegó a detenerse nunca puesto que cuando fue a ejecutarse el promotor ya disponía de la licencia de obra mayor (que era el requisito exigido para poder avanzar en la reforma).

5.-La orden de paralización tardó seis días en ejecutarse desde que fue aprobada por el Ayuntamiento hasta que la Policía Local se la trasladó al promotor de la obra.

6.-Un informe del servicio municipal correspondiente deja claro que las licencias de obra menor se procuran «tramitar al día».

Los informes

Bomberos
Afirma que el estado de la solera del local se encontraba por debajo de la cota original
Arquitecta municipal
Refleja que se hicieron obras no autorizadas ni detectadas ni reflejadas en el proyecto
Técnico municipal externo
Constata que la cara superior de la zapata del muro está 20 centímetros por encima del suelo acabado
La constructora
Asegura que aparecieron signos evidentes de obras «de envergadura» en el Primero Izquierda

¿Qué pudo motivar el derrumbe?

Los diferentes informes hablan de que hay diversas circunstancias que se deben tener en cuenta, pero sobre lo que más se incide es en el rebaje del suelo del local que, inicialmente, presentaba tres niveles y que fue objeto de un vaciado hasta igualarlo en su totalidad. Según el informe de los bomberos, durante la inspección realizada el mismo día del derrumbe (19 de julio), la solera se encontraba por debajo de la cota original, con vaciados de al menos 50 centímetros en algunas zonas. Durante dicha revisión, los bomberos fueron informados por los responsables de la obra (constructor y director técnico) de que se había retirado «una capa de grava que estaba sobre la solera» y que se había realizado una mocheta (un tabique) para «igualar», dado que la cimentación del muro estaba a distinta cota y asomaba a diferentes alturas. Además, a través de fotografías se comprobó que «los avances existentes bajo la fachada oeste fueron comunicados, cuando originalmente no lo estaban».

Según los bomberos, el derrumbe se habría producido por la pérdida de verticalidad del muro de carga de la esquina de la fachada oeste/norte y los indicios apuntan a un posible giro-desplazamiento de la cimentación.

En la actuación sobre el suelo incide también el técnico externo contratado por el Ayuntamiento. Durante la inspección el mismo día del derrumbe comprueba que se encuentra pandeado el alicatado de la zona norte en el muro oeste y que en el perímetro del local hay un escalón que contornea el local en la parte este-norte-oeste. El director de obra le confirma que ese escalón es la zapata del muro y que, como presenta distintos niveles según la zona, tiene encima un relleno para igualar la parte superior. Se decide eliminar ese relleno en la zona comprendida en la fachada Este y se encuentra «que la cara superior de la zapata está 20 centímetros por encima del suelo terminado».

El rebaje del suelo también es uno de los elementos que cita el arquitecto contratado por los vecinos en su informe pericial para alertar de que se estaba actuando sobre la estructura del edificio, documento que acompañó la segunda denuncia vecinal, registrada tan sólo 14 días antes del derrumbe.

Otros informes presentados aluden también a las obras que se han realizado en el edificio a lo largo de su vida. En concreto, el asesor externo contratado por el propio Ayuntamiento observa durante la inspección a las viviendas tras el derrumbe que en el Primero Izquierda existe un machón (pilar) afectado por el derrumbe que ya había sido tocado en la remodelación efectuada en la vivienda con la colocación de una caja de registro.

La empresa encargada de acometer la obra en el local, por su parte, ha solicitado toda la documentación referente a la reforma realizada en el citado piso dado que «han aparecido signos evidentes de obras de envergadura en el Primero Izquierda, inmediato superior al local, que ha podido afectar al sistema estructural del inmueble». Además, pide también toda la documentación de la obra ejecutada para instalar el ascensor.

Día a día

30 de marzo. Dos Imanes Producciones solicita la primera licencia de obra menor. El documento está sellado por Tainsa (dirección de obra). Se especifica que las obras a realizar consistirán en la extracción mediante medios manuales de revestimentos de madera en paramentos verticales y horizontales, extracción de alicatados cerámicos y una revisión de las instalaciones.

7 de abril. El Ayuntamiento concede la licencia de obra menor.

26 de abril. La empresa encargada de ejecutar las obras publica en su página de Facebook una imagen de una pala excavadora en el interior del local. En la fotografía se aprecia obras en el suelo del local.

26 de mayo. Dos Imanes Producciones solicita la segunda licencia de obra menor. El documento está sellado por Tainsa (dirección de obra). Se especifica que las obras a realizar consistirán en realizar catas en fachada para comprobar los huecos originales en el edificio. Se anuncia que se solicitará licencia para obra mayor.

29 de mayo. El Ayuntamiento concede la segunda licencia de obra menor solicitada por Dos Imanes.

2 de junio. La comunidad de propietarios presenta su primera denuncia por las obras que se están realizando en el local.

12 de junio. Dos Imanes Producciones solicita la licencia de obra mayor. El documento está sellado por Tainsa (dirección de obra). En el proyecto se especifica que se pretende «realizar una reforma de importancia aprovechando al máximo las instalaciones y aislamiento acústico existente con el fin de realizar sobre todo una labor de reforma decorativa». Respecto a las obras habla de que las demoliciones «se limitarán» al desmontaje de fachada existente y apertura de nuevos huecos, desmontaje de barra y demolición de tabiquería de aseos. Se cita también la ejecución de una nueva fachada.

14 de junio. La denuncia presentada por la comunidad de propietarios llega al servicio de Arquitectura del Ayuntamiento, que ese mismo día realiza una visita al local para inspeccionar las obras.

15 de junio. El servicio de Arquitectura del Ayuntamiento solicita la paralización hasta que se otorgue la licencia de obra mayor al considerar que se ha producido un exceso de obras respecto a lo autorizado en las dos licencias de obra menor.

21 de junio. El Ayuntamiento ordena la paralización inmediata de la actuación por exceso de obra.

23 de junio. El Ayuntamiento de Santander concede la licencia de obra mayor.

26 de junio. La Policía Local registra entrada de la orden de paralización de la obra en la calle del Sol.

27 de junio. La Policía Local comunica a Dos Imanes Producciones la orden de paralización de la obra. El promotor de la reforma presenta a los agentes la licencia de obra mayor. Ante la duda generada, los agentes consultan con los servicios municipales los pasos a seguir. Se indica a los policías que dejen sin efecto la orden de paralización puesto que ya existe licencia de obra mayor.

5 de julio. La comunidad de propietarios presenta una segunda denuncia acompañada de un informe pericial. El arquitecto contratado por los vecinos habla de aumento de grietas y fisuras y aparición de otras nuevas. Asegura en su informe que se está interviniendo en la estructura del edificio. Cita las obras de eliminación del solado original rebajándolo a nivel de la calle y concretamente en la fachada Este, con función estructural de muro portante. Además, afirma que dicha fachada era originalmente hueca.

11 de julio. La segunda denuncia entra al servicio de Arquitectura, aunque se tiene conocimiento de ella el día 7 por un correo interno de la policía. Ese mismo día, su responsable vuelve a examinar el informe, pero no gira visita alguna.

19 de julio. Tercer escrito de denuncia de los vecinos, desalojo y derrumbe parcial del edificio.

7 de agosto.El Ayuntamiento abre un expediente sancionador por exceso de obra contra el promotor, el director de la obra y el contratista.

La inspacción del Servicio de Arquitectura

Tras la primera denuncia de los vecinos sobre la aparición de grietas y fisuras en el edificio, entró en acción el Servicio de Arquitectura municipal. Una de sus responsables giró visita al pub el día 14 de junio para comprobar el alcance de las obras. En su informe posterior señala textualmente que el «suelo del local se encuentra a nivel de la calle y todo él a un mismo nivel», pero no lo da mayor importancia dado que así figura en el expediente de obra mayor, «tanto en su estado actual como en su estado definitivo». Además, comprueba la apertura de diferentes huecos en la fachada, pero sin apreciar «afección estructural digna de mención». Como las obras realizadas exceden lo permitido por la licencia de obra menor ordena la paralización de las obras hasta que se consiga la licencia de obra mayor.

Al mismo servicio llegó la segunda denuncia de los vecinos (se tuvo conocimiento el día 7 de julio) junto con el informe pericial del arquitecto de la comunidad que alertaba de graves patologías, se aludía al rebaje del suelo y a la apertura de nuevos huecos en la fachada.

La arquitecta explica en su informe que, visto que el arquitecto de la comunidad insistía en la apertura de nuevos huecos en fachada, «ya había sido estudiado y valorado por la técnico municipal, y apenas hacía mención al rebaje de la solera, sin indicar la verdadera dimensión de la demolición de los niveles primitivos (de los que no se tenía conocimiento), no se consideró urgente ir a revisar las grietas y se iba a hacer como una comprobación de daños aparecidos durante el curso de unas obras con el fin de ordenar su reparación».

La arquitecta municipal subraya finalmente que «fueron los hechos posteriores los que demostraron que se habían hecho obras en otras zonas del edificio que no fueron autorizadas ni detectadas, por encontrarse ya finalizadas en el momento de la inspección y no reflejarse la realidad en el proyecto que obtuvo licencia».

¿Por qué no se paró la obra?

La obra de reforma del local nunca llegó a pararse pese a las denuncias de los vecinos y el informe de su arquitecto. ¿Por qué? En resumidas cuentas, porque cuando la Policía Local fue a entregar la orden de paralización el día 27 de junio el promotor ya tenía en su poder la licencia de obra mayor, requisito exigido por el Ayuntamiento para poder seguir con la reforma.

Hay que recordar que aquí se produce un solapamiento de fechas. Dos Imanes solicitó la licencia mayor el 12 de junio (previamente ya había comunicado su intención de pedirla). El Ayuntamiento ordenó la paralización el día 21. Dos días después concedió la licencia mayor. Cuando la Policía fue a entregar la orden para detener la reforma, Dos Imanes ya tenía licencia mayor, con lo cual la paralización no llegó a producirse nunca.

Es reseñable también que se tardó seis días en ejecutar la orden de paralización desde que fue aprobada por el Ayuntamiento hasta que la Policía la entrega (con un fin de semana de por medio).

Las licencias

Uno de los aspectos en que más ha incidido la oposición en sus críticas hacia el Ayuntamiento y en especial hacia el concejal de Urbanismo, César Díaz, hace referencia a la rápida tramitación de las licencias.

La responsable de este servicio ha emitido un informe en el que asegura que las licencias de obra menor «se procuran tramitar al día, siendo práctica habitual la evacuación al día siguiente o dos días más tarde de su entrada en el Registro General».

En ningún otro apartado se refiere a la licencia de obra mayor, que fue solicitada el 12 de junio (aunque anunciada el 26 de mayo) y concedida once días después.

El director técnico asume sólo el proyecto de obra mayor

La constructora dice que los trabajos se acometieron con las especificaciones y planos facilitados por el proyecto de Tainsa

En la documentación remitida ayer por el Ayuntamiento a la Fiscalía figuran también los diferentes escritos aportados por las partes implicadas.

Significativo es el de la constructora Milla IC Multiservicios, que asegura que los trabajos «nunca han tenido por objeto elementos estructurales del edificio» y que toda la obra se acometió «de acuerdo con los planos y especificaciones» del proyecto elaborado por la dirección de obra (Tainsa) y las «instrucciones de la Dirección Facultativa, de la propiedad Dos Imanes Producciones y sus técnicos». En un segundo escrito ha solicitado toda la documentación de la obra realizada en el Primero Izquierda y de la instalación del ascensor.

El director de obras, por su parte, ha presentado otro documento en el que afirma ser el autor del «proyecto técnico para el que se solicita licencia de obra mayor» y asume las obras contempladas en el mismo, en su condición de director de obra, y que en ningún momento autorizó, dirigió o intervino en tareas ajenas a las que se describen en ese proyecto. Además, explica que «a partir del 26 de junio (fecha de la concesión de la licencia mayor) inició la dirección de obra», y que ya estaba realizada –relata– la apertura de dos de los tres huecos proyectados en la fachada Este, el aislamiento acústico de la solera, parte del trasdosado del yeso laminado, parte de la fontanería, el saneamiento y el primer techo fonoabsorbente.

La empresa promotora de la obra, Dos Inmanes Producciones, ha solicitado únicamente el acceso a la documentación del expediente y designado a sus representantes legales.

El abogado de la comunidad de propietarios requiere que se dé por personada a la comunidad y pide información sobre las empresas promotora, encargada de la dirección de obra y constructora, así como de sus seguros. Mientras que la propiedad del local en el que se realizaban las obras aporta un escrito solicitando copia completa del expediente sancionador y audiencia en cuantos trámites se vayan adoptando en lo sucesivo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos