La ciudad entra al Centro Botín

fotogalería

/ Celedonio Martínez

  • Miles de personas han recorrido ya las pasarelas, salones y recovecos de un edificio abierto desde este sábado a todo el público

Miles de personas han recorrido ya las pasarelas, salones y recovecos de un Centro Botín abierto desde este sábado a todo el público, después de cinco años de obras y de la inauguración oficial que el viernes protagonizaron los Reyes de España. Desde las diez de la mañana, el edificio diseñado por Renzo Piano e imaginado por Emilio Botín fue tomado por curiosos y visitantes, ansiosos de descubrir una nueva perspectiva de la ciudad y de la bahía.

“Esto es maravilloso. Nos ha sorprendido, desde fuera engaña mucho, parecía que habían construido un calefactor en primera línea de mar, pero no es para nada así. Es increíble”, reconocieron Concepción y Gema, dos de las santanderinas que se fotografiaron en cada rincón de la instalación.

Los grabados de Goya y las instalaciones participativas de Carsten Höller llamaron la atención de muchos de los que este sábado han pisado el Centro Botín por primera vez. Algunos, sin pasar por taquilla al tener su tarjeta de socio, y otros, previo pago de 8 euros en la recpeción instalada junto a la tienda y la cafetería. Dos instalaciones que también acapararon muchas de las miradas de los primeros visitantes del Centro.

La futura plaza Emilio Botín, situada bajo la estructura del edificio y recuperada del infrautilizado frente marítimo para la ciudad, se convirtió en un paseo más de la capital, repleta de curiosos, runners, ciclistas, familias y grupos ansiosos por ver y tocar un edificio que durante el último lustro han esperado desde detrás de las grúas y las vallas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate