Lucena, de principio a fin

El cordobés del Lavín se hizo con el triunfo final en la XXII Vuelta al Besaya Jesús Herrada (Castilla La Mancha) fue el ganador de la última etapa

SUSANA ECHEVARRÍA
Lucena, en el centro, flanqueado por Simón y Domene, junto al consejero López Marcano y la alcaldesa Mercedes Toribio. / SANE/
Lucena, en el centro, flanqueado por Simón y Domene, junto al consejero López Marcano y la alcaldesa Mercedes Toribio. / SANE

El cordobés Miguel Ángel Lucena se adjudicó la XXII edición de la Vuelta Internacional al Besaya, que concluyó ayer en Los Corrales de Buelna con el triunfo de Jesús Herrada, corredor de la selección júnior de Castilla La Mancha. El del Almacenes Lavín ha sido el corredor más fuerte de la carrera. Se vistió de amarillo tras la primera etapa, en la que logró un triunfo en solitario en la meta de Mercadal, y reafirmó su liderato al día siguiente con otra victoria en la llegada de Bostronizo. En las dos jornadas restantes (tres etapas) de esta ronda organizada por el C. C. Besaya, Lucena ha sabido jugar con los pocos segundos de ventaja que obtuvo los dos primeros días e incluso ha hecho alarde de su gran clase, que le ha permitido estar siempre con los mejores.

La etapa de ayer, con salida y meta en Los Corrales estuvo muy disputada y tuvo como protagonistas, un día más a todos los favoritos. Los 133 ciclistas que tomaron la salida ayer en Los Corrales no conocen la palabra relajación. En el momento en el que el terreno se puso hacia arriba, en el alto de Hijas (km 4) llegaron los primeros intentos de fuga. La carrera pasó también a saltos La Montaña, pero ninguno cuajó hasta que el grupo llegó al alto de Brenes. En las rampas de este puerto de segunda categoría Eric Pedrosa ataca al líder, pero Lucena, muy atento le coge la rueda y se van los dos. Cogen unos segundos de ventaja con respecto a un grupo en el que marchaban el resto de favoritos al triunfo final: Jesús Herrada (CLM), Tom David (Voselaar), Ramón Domene (Mircomar), Igor Merino (Euskadi) y Jordi Simón (Santa Oliva). Tras estos, iban descolgados dos corredores de Euskadi y dos alemanes del Rheinlad, y a casi un minuto, el pelotón. De esta manera circuló la carrera por Los Corrales, en el último paso por meta antes de iniciarse el ascenso al Collado de Cieza. Pero en Cieza llegó la gran batalla y con lluvia incluida. El dúo cabecero fue absorbido por los cinco perseguidores y en ese momento el neocelandés Tom David, del equipo belga Voselaar, atacó y se fue hacia delante. David coronó Cieza en solitario, pero en el descenso, sufrió una caída y fue cazado por Herrada que hizo una bajada de quitar la respiración. Ambos llegaron a la meta de Los Corrales, donde el castellano manchego fue el más rápido al sprint. A 26 segundos entró el grupo de favoritos, con Lucena al frente y feliz por el triunfo en la vuelta.

Fotos

Vídeos