El Gobierno anuncia el cierre del centro de mayores de La Pereda

La residencia se encuentra en Valdenoja (Santander). Foto: A. Fernández/
La residencia se encuentra en Valdenoja (Santander). Foto: A. Fernández

Los 94 residentes serán recolocados en otros centros y 80 trabajadores perderán su puesto

Santander

El Gobierno de Cantabria ha decidido cerrar el centro de atención a la dependencia de La Pereda , en El Sardinero, lo que supondrá un "máximo" de 80 despidos, y externalizar la gestión del Centro de Día de Castro Urdiales.

Los funcionarios y personal indefinido de La Pereda serán recolocados en los otros centros de atención a la dependencia públicos de Cantabria --los que hay en Laredo, Torrelavega y Cueto--, de los que, por esta reorganización, serán despedidos algunos interinos y trabajadores temporales que ocupaban estas plazas.

Por tanto, serán despedidos tanto interinos como trabajadores temporales que actualmente trabajan en La Pereda , como parte de los de las residencias de Cueto, Torrelavega y Laredo.

Así lo ha anunciado este lunes la consejera de Sanidad y Servicios Sociales del Gobierno de Cantabria , María José Sáenz de Buruaga, en una rueda que ha ofrecido junto a la directora del Instituto Cántabro de Servicios Sociales (ICASS), Isabel Urrutia, y en la que, sin estar convocados, han estado presentes miembros de la junta de personal y comité de empresa, que creen que el cierre de La Pereda podrá afectar, no a 80 personas, sino a unas 120.

Sáenz de Buruaga ha achacado el cierre de La Pereda a que el edificio "no cumple con los requisitos estructurales básicos y de funcionamiento" para atender a personas dependientes.

La consejera ha recordado que el edificio no fue construido para ser un centro de atención a personas dependientes, sino un centro de ocio, y ha explicado que las instalaciones no están adaptadas para atender a este tipo de residentes, pues se mantienen elementos como escalones o bañeras, mientras faltan otros, como montacamillas.

Además, según ha dicho, el edificio tampoco cumple los requisitos de Protección Civil en cuanto a evacuación y las condiciones de seguridad y salubridad son "manifiestamente mejorables".

De hecho, ha asegurado que si la residencia fuese una empresa pública "no resistiría una inspección" y tendría "serías dificultades" para seguir abierta.

Sáenz de Buruaga ha criticado la decisión del anterior Gobierno de Cantabria (PRC-PSOE) de haber querido convertir La Pereda "en lo que no es", destinando para ello "ingentes cantidades" de dinero público --unos 3,5 millones de euros desde 2007-- en una remodelación que ha calificado de "chapuza" y que está sin concluir.

A juicio de la titular de Sanidad y Servicios Sociales, sería "injustificable" seguir destinando recursos públicos a una remodelación de La Pereda que, por las características del edificio, es "inviable" cuando los centros de Laredo y Cueto están "infrautilizados" al tener cerradas dos plantas totalmente equipadas para prestar este servicio.

Recolocaciones de residentes

De las 94 personas que actualmente tienen plaza en La Pereda, de las cuales 51 son "totalmente autónomas" y 43 dependientes, al menos 34 irán a la residencia de Cueto y otras 35 a la de Laredo, ambas de gestión "totalmente pública".

Según ha explicado Buruaga, las personas desplazadas a Cueto y Laredo serán reecolocadas en las dos plantas que actualmente están sin abrir y que han sido "perfectamente adecuadas" para la atención a dependientes.

El resto de residentes de La Pereda que no tengan plaza en Cueto ni en Laredo se les garantizará una plaza concertada en otras residencias de Santander, teniendo en cuenta criterios como su grado de dependencia o su capacidad económica.

Centro de día de Castro Urdiales

Para la externalización de la gestión del centro de día de Castro Urdiales --único en Cantabria que seguía teniendo gestión directa--, la consejera ha explicado que el coste que para el Gobierno regional tiene cada una de sus 88 plazas --de las que hay ocupadas unas 30-- es aproximadamente un 47% superior a las de los otros centros de día públicos con gestión externalizada, como los de Astillero, Parayas, General Dávila y Torrelavega.

Además, ha señalado que el gasto de personal en este centro, con cerca de una treintena de trabajadores, también es superior al porcentaje que destinan los otros cuatro centros de día.

Por ello, el Gobierno de Cantabria ha decidido convocar de manera "inminente" un concurso para adjudicar el contrato de gestión de este centro a una empresa privada.

Los funcionarios que trabajan ahora en este centro de día serán recolocados y reubicados entre los centros de día de Astillero, Paratas, General Dávila y Torrelavega, mientras que el resto --19 trabajadores-- seguirá trabajando en estas instalaciones para la adjudicataria del servicio.

La consejera ha defendido que ambas decisiones, tanto la del centro de día como la de La Pereda , que requerirán una modificación de la Relación de Puestos de Trabajo, son "medidas responsables", basadas "en datos objetivos" y guiadas por la búsqueda de la "racionalización", la "eficiencia en la gestión" y la "calidad" en la prestación de los servicios públicos.

Sáenz de Buruaga ha asegurado que el Gobierno regional quiere hacer efectiva estas decisiones "con la mayor agilidad posible" y confía en que ambas medidas estén implantadas "en un plazo máximo de tres meses".

Sin embargo, ha señalado que el Ejecutivo regional, a pesar de tener la decisión "ya tomada", está dispuesto a "dar el mayor margen posible a la negociación" para alcanzar el "mayor consenso posible" con los sindicatos.

En este sentido, la consejera ha insistido en la voluntad del Gobierno regional de "minimizar" el impacto que tendrá el cierre de La Pereda en el empleo y ha garantizará que la cifra de 80 despidos es un "máximo" y ha añadido que se llegará a ella en el "peor de los casos".