Camargo abre plazo para acceder a los bancos de recursos educativos

Las familias de Camargo se podrán apuntar, a partir de la primera quincena del mes de mayo, a los bancos de recursos educativos que permitirá a los alumnos disponer de sus libros por una cuota de 25 euros

DM .Santander

Los centros escolares de Camargo han abierto el plazo para que las familias se apunten a los bancos de recursos educativos, que estará disponible durante la primera quincena del mes de mayo y que dispondrá a los alumnos, en principio, de tener sus libros a partir de una cuota de 25 euros.

La concejal de Educación, Jennifer Gómez, ha explicado que el Consistorio, los centros y las ampas están trabajando en la puesta en marcha de esta iniciativa en el municipio y coordinarla bajo una normativa común que posibilite, entre otras cuestiones, que las familias realicen las mismas aportaciones.

Gómez también ha resaltado que el Ayuntamiento de Camargo tiene previsto destinar 150.000 euros, a través de un convenio con la Consejería de Educación, para adquirir libros y destinarlos a estos bancos de recursos educativos del municipio. Ha considerado que este nuevo modelo de gestión de los recursos educativos será "muy ventajoso" para las familias, dado que tendrán que pagar "una cantidad simbólica" por los materiales escolares, incluidos los libros.

Así, se ha propuesto una cuota de referencia de 25 euros por alumno y, además, se arbitrarán fórmulas para que las familias con escasos recursos tengan una reducción "todavía mayor" y les resulte "prácticamente gratuita" la adquisición del material. La previsión es que en años posteriores el coste de los recursos sea "aún menor", una vez que con las aportaciones institucionales y la reutilización de los materiales se consolide y se haga cada vez "más sostenible" este sistema. Con este modelo los libros y materiales pasan a ser del centro educativo, mientras que los alumnos son usufructuarios mientras dura el periodo lectivo.

La concejal de Educación de Camargo ha recordado que la pertenencia al banco de recursos educativos es voluntaria y que está sujeta a una serie de compromisos que deben adquirir las familias, como entregar los libros utilizados en buenas condiciones o mantenerse en el sistema durante toda la escolaridad en el centro educativo. En esta primera fase se atenderá la demanda de los libros de texto para que, cuando los bancos dispongan de más recursos y se consoliden, se puedan incluir, por ejemplo, otros materiales escolares.