La cántabra Jenny Cayón busca el amor como tronista en Cuatro

La joven mostró la belleza de Cantabria en su vídeo de presentación./MEDIASET
La joven mostró la belleza de Cantabria en su vídeo de presentación. / MEDIASET

La joven participó anteriormente en 'Mujeres, hombres y viceversa' como pretendienta y sufrió el rechazo ante las cámaras

Sergio Sainz
SERGIO SAINZ

Cercana y familiar. Así se presenta Jenny Cayón, una joven cántabra de 26 años que de no tener redes sociales ha pasado a convertirse en la nueva tronista de 'Mujeres, hombres y viceversa'. El programa de Cuatro presentaba este jueves al par de protagonistas femeninas que buscarán el amor desde sus icónicas butacas. Los internautas ya apostaban por Jenny, que conquistó a la audiencia en un paso anterior por el espacio intentando conquistar al canario Alberto Santana. Como curiosidad, según contó El Diario Montañés, en 2008 fue reina de las fiestas de San Félix en San Felices de Buelna.

En su vídeo de presentación Jenny, que estudió un grado medio de atención a personas en situación de dependencia, mostró diferentes rincones de la región, con imágenes que reforzaban la naturaleza, los ríos y las playas de Cantabria. «Empieza una nueva vida para mí», reconocía, mientras que relataba su vida. «Me he criado en un ambiente rural, rodeada de naturaleza y animales», decía apareciendo montada a caballo o jugando con su perro. En todo momento reivindicaba la esencia cántabra, «llevo una vida muy tranquila, aquí se respira paz».

La llega al plató de Jenny.
La llega al plató de Jenny. / MEDIASET

Aunque en Instagram suma más de 55.000 seguidores se presentó como una persona «que odia las redes sociales, me gusta tratar con la gente cara a cara». Curiosamente, se asomó a su perfil después del directo con un mensaje claro: «Nunca tienes que conformarte con lo que te den, si no luchar por lo que realmente quieres». Porque tal y como se presentó es muy dura en el amor, «me cuesta mucho enamorarme y fijarme en los chicos». Recordó así lo mal que lo pasó en su anterior paso por el programa, donde pese a la intensidad de su historia con Santana no fue su elegida. «No pudo ser, fue la única vez que me he enamorado. Que me hicieran ese daño gratuito me hizo mucho daño», comentaba a cámara llorando.

Su cambio de vida pasando de una chica anónima a popular sorprendió en su entorno. «Siempre he sido la niña de casa. He estado muy mimada, entre algodones», exponía. Que diera el paso de arriesgar por amor y viajar a Madrid fue un 'shock', más siendo «tan dependiente de mi madre. Mi mayor miedo es quedarme sin ella». Aunque no se arrepiente de su decisión porque «ir al programa ha sido la mejor experiencia de mi vida. Me ha valido para abrir los ojos, conocer mundo y a mucha gente».

Jenny y su compañera Carmen en los tronos de Cuatro.
Jenny y su compañera Carmen en los tronos de Cuatro. / MEDIASET

Su puesta de largo incluyó un propósito claro, «me gusta la familia tradicional y tengo la esperanza de que mi próxima pareja sea el padre de mis hijos». Y así, llena de energía aparecía en plató con un mono rojo asimétrico, «renovada» y con la confianza de que «esta experiencia me va a hacer más fuerte a nivel personal». Pese a los nervios, la cántabra convenció a los candidatos que esperaban su llegada, supuestamente sin saber su identidad. De hecho, destacaron de ella que tuviera las ideas claras. Poco después apareció su compañera Carmen, con la que co-protagonizará el trono y empezó la 'batalla' por sus corazones. Los espectadores serán ahora testigos de si acaban con dueño o no…

Síguenos en: