¿Mejor collar o arnés para nuestro perro?

¿Mejor collar o arnés para nuestro perro?

Descubre los pros y los contras de ambos artículos desde un punto de vista científico

Raquel Tenorio
RAQUEL TENORIO

¿Collar o arnés? Esta es una pregunta recurrente cuando vemos necesario renovar o simplemente comprar uno u otro para nuestro perro. Pero, ¿cuáles son las dudas que nos preocupan cuando queremos hacer la elección?

Los casos que yo misma me encuentro en mi peluquería cuando un cliente quiere comprar uno de estos artículos son diversos. Por un lado, está muy solicitado el arnés cuando se trata de perros de tamaño pequeño. Primeramente, porque su estructura ósea y muscular es frágil y sería fácil hacerle daño con un tirón o con el mismo empuje del perrito durante el paseo, si es el caso de animales que tiran. Por otro lado, es muy habitual el acto reflejo de subir al perito a los brazos de un tirón cuando aparece un perro de tamaño superior. Los dueños de perritos pequeños que no tiran de la correa o que simplemente se resisten a andar con el arnés porque se sienten un poco agobiados, son los que terminan eligiendo el collar.

En cuanto a los perros de mediano tamaño yo diría que se usa por igual collar y arnés. Siendo estos últimos más de tipo deportivo o ergonómico. Para los perros grandes, sin duda, el collar es el más utilizado. Además hay poquísima variedad de arneses en tallas XXL.

Pero veamos los pros y los contras de ambos artículos desde un punto de vista más científico:

Los collares en caso de perros que tiran paseando pueden resultar dañinos para su fisonomía y también para su conducta:

El collar se coloca en el cuello del animal, región que aloja una serie de estructuras muy importantes que si se lesionan, causarán dolor y puede que alguna lesión. Dentro de los daños físicos que podemos encontrar destacaremos: contracturas, pinzamientos en la médula, afecciones neurológicas por los vasos y nervios, problemas tiroideos, alteraciones en la respiración como tos crónica ya que pasa la tráquea en esta zona, etcétera.

Los efectos físicos negativos del uso del collar pueden hacer mella en su conducta. El perro relaciona este malestar físico con los paseos y con el entorno de los paseos. Puede ser que como resultado el perro no quiera que le coloquen el collar para salir. Incluso hay casos de perros que se muestran reactivos ante los tirones o ante elementos del entorno del paseo.

El collar parece ser una buena opción para perros tranquilos. En su elección se debe tener en cuenta que sea ancho, que la correa vaya floja en el paseo, sin cadenas ni pinchos y que sea lo más acolchado posible.

Los arneses, además de para los perros calmados, son apropiados para animales miedosos, agresivos o con algún problema de conducta. Es la elección que menos aversiones al medio externo provocarán al perro.

Llegados a este punto, es necesario hacer mención al caso de los perros branquicéfalos, que pueden mostrar problemas de respiración como son los carlinos o los bulldogs. En estos casos lo más recomendado, sin duda, es el uso del arnés.

Existen en el mercado los llamados arneses «antitirones». Son una opción cada vez más extendida entre los usuarios. También pueden causar algún daño en la tracción, si es necesario usarlos, son mejores aquellos que llevan una argolla en el pecho que los dogales o ronzales que se colocan en el hocico. Estos últimos pueden causar daños cervicales si no se usan correctamente.

A la hora de escoger el arnés más adecuado debemos tener en cuenta una serie de consideraciones: su material debe ser suave, que no provoque heridas en las zonas de fricción como axilas y pecho; debe ser de material transpirable y la argolla de unión a la correa mejor que esté colocada en la parte trasera para que la fuerza se reparta por todo el cuerpo y no centralice en los miembros anteriores. No debe quedar justo detrás de las axilas, porque se podría producir fricción. Debemos saber colocarlo correctamente, no debe comprometer el libre movimiento de nuestro canino; debe ir sobre el pecho o esternón y nunca sobre el cuello.

Los arneses son una pieza clave tanto para hacer deporte junto a tu perro, como para viajar en coche. Aunqu siempre es una opción más segura el collar.

¿Te hemos ayudado en la decisión? ¿Tienes alguna historia que contarnos? Recuerda que puedes ponerte en contacto con nosotros a través de la dirección de correo electrónico dmascotas@cantabriadmoda.com.

Nos leemos el próximo sábado con más información sobre nuestros amigos de cuatro patas.

Hasta entonces, ¡feliz fin de semana!

Síguenos en: