La feminidad marca la nueva colección de la diseñadora cántabra Trinidad Castillo

Algunas siluetas de la colección 'Picnic' de Trinidad Castillo./HUGO CASTRO
Algunas siluetas de la colección 'Picnic' de Trinidad Castillo. / HUGO CASTRO

La loredana presenta 'Picnic', una suma de prendas alegres y expresivas para este verano

Sergio Sainz
SERGIO SAINZ

Quien descubre los diseños de Trinidad Castillo enseguida sabe identificarlos en cualquier contexto. La creadora loredana presenta ahora 'Picnic', una colección cápsula primera-verano 2019, en la que se ha inspirado «en la Ofelia muerta en el río, de John Everett Millais, en versión 2.0». Apostando por una imagen que transita entre «la más lánguida y la más potente y actual. Es mi versión del clásico, pero potenciada por gasas y transparencias. Así la representaría hoy en día: bella, fuerte y vulnerable», explica. Ha sumado diferentes looks con protagonismo de lazadas en los cuellos, transparencias, colores suaves y dulces, pero también explosión de rojos potentes y el actual tejano, que le aporta un toque rural.

La que fuera ganadora del Certamen Jóvenes Diseñadores de Moda de Cantabria en 2005 no oculta que la inspiración de este 'Picnic' de estilo nace de «algo sensible. Es una colección alegre, un grito a la vida y la feminidad que tanto define nuestras colecciones». Algo que se materializa en «cortes caídos, volúmenes, volantes, transparencias y aperturas en lugares insospechados, pero que definen la silueta de la mujer». Además, incorpora detalles y adornos muy concretos «en defensa de la naturaleza como abejas, mariposas o cactus». Su juego de telas completa esta propuesta con una paleta que va desde los verdes, a los suaves estampados color trigo con flores estampadas y la fuerza del rojo, sin olvidar los cuadros vichys característicos de un picnic en plena naturaleza.

El mono floral, una de las prendas más aplaudidas, con la modelo Laura Gangoso.
El mono floral, una de las prendas más aplaudidas, con la modelo Laura Gangoso. / HUGO CASTRO

Sin duda, la suma de las creaciones de Marián Pacheco, de Cocotte Tocados, engrandece cada look. «Son sombreros, canotieres y pamelas de estilo natural que con tanto estilo llevaban las mujeres hace años y que hoy cuestan un poco más», comenta Castillo. Ambas suelen colaborar y comparten universo creativo. A nivel técnico, la propia sombrerera explica que sus piezas están «realizadas en paja trenzada natural con lazos de organza de seda y grosgrain y detalles en madera. Materiales y diseños frescos y delicados para esta colección tan bonita».

Clara Villegas con uno de los vestidos largos de esencia floral.
Clara Villegas con uno de los vestidos largos de esencia floral. / HUGO CASTRO

Trinidad Castillo tiene claro que su moda apuesta por una esencia propia, sin descuidar ser «potente y actual, pero huyendo de las tendencias. No quiero que mis diseños sean esclavos de ellas. Siempre busco una pequeña ruptura con lo que actualmente ocupa la mayor parte de mi tiempo que es la ropa a medida más convencional y pensada para eventos sin tanta libertad». Así, destaca una vuelta a los vaqueros en vestidos con cortes geométricos, monos largos que estilizan y siluetas con faldas mini muy femeninas. Algunos elementos de su trayectoria y patrones no faltan como «volúmenes en organzas y un juego de sutilezas en cuanto a transparencias, que enseñan sin enseñar». La cántabra logra una conexión auténtica con «el espíritu femenino ,naif y muy moderno». Aunque reconoce su cultura de la moda tiene una gran base en el pasado, retrotrayéndose «a las mujeres de los años 30 y 40,aunque quizás en esta ocasión haya un salto al espíritu de los 70», comenta.

La modelo Alexandra Tocu con un vestido vaquero, una de las prendas más icónicas.
La modelo Alexandra Tocu con un vestido vaquero, una de las prendas más icónicas. / HUGO CASTRO

Si tiene que buscar mujeres icónicas, la loredana señala a aquellas que tengan «personalidad y una belleza atemporal» como Cate Blanchett, Naomi Watts, Keira Knightley, Marion Cotillard o «la preciosa y elegante Marta Hazas», con la que colabora habitualmente. En su opinión, «no siguen a rajatabla las tendencias actuales de las que huyo. Esa mezcla de delicadeza y fuerza que representan me inspira». Localizada en su Loredo natal, donde tiene su taller-showroom, admite que «no tengo mucho tiempo para dar rienda suelta a mi estilo personal, pero el trato con la clienta final y ese tú a tú y dejarlas felices y bellas es muy gratificante para mí». Tanto que explica la magia de su oficio al que pueden acusar «frívolo, pero cumples sus sueños de sentirse especiales. El proceso creativo parte de hablar e intentar conocer y adaptarse a la persona, así como en las colecciones eres absolutamente libre con la inquietante incertidumbre de que guste».

La ex Miss Ainara de Santamaría con otro de los looks de 'Picnic'.
La ex Miss Ainara de Santamaría con otro de los looks de 'Picnic'. / HUGO CASTRO

Síguenos en: