El jardín creativo de 'Siempreprimavera' conquista el mundo desde Reinosa

El jardín creativo de 'Siempreprimavera' conquista el mundo desde Reinosa

Carmen Muro y Cheward Román comenzaron en los mercadillos con sus tocados y coronas, que conquistaron a la actriz Sarah Jessica Parker

Sergio Sainz
SERGIO SAINZ

Las flores son vida, pero mucho más cuando las trabajan Carmen Muro y Cheward Román. Ellos son los responsables de que, pese a lo que marque el calendario, sea 'Siempreprimavera'. Su firma de tocados y creaciones florales ha protagonizado en los últimos días todas las conversaciones del universo de moda en Cantabria. Y es que su presentación en la exitosa Gala de Primavera contra el Cáncer sorprendió por su explosión artística y cargada de energía. La pareja tiene en Reinosa su centro de operaciones, pero es habitual que se trasladen a Santander, a diferentes mercados como Escenario Market.

Su historia comenzó en Ibiza, isla que conquistaron con su talento. «Nos conocimos un verano trabajando y después improvisando en la búsqueda de trabajo surgió la idea de los mercadillos haciendo coronas de flores». Aunque fue en Santander comenzó su andadura profesional a dúo. «Hace catorce años nos dieron el puesto de La Porticada y después de investigar por Madrid en docenas de proveedores, encontramos por casualidad unas flores de lana que nos encantaron. Y las compramos», comentan. Ese encuentro sería mágico porque «las flores se convirtieron, poco a poco, en nuestra esencia. Primero las vendíamos de una en una y luego acabaron en sombreros, tocados y coronas», recuerdan emocionados.

No ocultan que fruto de la improvisación han conseguido crear sin límites. «La vida nos ha ido llevando sin querer. No lo hemos buscado. Desde que descubrimos aquellas flores nuestro trabajo ha sido una inercia de vida que nos ha llegado de forma natural», explica Cheward. Aunque la complicidad entre ambos establece el diálogo y esa sinergia que tan bien les funciona a la hora de vender. Incluso dando pasos de gigantes, al pasar de «trabajar en un metro cuadrado en un puesto en Ibiza a la pasarela de Nueva York, gracias a la mismísima Sarah Jessica Parker». Porque habrá quien ya conozca esta historia, pero merece recordar que la protagonista de 'Sexo en Nueva York' cayó rendida a sus encantos florales. «Nos vio en una terraza de Ibiza y enseguida volvió acompañada de la diseñadora Diane Von Fürstenberg. Se acercaron a nosotros y las tratamos como a unas clientas más», comentan.

«Pasamos de trabajar en un metro cuadrado en un puesto en Ibiza a la pasarela de Nueva York, gracias a la mismísima Sarah Jessica Parker».

La actriz se llevó varias coronas y Cheward Román habla de la «magia hubo en ese encuentro, tanto que le digo a Carmen: «Esto no es normal ¿por qué no le cantas una canción?». Y pasó de la forma más natural. Aunque había como veinte personas al rededor grabando con el móvil». Porque si es una maestra del diseño, su voz cautiva y traspasa las emociones. En cuanto a la otra protagonista, la prestigiosa diseñadora internacional, llamó su atención porque «era una persona que no conocíamos y que hablaba poco. Enseguida nos dimos cuenta de que tenía que ver algo con la moda, porque tocaba el producto con detalle, lo acariciaba, lo miraba…». Ella fue quien apostó por sus nombres para la 'fashion week' neoyorkina, un evento que no podrán olvidar nunca.

Carmen Muro con una de sus creaciones.
Carmen Muro con una de sus creaciones. / DM

Los creadores reconocen que «nos pasan continuamente cosas anecdóticas», porque vuelcan su naturalidad en todo lo que hacen. Así también viajaron hasta Holanda, donde decoraron una tienda de 4.500 metros cuadrados, que les causó impresión. «Dijimos que era la primera vez que hacíamos algo así y se fiaron completamente de nosotros», celebran, más cuando vieron su montaje floral y fue tan aplaudido. Aunque lo suyo son las distancias cortas y «el hacer sentir que la mujer se sienta guapa y femenina con nuestros tocados y sombreros». Sin olvidar «jamás de dónde venimos, los mercadillos», habiendo incluso rechazado ofertas de grandes multinacionales de la moda.

Román y Muro optaron por mantenerse como artesanos y dar rienda suelta a otros proyectos como el libro 'Si Peter fuese detrás de Pan, nunca sería jamás', cuyas ventas destinaron a la lucha contra el cáncer. Sin duda, su creatividad se define como personal y humana, con Reinosa como localización, sin renunciar a los cambios. «Quizá haya movimientos futuros», adelantan con una sonrisa. Y flores, ¡que nunca falten!

Cheward Román y Carmen Muro, pletóricos para su último desfile en Santander.
Cheward Román y Carmen Muro, pletóricos para su último desfile en Santander. / HUGO CASTRO

Síguenos en: