Arepas con salsa de aguacates

Arepas con salsa de aguacates
RICARDO EZCURDIA

Comienza un nuevo mes, octubre, y por tanto nos metemos de lleno en el otoño. Esto nos implica que tenemos que empezar a pensar en ponernos una chaqueta porque refresca, en cambiar los hábitos alimenticios y coger la cuchara, aunque yo soy partidario de no soltarla en verano porque unas cremas o unas legumbres siempre vienen bien.

Como siempre hay alimentos que empiezan su temporada y la verdad es que ésta es de las buenas, aunque comienzan a escasear algunas frutas, es buen momento para los higos, el melón o los briñones, que están dando sus últimos coletazos.

Cabe destacar al aguacate que comienza temporada y sinceramente es de los que más utilizo, incluso para desayunar con una tostada de pan y un hilo de aceite de oliva.

Respecto a las verduras, el calabacín o la calabaza que nos han acompañado durante unos meses todavía tienen cierto protagonismo, pero estamos ansiosos de que empiecen a llegar los primeros hongos o las alcachofas. Las berenjenas y las acelgas también empiezan a asomar por las cocinas, lo que nos ofrece más posibilidades a la hora de preparar nuevos platos.

Me gustaría centrarme un poco en el aguacate, como os he dicho es de los alimentos que más utilizo en casa, y os propongo hacer unas arepas, que no son más que unas simples tortillas, un poco más gruesas que las mexicanas, hechas con harina de maíz de origen venezolano. Allí las comen hasta para desayunar, formando parte de la cultura y las tradiciones de este país.

Pues es bien sencillo hacerlas en casa, aunque también las podéis comprar hechas; no obstante, siempre quedan mejor las caseras.

Simplemente tenemos que mezclar agua templada con el maíz, precocido o molido, y con una pizca de sal. Trabajamos la masa con las manos y dejamos reposar durante unos 20 minutos. Luego cogemos una pequeña porción, del tamaño de una pelota de golf, la redondeamos y aplastamos hasta que tenga el espesor de la yema de un dedo. El siguiente paso consiste en dorarla a fuego suave durante 6-8 minutos (por los dos lados) en una sartén con unas gotas de aceite. Cuando estén hechas, hay que colocarlas a una bandeja de horno y hornéalas a 180ºC durante 15 minutos más.

Una vez que tengamos las arepas, ya casi está todo hecho. A mí me encanta hacer una salsa para acompañar que simplemente es triturando en la túrmix un aguacate, una rama de cilantro fresco al gusto, un chorrito de lima o limón y un poco de agua para que nos quede más bien líquida pero con un poco de cuerpo.

Con esta salsa y las arepas ya solo nos queda el relleno que puede ser de cualquier carne que se nos ocurra: pollo, ternera guisada, unas carrilleras de cerdo o una riquísima lengua estofada sirven como ejemplo de la polivalencia de esta receta. Si queréis poner algún vegetal para acompañar, una cebolla encurtida o un poco de pepino le van de cine.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos