Este contenido es exclusivo para suscriptores

Vive informado todo el año y que nadie te lo cuente. Tu suscripción anual por solo 49,95€

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app solo para suscriptoresCartas de autor en tu emailOfertas y eventos exclusivos

Comer carbón

José Enrique Campillo
JOSÉ ENRIQUE CAMPILLO

Vengo observando desde hace unos años que la gastronomía se va pasando al negro. Primero fueron los uniformes de camareros y cocineros. Pero últimamente la cuestión ha avanzado y el negro ha llegado hasta los propios guisos. Hasta hace poco el negro se obtenía en cocina usando la tinta de calamar o los sucedáneos. Y con ese toque negro se preparaban recetas deliciosas como los calamares en su tinta o el arroz negro, entre otras delicias. Pero cada vez hay más restaurantes y otras industrias relacionadas con la alimentación que utilizan como condimento fundamental para sus creaciones gastronómicas el carbón activo, que es de origen vegetal y es un polvo muy poroso y muy adsorbente (fíjense que lo escribo con d).

 

Fotos