«Desayunamos mejor fuera de casa»

Adrián Ruiloba, Narelia Hoyos y David Torre, ponentes de la jornada. :: / Roberto Ruiz

'La Agroalimentación en el siglo XXI' debatió ayer sobre la importancia de la principal comida del día

Alicia Del Castillo
ALICIA DEL CASTILLOSantander

'Desayunar como un rey, comer como un príncipe y cenar como un mendigo' es mucho más que un dicho popular que resume a la perfección cómo deben ser las comidas a lo largo del día. El ideal para una dieta bien equilibrada siempre y cuando todos los alimentos sean saludables. Y de ello precisamente se habló esta tarde dentro del ciclo de conferencias 'La Agroalimentación en el siglo XXI; productos, nutrición y gastronomía' que organiza El Diario Montañés, a través del suplemento de gastronomía Cantabria en la Mesa, con el patrocinio de la Universidad Europea del Atlántico, la Consejería de Medio Rural, Pesca y Alimentación, la Oficina de Calidad Alimentaria (Odeca) y la colaboración de Grupo Consorcio.

El desayuno saludable fue el hilo conductor de un interesante debate presentado por Álvaro Machín, periodista de El Diario, que contó con la intervención de tres personas relacionadas con el sector de la nutrición y la restauración: Narelia Hoyos, dietista-nutricionista y presidenta del Colegio Oficial de Dietistas Nutricionistas de Cantabria; David Torre, maître del Hotel Bahía, y Adrián Ruiloba, responsable de puntos de venta de establecimientos La Gallofa.

La pregunta de arranque era obligada. ¿Desayunamos bien los españoles? Por lo que apuntan los datos, hay mucho margen de mejora. Las últimas cifras presentadas por la Fundación Española de la Nutrición reflejan que cuatro de cada diez personas (38%) comienza el día con una ingesta de alimentos insuficiente. El 12,24% de los españoles sólo desayuna algo líquido. En general, un 16% o no desayuna o lo hace de una manera irregular, y sólo un 15% incluye fruta fresca o vegetales. Esos desayunos, con una media de duración de diez minutos, no representan ni el 15% de las calorías diarias necesarias, cuando los expertos recomiendan entre un 20 y un 25%. Durante el debate se puso de manifiesto que hay que cuidar más la comida principal del día, pero ¿cómo tiene que ser un desayuno saludable? Para la nutricionista Narelia Hoyos, lo principal es rehidratarse con un buen vaso de agua antes de empezar con el desayuno. «Este es el momento del día en el que estamos más deshidratados. Después de hidratarnos bien podremos empezar con la fruta, mejor si es entera o troceada para ingerir toda la fibra posible. Y por último los lácteos, leche, yogur o queso; cereales o pan, mejor si son integrales». A partir de ahí, apunta la nutricionista, «podemos variar lo que queramos y acompañarlo de vegetales, tomate, espinacas, rúcula, pescado o carne, siempre que no tengan grasas añadidas y cuanto más naturales, mejor».

Frutas y cereales

Por norma general, según los expertos, desayunamos mal en casa pero cuando disponemos de algo más de tiempo la cosa cambia. «Valoramos y disfrutamos un buen desayuno fuera de casa. Aún así, los turistas extranjeros nos llevan la delantera. Los españoles no tenemos capacidad para desayunar tanto», señala David Torre, maître del Hotel Bahía. «Lo que más se consume en nuestros desayunos es el zumo de naranja. Podemos gastar hasta 150 kilos de naranjas en un día. Y el café sigue dominando entre las bebidas calientes». Otros imprescindibles de un buen desayuno son los cereales y el pan, que hoy en día dispone de una amplia variedad en el mercado. «Tostadas de pan, de multitud de cereales y con masa madre, acompañadas de mantequilla, aceite o incluso, más saludables aún, con aguacate y tomate» son las que tienen más demanda en los locales de La Gallofa, dijo Adrián Ruiloba.