Ponga fermentados en su vida

En la actualidad hay una legión de estos productos que inundan los medios y la red proclamando sus maravillosas virtudes saludables

Las anchoas de Cantabria son un fermentado de uso corriente./DM
Las anchoas de Cantabria son un fermentado de uso corriente. / DM
José Enrique Campillo
JOSÉ ENRIQUE CAMPILLO

Los alimentos fermentados están de moda a causa de esa otra moda, la de las bacterias intestinales. Vamos a aclarar de qué estamos hablando. Alimentos fermentados son todos aquellos que en su elaboración interviene la acción de ciertas bacterias, levaduras u hongos. El nombre viene del primer fermentado de la humanidad que fue la bebida fermentada,el vino, la cerveza o la sidra. El nombre viene de que cuando las levaduras comienzan a actuar sobre el mosto del vino, aparecen burbujas de gas y parece que el líquido hierve ('fermentare' en latín).

El segundo alimento fermentado que inventó la humanidad fue el pan. Y en la actualidad hay una legión de fermentados que inundan los medios y la red proclamando sus maravillosas virtudes saludables. Bueno, es como todo. Son beneficiosos pero sin exagerar. Por ejemplo, la kombucha que es un té fermentado; el yogur, una leche fermentada; el chucrut, una col fermentada; y los encurtidos (pepinillos, cebollitas, etc.).

Pero hay muchos alimentos fermentados de uso corriente y otros no tanto: vinagre, quesos, embutidos, kéfir, miso, tofu, tempeh y las anchoas de Cantabria.

En internet puedes encontrar la receta del kiviat, el fermentado que consumen los esquimales inuits. Es sencillo: se rellena una foca con quinientos pájaros desplumados y limpios y se deja bajo unas piedras para que fermente hasta llegar al deseado grado de putrefacción. Se come frío. A mí, creo que a causa de mis dos años vividos en Bélgica, me gusta el chucrut (o saurkraut), esa col fermentada deliciosa con la que acompaño casi todo, en especial la carne, es rica en vitamina C e isotiocianatos que son anticancerígenos. El kimchi es una especie de chucrut coreano que además de la col lleva jengibre y ajo.

Los fermentados, en general, nos proporcionan algunos beneficios indiscutibles. Son más nutritivos y fáciles de digerir (excluyo picantes y vinagres), contienen muchas vitaminas, sobre todo vitaminas B y vitamina K, que las aportan los microorganismos responsables de la fermentación (por eso el vino no es solo alcohol con sabor), a causa de sus componentes estimulan el sistema inmuntario lo que aumenta nuestras defensas y reparan y repueblan nuestra flora intestinal. Esta es una de sus aportaciones.

Hoy consumimos alimentos demasiado limpios (esterilizados) y a veces, sobre todo en los niños súper protegidos, hay dificultades para llenar nuestros intestinos de toda esa colección de bichos necesarios para que nuestra salud sea la adecuada. Por eso los alimentos fermentados que llevan microorganismos vivos son tan beneficiosos.

Además de los alimentos sólidos están las bebidas fermentadas. Una que esta de moda es la kombucha, un té fermentado del que ya hemos hablado y que, al parecer, se consume en nuestra Casa Real. Aquí le hemos dedicado un articulo, a la kombucha, me refiero.

No hay que temer a los microorganismos amaestrados que nos proporcionan las delicatessen saludables de los fermentados. No olviden incluirlos en su alimentación. Les proporcionarán placer y salud.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos