Guerra contra las casas rurales ilegales

Turistas en Potes el fin de semana de apertura de la Puerta del Perdón./
Turistas en Potes el fin de semana de apertura de la Puerta del Perdón.

La Asociación de Turismo Rural inicia una campaña para detectar y denunciar los alojamientos en situación irregular, que se multiplican a través de internet

JOSÉ MARÍA GUTIÉRREZSantander

Hace justo un año, el consejero de Turismo, Francisco Martín, anunció en el Parlamento que en Cantabria todavía existían 300 establecimientos rurales ilegales que no estaban inscritos en el Registro de Empresas Turísticas de la región. Doce meses después, esta "lacra no ha disminuido", según denuncia el presidente de la Asociación Turismo Rural, Jesús Blanco. "La oferta ilegal sigue más o menos en el mismo número, no ha habido mucho cambio respecto a entonces", lamenta.

Cantabria bate récords de ocupación hotelera en abril

Las pernoctaciones en los hoteles de Cantabria subieron el pasado mes de abril un 54% respecto al mismo periodo de 2016, lo que elevó el grado de ocupación hasta el 48,1%, un 14,6% más que hace un año. Una cifra de récord que le coloca como el mejor abril de la historia en ocupación hotelera a partir de los datos de Coyuntura Turística que dio a conocer ayer el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Los buenos registros turísticos responden a que el pasado año la Semana Santa cayó en marzo y este año en abril, pero aun así el crecimiento de los pernoctaciones fue mucho mayor en la región que en el conjunto del país (54% frente al 19,4% de media en España), lo que también indica la influencia del Año Jubilar Lebaniego, que se puso en marcha el 23 de abril con la apertura de la Puerta del Perdón. Ángel Cuevas, presidente de la Asociación de Hostelería de Cantabria (AEHC), no esconde la satisfacción del sector, pero con matices. "Ha sido un mes muy bueno, estamos muy contentos, pero hay que tener en cuenta que en 2016 abril fue catastrófico por la resaca de la Semana Santa. Las comparativas interanuales de marzo y abril varían siempre mucho en función de cuando caiga esta festividad, por lo que hay cogerlas con alfileres", indica.

Cuevas indica que el buen año del turismo se manifiesta más en el crecimiento experimentado en el computo global de los cuatro primeros meses y en la anticipación de las reservas, que para el verano ya superan el 30%. "Todo indica que va ser un año bueno", resume.

Los precios suben

Volviendo a los datos del INE, los hoteles cántabros disfrutaron en abril de un total de 245.930 pernoctaciones, de las cuales el 84,3% correspondieron a turistas nacionales (un 71,5% más que en 2016) y el otro 15,6% a extranjeros (un retroceso del 0,8%). Los porcentajes de distribución de las pernoctaciones sitúan a Madrid (22,9%) como la principal procedencia de los turistas, seguida de Castilla y León (13,3%) y País Vasco (11,3%). La estancia media bajó también ligeramente (un 1,37 por ciento) hasta situarse en 2,16 días por viajero.

Por lo que respecta al número de viajeros, se sitúo en abril en 113.685, un 56,14% más que en el mismo mes de 2016. El principal incremento corresponde a también a los turistas nacionales, que subieron un 66%, hasta los 94.398, aunque los extranjeros también repuntaron, un 20,9% en este caso, hasta superar la barrera de 19.000 (19.287 en concreto).

Otro buen dato para el sector es que la ocupación hotelera ha crecido en Cantabria en paralelo a una subida de precios, de hasta un 10,9% respecto a abril de 2016, lo que supone el tercer mayor incremento tras los de Asturias (12,4%) y Canarias (14,1%) y superior a la media nacional, que quedó fijado en un 9,4%. Con todo, la tarifa media diaria de una habitación se situó en la región en 62,9 euros (un 13,6% de variación interanual) frente a los 81,1 euros del conjunto de España.

Las medidas tomadas por el Gobierno regional para regularizar la situación a lo largo de esta legislatura han obtenido resultados, pero son insuficientes ante la amenaza que suponen las plataformas (Airbnb, Homeaway, Onlyapartments...) que anuncian y comercializan casas sin licencia en internet. "Poner puertas al campo es imposible", ejemplifica Eva Bartolomé, directora general de Turismo. Es decir, que por cada establecimiento que se inscribe en el registro, aparece otro nuevo en situación irregular en el inabarcable escaparate que supone la red. "La Consejería de Turismo vigila, inspecciona y sanciona, pero a la hora de la verdad, la oferta ilegal que está en internet no baja", explica Blanco. En el "fortalecimiento" de estos operadores justifica la nueva expansión de casas ilegales que se vive en el ámbito rural: de las 59 que quedaron en 2015 tras una serie de inspecciones, expedientes y multas a las a 300 de las que se tenían conocimiento en 2016, número que prevé muy similar en 2017.

El máximo responsable de la Asociación Turismo Rural no tiene datos actualizados a día de hoy, pero sí las impresiones que se extraen de la campaña que su asociación ha iniciado en contra de la oferta ilegal de cara a la temporada de verano, cuando se multiplican de forma exponencial. "Estamos empezando a trabajar en un nuevo cálculo, mirando todas las web donde se venden y les pedimos a los empresarios que nos faciliten información y pruebas de todo aquellas casas de turismo rural que se está ofreciendo de forma irregular para presentar las oportunas denuncias", expresa.

Porque, tal y como ocurrió hace dos años, la asociación amenaza con denunciar ante la Seguridad Social, la Agencia Tributaria y la Delegación de Gobierno a los alojamientos que no tengan la documentación y pagos en regla. "Tras realizar el estudio, valoraremos los números con nuestros asociados y lo más seguro es que procedamos a denunciar", asegura Blanco, que califica la situación de "preocupante", por "muchas razones", pero "por encima de todo por la seguridad de los clientes". "Los viajeros están reservando en sitios que no son legales, que no tienen seguridad ni registro de viajeros. Y si surge un problema, ¿qué pasa?", alarma.

Luego está la merma del negocio que supone para los establecimientos que sí cumplen con la ley que, en los momentos más complicados de la crisis, fue de "hasta un 25%", destaca Jesús Blanco. "Fue durísimo", recuerda. Una situación que se "palió" con las denuncias que derivaron en una cierta regularización del sector y con la salida de crisis, que ha mejorado las cifras, "pero el perjuicio le siguen haciendo". "Como estamos más relajados y contentos las cifras de ocupación del pasado año en este sector fueran buenas y las expectativas de este, tras un gran inicio, son mejores, casi de récord, parece que nos olvidamos de los establecimientos ilegales, pero no debemos bajar la guardia, porque cuanta más oferta ilegal haya, menos beneficios tenemos", advierte el máximo responsable del colectivo de turismo rural.

Distintas acciones

El consejero de Turismo, Francisco Martín, considera que a su departamento no se le puede acusar de "ningún tipo de inacción" en la lucha contra los alojamientos turísticos ilegales y recordó las distintas iniciativas puestas en marcha para regularizarlos y garantizar "un servicio de calidad adecuado".

ocupación hotelera en cantabria

Concepto / Abril 2017 / Variación internanual

Viajeros / 113.685 / 56,14%

Pernoctaciones / 245.930 / 54,01%

Estancia media (noches) / 2,16 / -1,37%

Tarifa media diaria (euros) / 62,92 / 13,64%

Grado de ocupación / 48,13% / 14,61%

Establecimientos abiertos / 325 / 4,17%

Por un lado, el decreto regional aprobado hace un año que obliga a todos los propietarios de pisos turísticos a inscribirlos en el Registro de Empresas Turísticas, que se ha visto acompañado de la puesta en marcha de un grupo de trabajo que pone en conocimiento de los arrendadores afectados los pasos que deben seguir para regularizar su situación y les asesora sobre los problemas que les pueden surgir a la hora de inscribir sus viviendas. "De esas 300 casas ilegales que teníamos controladas, algunas ya se han dado de alta y han pasado las inspecciones y otras no lo han hecho aún, pero por cuestiones técnicas", explica Martín. Por ejemplo, expone Eva Bartolomé, hay casas rurales que no se han podido registrar "porque sus ayuntamientos no han adaptado las ordenanzas a la Ley del Suelo". En definitiva, es un proceso que "lleva tiempo" y en el que hay que esperar "antes de sacar conclusiones", subraya el titular de Turismo que, a la espera de conocer los resultados del estudio de la Asociación de Turismo Rural, indica que por cada alojamiento ilegal, "hay diez legales".

El bipartito PRC-PSOE se ha decantado por "ayudar" al sector en vez de la política de "expediente y multa" que, en su opinión, desarrolló el anterior Gobierno del PP. "El objetivo es convencerles de que todos los alojamientos deben estar perfectamente registrados y adscritos, informarles, llevarles a nuestro terreno y darles la oportunidad de que pertenezcan al sector de forma legal. Y los que no lo hagan, ya no tienen excusas", expone Bartolomé, que añade que el Ejecutivo sólo sanciona tras denuncia previa.

Francisco Martín recuerda que también se ha abierto otro proceso de regularización en los albergues, cuya legislación era "muy difusa", que incluye el establecimiento de patrones de calidad tres, dos o una concha, plan que se ha puesto en marcha en coordinación con las comunidades vecinas de Asturias y País Vasco.

El gran problema

Todas las partes reconocen que el gran problema del turismo no sólo del rural son los pisos o habitaciones que son arrendadas con fines turísticos sin estar registradas, en las que "no se garantiza un servicio de calidad adecuado ni se hace el necesario seguimiento fiscal ni tampoco se controla el número de turistas". Siempre han existido, pero la irrupción de internet disparó su presencia en los portales de alquiler hasta convertirse en un problema difícil de controlar. Es algo que el Gobierno de Cantabria se ha propuesto también regular, como se recoge en una modificación incluida en la ley de acompañamiento que se aprobó junto a los Presupuestos regionales de 2017, donde se advierte a las plataformas de internet que todos aquellos alojamientos que se oferten a través de ellas sin tener el correspondiente número de registro son ilegales y se las amenaza, por primera vez, con sanciones en caso de seguir comercializándolos como "corresponsables" del delito. Estas webs se enfrentan a multas que pueden oscilar entre los 600 y los 30.000 euros.

El desarrollo de esta norma se recogerá en un decreto, cuyo borrador está ahora mismo en fase de estudio por parte de los servicios jurídicos del Gobierno cántabro, que tiene como objetivos "regularizar todo el sector, integrar esta economía sumergida en la legal, evitar el intrusismo y la competencia desleal, luchar contra el fraude fiscal, garantizar la seguridad del ciudadano con el envío de los datos de los usuarios a la Guardia Civil y asegurar una calidad adecuada del servicio", tal y como apunta la Directora General de Turismo. Descarta que se quiera emprender una persecución contra los propietarios de estas viviendas. "Simplemente que estén contabilizadas y saber qué tipo de calidad se está ofreciendo", insiste. En definitiva, terminar con el limbo legal en el que se encuentran las casas particulares que se utilizan con fines turísticos, porque "aunque no se pueden poner puertas al campo, al menos sí es necesario ordenarlo".

Bartolomé advierte que el proceso es "muy largo y complejo", porque el Ejecutivo regional está consensuando la normativa con el "máximo posible" de actores implicados ayuntamientos, Delegación del Gobierno, asociaciones de hostelería, Hacienda, Seguridad Social... antes de enviarlo al Consejo de Estado.