José Guerrero deja la cúpula del PSOE tras 23 años al frente de cada paso del partido

Guerrero, con Ángel Agudo y Juan José Sota. /
Guerrero, con Ángel Agudo y Juan José Sota.

El exdiputado y actual secretario de Acción Electoral abandonará su cargo en la Ejecutiva tras el Congreso: "Ya no soy un factor de suma, mi trabajo no da más de sí"

GONZALO SELLERSSantander

A José Guerrero se le conoce en los círculos políticos como el fontanero del PSOE. Durante los últimos 23 años ha sido un fijo de la cúpula socialista, ha jugado un papel clave en cada movimiento del partido y ha fiscalizado cada pacto, cada movimiento en el Parlamento y cada táctica electoral. Pero lejos de trabajar entre bambalinas, Guerrero lo ha hecho desde la primera línea, tanto desde su escaño de diputado durante 17 años como desde las secretarías de Organización, Comunicación o Acción Electoral que ha ido encadenando en su larga estancia en la Ejecutiva. Este histórico del PSOE cántabro ha decidido ahora jubilarse y dejar la dirección tras el Congreso que se celebrará el próximo mes de julio.

"Ha llegado el momento de hacerlo público, una vez que se ha convocado el Congreso y el tiempo de la Ejecutiva es finito, pero es un deseo que ya trasladé a Eva Díaz Tezanos el pasado mes de febrero", señaló a este periódico el actual jefe de gabinete de la presidenta del Parlamento, la socialista Dolores Gorostiaga.

Guerrero cumplirá 60 años este verano y cree que ha llegado la hora de echarse a un lado. "Ya es momento de cerrar una etapa de mi vida en la que llevo 23 años. Ya planteé mi marcha en 2008 y me pidieron seguir. Nueve años después ya toca hacerlo", aseguró. Pero hay una razón de peso más que le ha empujado a tomar esta decisión: "Ya no soy un factor de suma para la dirección. Creo que mi trabajo no da más de sí".

Un momento clave

La marcha de Guerrero coincide con una etapa clave para el socialismo cántabro y nacional. El regreso de Pedro Sánchez tendrá réplicas en las direcciones autonómicas, donde se vaticinan cambios profundos. Los sanchistas regionales, sin ir más lejos, ya han anunciado que plantearán batalla a Eva Díaz Tezanos por el control del PSOE.

No es ningún secreto que Guerrero no estaba del lado del nuevo secretario general durante las pasadas primarias. Es más, fue una de las cabezas visibles de la candidatura de Patxi López, aunque en uno de sus últimos comentarios en las redes sociales ha aplaudido el nombramiento de Cristina Narbona como presidenta del partido: "Una buena noticia, una acertada decisión".

Tanto él como Ángel Agudo, presidente del PSOE cántabro, son dos de los nombres marcados por los sanchistas en sus planes de cambios internos en el partido. Él, sin embargo, niega que todo esto haya influido en su decisión. "No tiene nada que ver la victoria de Pedro Sánchez con mi marcha. Lo medité mucho y se lo comuniqué a la secretaria general en febrero, mucho antes de las primarias", insistió.

Licenciado en Ciencias Empresariales, Guerrero fue diputado del Parlamento cántabro desde 1991 hasta 2007, donde vivió en primera persona algunos de los momentos más inestables de la política cántabra y la pérdida paulatina de fuerza del socialismo en las urnas, pero también la llegada del PSOE al Gobierno como socio del PRC.

Guerrero, además de diseñar las campañas electorales del partido, también ha sabido apostar siempre por el caballo ganador en las candidaturas internas para controlar el PSOE. Su papel ha sido clave en las victorias de congresos especialmente complicados, como el que ganó Dolores Gorostiaga a Francisco Mañanes en el año 2000 o contra Blanca Rosa Gómez Morante en 2008.