Los alcaldes del PP superan la crisis interna y se ofrecen a Buruaga para 2019

Roberto Media, María José Sáenz de Buruaga, Íñigo Fernández, Isabel Urrutia, María Jesús Susinos y Candido Cobo entran juntos a la sede del PP . /Alberto Aja
Roberto Media, María José Sáenz de Buruaga, Íñigo Fernández, Isabel Urrutia, María Jesús Susinos y Candido Cobo entran juntos a la sede del PP . / Alberto Aja

La presidenta ya se ha reunido con 29 de los 36 regidores, que han mostrado su disposición a seguir liderando las candidaturas en las próximas elecciones

Enrique Munárriz
ENRIQUE MUNÁRRIZSantander

Fuera por el subidón de autoestima que ha generado de la sentencia del juzgado de instrucción número 3 que avala el último Congreso Regional del PP, fuera por el alivio que supone cerrar uno de los capítulos más negros de la historia del partido en la región, la María José Sáenz de Buruaga que reapareció el miércoles rodeada de su guardia pretoriana, tan sólo un día después de inflar los ánimos a la Junta Directiva de cara a la sucesión de Mariano Rajoy, fue una mujer nueva. «Hoy pasamos página. Punto final. Ahora, todos a mirar para adelante, sin cuentas pendientes. El que esté dispuesto a remar estará a bordo porque este es su barco, éste es su partido. El que quiera trabajar aquí tiene su casa y a su presidenta», tendió la mano al sector crítico en un llamamiento para enterrar definitivamente la lucha fratricida, que llegó a romper al partido en dos hace 15 meses, y para rearmarse de cara a las elecciones de 2019. Un trabajo en el que lleva inmersa desde el pasado febrero y que ya va dando sus frutos: 29 de sus 36 alcaldes, todos con los que se ha reunido hasta la fecha, le han mostrado su disposición a seguir y trabajar en su proyecto.

«Nadie se quiere quedar fuera, y menos después de las dos últimas dos semanas. La llegada de Sánchez a La Moncloa ha arrinconado a Ciudadanos, que había tanteado a algunos y sus ofertas ya no suenan también como antes. Todos, salvo contadas excepciones, vamos a continuar. Los que habían dicho que sí con la boca pequeña a la espera de la sentencia ya no tienen dudas. Ahora toca cerrar filas con el partido y mirar al futuro, lo importante es ganar las elecciones de 2019», explica uno de los regidores que durante el pasado congreso se posicionó con Diego, que acudió a aquella primera reunión en Castañeda para tratar de impugnar el resultado, y que ahora, quince meses más tarde, cierra filas con Buruaga.

Nacional

El viraje más visible es el del alcalde de Castañeda, Santiago Mantecón. Fiel hasta el tuétano a Ignacio Diego, se mostró partidario durante las primarias del año pasado «de pasar a rodillo a todos» los que han apoyado a María José Sáenz de Buruaga. Incluso llegó a decir que si ganaba ella «pensaré en mi baja del partido». Pero hace meses que fue girando poco a poco hacia los postulados de la nueva dirección regional y, a día de hoy, es uno de los que siempre acude a la llamada de la presidenta. El suyo no es un caso aislado. Ni mucho menos. Con mayor o menor grado de entusiasmo, ya que las relaciones personales juegan un papel muy importante en la crisis, muchos destacados 'dieguistas', cuyos municipios le respaldaron con sus votos en las primarias gracias, entre otras cosas, a la implicación de sus líderes, están dispuestos a seguir trabajando a las órdenes de Buruaga en sus Ayuntamientos y a repetir.

Las claves

Pendientes
Udias, Cieza o Valdáliga, que apoyaron a Diego, son las únicas dudas de la dirección
Cambio
Los regidores de Campoo, Valles Pasiegos y Liébana han superado los recelos iniciales
Reacción
«Han sido encuentros largos, de horas, a pecho descubierto, para analizar el futuro»

Ahí están el bloque de Campoo -Cabezón de Liébana, Campoo de Enmedio, Hermandad de Campoo de Suso, Las Rozas de Valdearroyo, Santiurde de Reinosa, Valdeolea y Valdeprado del Río-; de Valles Pasiegos -Castañeda, Santa María de Cayón, Selaya, Vega de Pas, Saro, San Pedro del Romeral, San Roque de Riomiera y Villafufre- o Liébana -Cabezón de Liébana, Cillorigo de Liébana, Potes y Pesaguero-, unas comarcas que mayoritariamente se decantaron por Diego y a las que Sáenz de Buruaga ha conseguido acercar. También ya ha mostrado sus ganas de seguir Alfoz de Lloredo, Argoños, Entrambasaguas y Escalante, estos dos últimos son del equipo de Buruaga. Y en Santander, la alcaldesa, Gema Igual, cierra filas con la dirección y cuenta con su respaldo para repetir si ella finalmente lo decide.

Estos giros al 'buruaguismo' se deben a una mezcla de «tiempo, roce y cariño», según explican distintos dirigentes y alcaldes consultados. Sáenz de Buruaga comenzó hace meses a contactar y a reunirse de forma individual con los regidores para ofrecerles seguir en su cargo. No ha escatimado tiempo ni esfuerzos para los que han acudido a su llamada. Varios alcaldes detallan que han mantenido reuniones en profundidad, de varias horas en algunos casos, en un ambiente distendido y donde algunos no dudaron en manifestar «a pecho descubierto, su descontento con algunas situaciones ocurridas durante el congreso». Sólo uno de todos los alcaldes consultados reconoce que, aunque su intención es seguir, él «y algunos otros no participan de los actos del partido porque no se nos tiene en cuenta para nada».

Las mayores dudas se concentran en el futuro de los regidores de Valdáliga, Udías y Cieza, que jugaron un papel muy activo por Diego en las primarias y sus relaciones con la dirección no son las mejores. Los tres todavía no se han reunido con Sáenz de Buruaga, aunque distintos dirigentes del partido creen que podrían apostar por ir como independientes, retirarse o bajo el paraguas de otras siglas. También está pendiente la reunión con José Manuel Igual, alcalde de Arnuero, quien se mantuvo neutral en el Congreso y con quien el PP quiere contar pensando en 2019.

 

Fotos

Vídeos