Este contenido es exclusivo para suscriptores

Vive informado todo el año y que nadie te lo cuente. Tu suscripción anual por solo 49,95€

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app solo para suscriptoresCartas de autor en tu emailOfertas y eventos exclusivos

Los ex altos cargos del SCS se desvinculan de las empresas que ejecutaron contratos bajo sospecha

Julián Pérez (izquierda), Alejandro Rojo (arriba), Álvaro Sáenz de Viteri (abajo) y Francisco Javier González Gómez (derecha)./Sane | A. Aja
Julián Pérez (izquierda), Alejandro Rojo (arriba), Álvaro Sáenz de Viteri (abajo) y Francisco Javier González Gómez (derecha). / Sane | A. Aja

El exgerente Julián Pérez Gil asegura que no tenía autonomía en su gestión y denuncia «injerencias» de la Consejería en su declaración ante el juez

CONSUELO DE LA PEÑA SANTANDER.

Un año después de que una discusión en un despacho del Servicio Cántabro de Salud (SCS) pusiera las bases de la investigación judicial por supuestas irregularidades en la contratación de obras y servicios, los tres ex altos cargos y el exasesor externo imputados se han visto frente a la Justicia. A los tres primeros (el exdirector del SCS, Julián Pérez Gil; el exdirector de Gestión Económica, Francisco Javier González Gómez; y el exgerente de Atención Primaria, Alejandro Rojo Gutiérrez) se les acusa de fraccionar contratos para adjudicarlos 'a dedo' a tres empresas afines, vinculadas al hijo de un alcalde socialista. Al cuarto, el economista Álvaro Sáez de Viteri Bello, se le responsabiliza de aprovechar su amistad con los anteriores para recibir suculentos encargos sin formalizar contrato alguno, de los que también se lucró su hija, aunque fueron firmados por él.