Los ayuntamientos afectados por las trombas de agua estudian la petición de ayudas especiales

Uma mujer camina en la calle inundada en Cabezón de la Sal/Javier Rosendo
Uma mujer camina en la calle inundada en Cabezón de la Sal / Javier Rosendo

Los alcaldes están cursando peticiones a través de la Delegación del Gobierno mientras hacen inventario de daños y ayudas a los vecinos

PILAR CHATO y RODRIGO CAMPOSSantander

En estos días toca limpiar, reparar y hacer balance de daños. El siguiente paso será ver qué camino se sigue, si a través del Gobierno regional o a través de la Delegación del Gobierno, para pedir algún tipo de ayuda especial que contribuya a paliar los daños que las trombas de agua de estos días han causados en bienes privados, públicos y en algunos cultivos. Hoy mismo, a preguntas de la prensa, el delegado del Gobierno, Pablo Zuloaga ha dicho que las puertas de la Delegación del Gobierno «están abiertas para cualquier reivindicación».

Algunos ayuntamientos como el de Arnuero no esperaron y, el mismo lunes, a las pocas horas de las inundaciones que tuvieron en jaque a los vecinos durante toda la noche, envió una carta a la Delegación del Gobierno solicitando su mediación para que el Consejo de Ministros arbitre ayudas extraordinarias.

En Valderredible, el alcalde Fernando Fernández ha enviado un edicto a todas las pedanías para que hagan inventario de los daños. Un técnico de la Consejería de Medio Rural visitará la zona este miércoles. En Polientes y Rocamundo los torrentes de agua y granizo de la noche del viernes dañaron muchas pistas forestales. El alcalde asegura que la margen derecha del Ebro está «de pena, imposible, todo desaparecido». Además de los cuantiosos daños que los granizos de gran tamaño hicieron en los coches, los cultivos de patata, maíz y alfalfa han quedado «destrozados», no solo la planta, sino que el agua arrasó la tierra, indica.

Así eran los granizos que cayeron la semana pasada en Valderredible.
Así eran los granizos que cayeron la semana pasada en Valderredible. / Carlos López y Cintia.

Fernández planea ponerse en contacto con el Gobierno regional y también con la delegación del Gobierno para estudiar cuál es el camino.

En Piélagos, el susto llegó la tarde-noche del miércoles 18. Las intensas lluvias afectaron sobre todo a bajos y garajes. La alcaldesa, Verónica Samperio, ha explicado que se va a abrir una oficina en el Ayuntamiento para ayudar a los particulares con la tramitación de las reclamaciones a los seguros y que se van a solicitar ayudas especiales a la Delegación del Gobierno. Este mismo lunes, la Agrupación de Vecinos Independientes de Piélagos (AVIP), que cuenta con tres concejales, ha pedido que se declare el municipio zona catastrófica. Esta formación ha reunido 35 reclamaciones que ha recibido de vecinos de Renedo, Parbayón y Vioño, entre otras localidades, para presentarlas en el Consistorio y que éste pase la petición formal a la Delegación del Gobierno.

AVIP explica que un Real Decreto-ley aprobado en marzo de 1981 contempla la posibilidad de aplicar ayudas económicas a particulares por daños en viviendas y enseres de primera necesidad, a establecimientos industriales, mercantiles y de servicios y a producciones agrícolas, ganaderas, forestales y de acuicultura marina.

Zona occidental

En la zona occidental, donde las trombas de agua también se produjeron la pasada semana. Los alcaldes de San Vicente, Comillas, Cabezón y Herrerías han hablado para ver si se hace una petición conjunta ante la Delegación del Gobierno, según ha explicado Dionisio Luguera, regidor de San Vicente. Sobre las quejas de los vecinos de la zona de la playa por la falta de soluciones para el desagüe de las aguas de lluvia, ha explicado que, para la última semana de agosto o la primera de septiembre, Medio Ambiente terminará de instalar una bomba que ayude a evacuar el agua de lluvia.

Cabezón de las Sal ya se ha puesto en contacto con la Consejería de Medio Rural, según ha informado el alcalde de la villa, Victor Reinoso, quien ha explicado que en el inventario de daños figuran algunos caminos que ya estaban deteriorados antes de las tormentas y, por lo tanto, van a intentar adelantar las obras que ya estaban previstas.

Zona oriental

En el Ayuntamiento de Noja destacan que solo se han producido daños materiales y no ha habido que lamentar daños personales. Su alcalde, Miguel Ángel Ruiz, avanza que pedirán ayudas regionales o nacionales una vez se haya hecho un inventario de los desperfectos originados tras la tromba de agua de pasado domingo.

En Bareyo, otra de las zonas castigadas por el temporal, aún no se han pedido ayudas ya que todavía no tienen un inventario de los daños causados, ha explicado el regidor, José de la Hoz.

El delegado del Gobierno ha explicado que, si los municipios piden una declaración de zona catastrófica o ayudas especiales, tendrán que hacer la solicitud en la Delegación, que posteriormente se lo remitirá al Ejecutivo central para que lleven a cabo los informes pertinentes. También ha recordado que los ciudadanos pueden solicitar ayudas por los desperfectos que puedan haber sufrido en sus viviendas y pueden acercarse para ello a la Delegación del Gobierno.

 

Fotos

Vídeos