Un bañista muere en la playa de Mogro, el tercero en solo dos días en Cantabria

Imagen de archivo de la playa de Usil./DM
Imagen de archivo de la playa de Usil. / DM

La víctima es un vecino de Sarón de 48 años de edad, que pudo perder la consciencia mientras nadaba en Usil a primera hora de la tarde

Daniel Martínez
DANIEL MARTÍNEZSantander

Un hombre de 48 años ha fallecido esta tarde cuando estaba disfrutando de una jornada de playa en el arenal de Usil, en Mogro. La víctima, un vecino de Sarón (Santa María de Cayón), sufrió una pérdida de consciencia cuando estaba dándose un baño alrededor de las 16.30 horas, según el aviso recibido en la Sala de Coordinación del 112. Al parecer, a consecuencia de ese episodio previo pudo ahogarse en el agua.

Fue una persona a bordo de una embarcación la que le sacó del agua y, posteriormente, los integrantes del servicio de salvamento y socorrismo de Aunar comenzaron a realizarle el masaje cardíaco hasta que se personó en la playa una ambulancia del 061 dotada con Servicio Vital Avanzado (SVA) con base en Torrelavega. También se han desplazado efectivos de la Guardia Civil y de la Policía Local del municipio.

Al llegar, los sanitarios continuaron con las maniobras de reanimación durante varios minutos en el vehículo medicalizado e incluso llegaron a estabilizarlo, como ha confirmado el alcalde de Miengo, José Manuel Cabrero. Nada más llegar el hombre al Hospital Universitario Marqués de Valdecilla de Santander se ha confirmado su fallecimiento. Ahora, la autopsia determinará las causas concretas de la muerte. Según el regidor, se trata de una zona de baño «muy peligrosa». De hecho, la pasada semana hubo tres conatos de ahogamiento que finalmente se saldaron sin víctimas.

Es la tercera persona que pierde la vida en los arenales cántabros desde ayer, cuando se registraron otras dos víctimas. En la playa de El Camello en Santander, una mujer de 81 años se desvaneció en la orilla. Los efectivos de la Cruz Roja presentes en el arenal trataron de reanimarla hasta que llegaron los efectivos del 061 que tampoco pudieron hacer nada por su vida, según han informado fuentes de Cruz Roja.

En la playa de Amió, en Pechón (Val de San Vicente) un hombre de 52 años, vecino de Valladolid, falleció mientras practicaba buceo en sus aguas. Los primeros indicios apuntan al infarto como causa de la muerte.