El calor se mantiene el jueves en Cantabria, para caer bruscamente el viernes

El calor se mantiene el jueves en Cantabria, para caer bruscamente el viernes

Este miércoles se ha llegado a los 36,2 grados en Tama, con temperaturas mínimas durante la noche que no han bajado de los 12 grados

Pilar Chato
PILAR CHATOSantander

El calor dará un pequeño respiro mañana, pero leve, en el sur de Cantabria donde este miércoles de nuevo se han superado los 30 grados en numerosos puntos. El calor se mantiene en Cantabria donde hoy se ha llegado a los 36,5 grados a las cuatro de la tarde en Tama, a los 36,2 en los Tojos y a 35 en Cubillo de Ebro. Y no sólo las máximas, es que las mínimas durante la noche fueron también muy altas . De hecho la más baja se quedó en 12.4 grados en Reinosa y el resto de mínimas han sido de 13 y 15 grados en Cubillo del Ebro o Campoo. De ahí para arriba en el resto de la comunidad.

Para este jueves la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) prevé de nuevo cielos poco nuboso con intervalos de nubes bajas en el litoral tendiendo a nuboso por la tarde, cuando se producirán lluvias o chubascos más probables en el noroeste. Aemet no descarta que estos puedan ser localmente fuertes. Brumas matinales poco probables en el litoral, y al final de la jornada en zonas altas de Liébana.

Las temperaturas seguirán sin cambios significativos, excepto las máximas en Liébana, Centro y Valle de Villaverde, que descenderán. pero se prevén máximas de 32 grados en Potes, de 28 en Torrelavega o de 31 en Reinosa.

El viento soplará flojo, del oeste en el litoral, y variable con predominio del sur en el resto de la región, donde tenderá a soplar del norte y noroeste por la tarde y con intervalos de mayor intensidad en el extremo sur.

Sin embargo, el viernes llegarán los cielos cubiertos, el agua y Aemet advierte de chubascos que podrían ser localmente fuertes durante la primera mitad del día. Habrá un descenso extraordinario de las temperaturas máximas en la Cantabria del Ebro y notable en el resto de zonas del interior.

Javier Cotera

El culpable de este cambio es un frente procedente del Atlántico que cambiará la masa de aire, la refrescará y dejará precipitaciones el jueves en el noroeste que el viernes se extenderán a buena parte de la Península y que provocará un descenso térmico de entre 4 y 10 grados centígrados,

La portavoz de la AEMET, Delia Gutiérrez, ha explicado a Europa Press que el «pico» de calor ya ha pasado en toda España aunque se mantengan las temperaturas altas que seguirán tanto de día como de noche este jueves ya que el frente conllevará «un cambio de aire» que se notará sobre todo en Galicia, en el oeste de Castilla y León, en Extremadura y Andalucía occidental. El viernes se extenderá a toda España, menos a la franja pegada al Mediterráneo y Baleares, adonde llegará el sábado.

Ese frente dejará lluvias y sobre todo las bajadas de temperatura en la mitad norte pueden llegar a ser de 8 a 10 grados centígrados, lo que según la portavoz es «un cambio muy importante» especialmente para el Alto Ebro, donde están padeciendo «mucho calor». En el resto del país la bajada térmica será de unos 4 grados centígrados.