Cantabria, en alerta naranja por tormentas y Ramales alcanza los 39,6 grados

Cantabria, en alerta naranja por tormentas y Ramales alcanza los 39,6 grados

El aviso afecta a la zona de la Cantabria del Ebro, el centro, el Valle de Villaverde, Liébana y el litoral cántabro

DM .Santander

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha decretado el aviso naranja en Cantabria por tormentas para esta tarde, de 14.00 a 22.00 horas. Se activa la alerta sobre todo por lo que se espera en Cantabria del Ebro, el centro, el Valle de Villaverde, Liébana y el litoral cántabro.

Mientras, la región pasa calor. La localidad de Ramales de la Victoria ha registrado 39,6 grados centígrados a las 15.10 horas de este martes, la quinta temperatura máxima del país hasta ese momento. Una hora más tarde en Tama llegaban a los 37,1 grados.

Por su parte, en Castro Urdiales los termómetros han marcado 36,2 grados a las 13.20 horas, mientras que en Villacarriedo era de 36,5.

El cuarto valor máximo de Cantabria hasta las 13.42 horas corresponde a Polientes (Valderredible) con 31,4 grados a las 13.30 horas, y el quinto a Sierrapando (Torrelavega) con 31,1 grados a las 10.50 horas.

El riesgo por altas temperaturas en Cantabria, que según la previsión podían alcanzar los 36 grados centígrados, está activado desde las 13.00 hasta las 20.00 horas.

Como es habitual ante estas alertas, la Dirección General de Protección Civil y Emergencias y el Servicio de Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria aconsejan extremar las precauciones en la región hasta que se desactive.

Según Aemet, se espera que la tormenta vaya acompañada de rachas de viento fuertes o muy fuertes y/o granizo grande. Se espera hasta esta noche una precipitación acumulada en una hora de 15 mm.

Recomendaciones

Ante el aviso naranja por tormentas, la Dirección General de Protección Civil y Emergencias, y el Servicio de Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria recomiendan cobijarse en un coche o edificio evitando los lugares abiertos y elevados; no refugiarse debajo de árboles, en particular si están aislados; y alejarse de alambradas y objetos metálicos. Dentro de las viviendas evitar las corrientes de aire, cerrando puertas y ventanas. Y durante la tormenta no ducharse o bañarse, ya que el agua es buena conductora de la electricidad.

Además, se pide a la ciudadanía no realizar actividades acuáticas; comprobar los pronósticos meteorológicos y las prohibiciones decretadas por las autoridades; evitar la utilización de embarcaciones; revisar los amarres de las mismas, y llamar al 112 ante cualquier situación de emergencia.

Ante las altas temperaturas se recomienda a la población evitar el sol en las horas centrales del día y las exposiciones extensas, mantenerse hidratado a base de ingesta frecuente de bebidas no alcohólicas, evitar comidas copiosas, no realizar esfuerzos o actividad física innecesarios, utilizar ropa ligera y holgada de colores claros, y salir provisto de gorro, gafas y crema protectora.

Asimismo, se pide a los cántabros una especial atención a niños, ancianos y personas con algún tipo de patología.