«Deseo una campaña electoral sin insultos»

El obispo Manuel Sánchez Monge posa junto a un belén, ayer, en el Obispado /María Gil Lastra
El obispo Manuel Sánchez Monge posa junto a un belén, ayer, en el Obispado / María Gil Lastra

El obispo de Santander, Manuel Sánchez Monge, envía un mensaje a los políticos en su felicitación navideña de este año

María de las Cuevas
MARÍA DE LAS CUEVASSantander

En la tradicional felicitación navideña que cada año hace el obispo de Santander, Manuel Sánchez Monge, para desear «unos felices días santos» a los ciudadanos, en esta ocasión envió un mensaje a los políticos, centrando su deseo para el próximo año en tener «una campaña electoral sin insultos, desarrollada con respeto y que se afine en las promesas que se hacen durante la campaña, que nunca se cumplen».

En esta misma línea política, el obispo pidió a los ciudadanos «respeto a las opiniones diferentes, ya que los diferentes no son extraños ni enemigos, sino que podemos ser complementarios», afirmó.

Con respecto a las Navidades, el obispo llamó la atención acerca de la importancia del carácter religioso de las celebraciones de los próximos días. Para ello pidió «recuperar la fuerza religiosa» de estas fechas, «que puede perderse si nos conformamos con celebrar unas fiestas generalistas».

«Las opiniones políticas diferentes no tienen que ser enemigas, pueden ser complementarias»

Para evitar desligarse del sentido de la Navidad, el obispo propuso «favorecer los encuentros familiares» y «que el día de Reyes Magos, además de los regalos para los niños y no niños, se recuerde la importancia del acontecimiento que celebramos, que es el nacimiento del hijo de Dios, que ha partido la historia en dos, ya que los hechos se fechan según hayan sucedido antes de Cristo y después de Cristo».

«Además de regalos para niños y no tan niños, recordad el hito que cambió la historia»

Asimismo, Sánchez Monge añadió que en estas fechas hay que acordarse de visitar a las personas que viven en soledad y que tienen necesidades, y animó a tener presentes a los más necesitados y a contribuir con aquellas actividades solidarias que se están desarrollando en diferentes colegios y parroquias, como colectas especiales para gente sin recursos y la 'operación kilo'.

Por otro lado, el obispo dijo que este 2018 ha sido «bastante especial» al coincidir con el fin del Año Jubilar Lebaniego, en el que ha habido «mucha peregrinación» a Santo Toribio, que cada vez alcanza «un mayor carácter internacional; yo he coincidido y charlado con peregrinos de Australia, EE UU, o del Norte de Europa». Sánchez Monge dijo que el camino Lebaniego «es algo ya consolidado».

Nuevo periodo en la Diócesis

El obispo de Santander ensalzó el «nuevo momento que se vive en la Diócesis, de una fe cristiana comprometida», a raíz del estreno del nuevo Plan Pastoral Diocesano confeccionado para los siguientes tres años gracias a «mucha participación» de diferentes personas y cuyo objetivo principal es avanzar en la dimensión misionera de la Diócesis. «No hemos de conformarnos con vivir nosotros la fe, sino que tenemos que llegar a que otros se acerquen también a Cristo», dijo Sánchez Monge para a continuación recordar que el seglar tiene un papel importante para extender «la alegría de la fe en su familia y su entorno próximo».

El obispo también recalcó el reto de la iglesia en la pastoral juvenil. Dentro de este marco de actuación, la Diócesis de Santander ha puesto en marcha algunas novedades como los retiros de Emaús, que funcionan desde mayo, y de Alpha. «Todos ellos son elementos para favorecer el encuentro con Jesús», sentenció el obispo de Santander.