Este contenido es exclusivo para suscriptores

Accede 2 meses gratis a todo el contenido y disfruta de la mejor experiencia publicitaria

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app solo para suscriptoresCartas de autor en tu emailOfertas y eventos exclusivos

«Me han educado para valerme por mí misma»

«Me han educado para valerme por mí misma»

Apasionada por el arte desde pequeña, la sobrina del duque de Alba está centrada en su trabajo como ilustradora. En Cantabria encuentra parte de su inspiración

MARIANA CORES SANTANDER.

Estudió moda, pero con el tiempo se dio cuenta de que su pasión era otra y que le hubiera encantado la carrera de Bellas Artes. Pero, como cuenta Brianda Fitz-James Stuart Fernández de Castro (Madrid, 1984), «a los 18 años no se tiene idea de nada». Creció rodeada de obras maestras. En las paredes de las residencias de su abuela, la Duquesa de Alba, colgaban cuadros de los mejores artistas del mundo. Sin embargo, su amor por el arte se lo «inculcaron» sus padres (Jacobo Fitz-James Stuart y María Eugenia Fernández de Castro). «Yo no era consciente de lo que me rodeaba de pequeña, pero sí me marcó el hecho de que me llevaran a museos, me explicaran las obras o que pintáramos en casa». Espontánea, divertida, a la vez que arriesgada, lo que sí que ha tenido siempre claro es que «lo importante es tener una ocupación creativa, que me permita trabajar con las manos». Ha publicado su primer libro, 'Bri anda dibujando', una retrospectiva de su trabajo desde que volvió de Nueva York, hace doce años. Pero son múltiples los proyectos que tiene entre manos. Su ilusión es poder crear una colección y exponerla. Hasta que llegue la calma y el tiempo para ese sueño, seguirá dando vueltas al mundo y cambiando de peinado cada dos años. Cantabria es su refugio.

Contenido Patrocinado

Fotos