El Gobierno contrata un nuevo servicio de drones para situaciones de emergencia

Simulacro de rescate con drones realizado hace dos años./Javier Rosendo
Simulacro de rescate con drones realizado hace dos años. / Javier Rosendo

Amplía las prestaciones que ofrecía el anterior adjudicatario de este servicio, que complementa el trabajo de los efectivos de Protección Civil en situaciones de crisis, riesgos o desastres

DM .
DM .Santander

La Consejería de Presidencia, Interior, Justicia y Acción Exterior del Gobierno de Cantabria ha adjudicado el contrato de servicio de vehículos aéreos no tripulados, más conocidos como drones, para situaciones de emergencia, por un plazo de dos años y un importe de 42.347 euros.

Según ha explicado la consejera, Paula Fernández, el nuevo acuerdo, que ya ha entrado en funcionamiento, permite a la Dirección General de Interior «renovar y ampliar» las prestaciones ofrecidas anteriormente, ya que «mejora notablemente las características técnicas de las aeronaves y la tecnología de aplicación».

En este sentido, ha destacado que se trata de un servicio de «gran importancia» en la gestión de emergencias, ya que «su ágil y amplia cobertura territorial incrementa las posibilidades de éxito en las misiones en medios muy diversos», como ríos, bosques, mar o montaña.

Así, los nuevos aparatos servirán para complementar el trabajo de los efectivos de Protección Civil en situaciones de crisis, riesgos o desastres y aumentarán la capacidad y el grado de eficiencia de sus intervenciones, destaca el Gobierno regional en un comunicado de prensa.

El contrato, suscrito con la empresa Dronitec, comprende la prestación del servicio con disponibilidad de 50 horas de trabajo anuales y un tiempo de respuesta máximo de cuatro horas desde su movilización.

Para garantizar estas acciones se dispondrá de al menos dos pilotos con titulación emitida por la Agencia Española de Seguridad Aérea (AESA), de acuerdo a la normativa en vigor, y de varios drones disponibles 24 horas, los siete días de la semana.

Las naves no tripuladas dispondrán de una autonomía de vuelo mínima de 30 minutos, un ala fija con autonomía mínima de 100 minutos y un radio de acción de al menos 10 kilómetros y contendrán plataformas dotadas con cámara de alta definición (4K) y cámara termográfica, también de alta definición (4K), que permitirá trabajar durante el día y la noche identificando emisiones corporales de calor en el mar y la montaña.

Asimismo, podrán operar en caso de lluvia y permitirán transportar y liberar cargas de forma controlada, como bolsas de polvo extintor.

Las imágenes recogidas por los aparatos serán transmitidas en tiempo real al puesto de mando que se establezca para cada situación, desde donde se coordinarán las estrategias a seguir en función de la información obtenida.

El renovado servicio también contará con una plataforma de comunicación que incluye un mapa digital de la operación en la que figura la telemetría, zona de visión y recorrido realiza el dron, con el objetivo de coordinar con otras aeronaves en caso de emergencia.

Además, esta plataforma también puede realizar patrones de búsqueda mediante la definición de 'way points' (puntos de paso).