El Gobierno vuelve a adjudicar a Atenzia la teleasistencia domiciliaria para los próximos tres años

Imagen de archivo de la sede de la empresa Atenzia en Santander./DM .
Imagen de archivo de la sede de la empresa Atenzia en Santander. / DM .

La empresa ha presentado la mejor oferta para hacerse con este servicio, por un importe de 1.895.928 euros

DM .
DM .Santander

El Instituto Cántabro de Servicios Sociales (Icass) ha vuelto a adjudicar el contrato del servicio de teleasistencia domiciliaria del sistema para la autonomía y atención a la dependencia de Cantabria a la empresa Servicios de Teleasistencia Atenzia, por un importe de 1.895.928 euros y para los próximos tres años, al haber presentado la oferta con mejor calidad y precio.

El Gobierno explica en una nota de prensa que ha tenido en cuenta factores como el precio y las mejoras en los incrementos en la plantilla sobre los mínimos requeridos, las soluciones tecnológicas a personas sin posibilidad técnica de línea telefónica fija y los dispositivos de teleasistencia avanzada sin coste adicional propuestos por Atenzia.

La teleasistencia, cuya gratuidad se ha recuperado en la presente legislatura, es un servicio público de carácter permanente que permite pedir ayuda en situaciones de emergencia desde el domicilio. Consiste en un dispositivo conectado a la línea telefónica, a través del cual la persona usuaria, cuando lo necesite, sólo tiene que pulsar un colgante que le pone en contacto con el centro de atención, desde donde le atienden y movilizan los recursos necesarios.

La vicepresidenta y consejera de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social, Eva Díaz Tezanos, señala que se busca «promover la permanencia en el entorno habitual de la persona en situación de dependencia que vive sola o pasa sola gran parte del día, y de forma específica asegurar una atención de situaciones de emergencia».

Asimismo, se pretende garantizar una atención inmediata y adecuada ante situaciones de emergencia, a la vez que proporcionar «tranquilidad y seguridad, potenciar la autoestima y la calidad de vida, y ayudar a disminuir la sobrecarga de las usuarias del servicio».