8 de marzo, la huelga de la memoria

Eva Díaz Tezanos, vicepresidenta del Gobierno de Cantabria

El mundo empresarial aún no se siente concernido con la igualdad y en la política aún depende de quién esté en las instituciones

Rosa Eva Díaz Tezanos
ROSA EVA DÍAZ TEZANOS

Hoy es un día histórico para todas las mujeres del mundo, para todas las mujeres que admiramos, que nos precedieron y que han escrito nuestra Historia. Invisibilizadas durante siglos, transitando de manera invisible, desterradas de los espacios del pensamiento, de la ciencia, del arte, condenadas al olvido e ignorados nuestros nombres en los grandes libros de la Historia. Y, sin embargo, nuestras aportaciones y sacrificios fueron fundamentales en los grandes avances sociales de los últimos siglos.

El siglo XXI es el siglo de la recuperación de nuestra memoria y nuestra palabra; de la movilización de las mujeres de todo el mundo. El siglo en el que salen a la luz un sinfín de historias de mujeres anónimas y de mujeres que se adelantaron a su época. Mujeres que nos precedieron, a las que admiramos y cuya memoria reivindicamos cada 8 de marzo. Mujeres que en momentos difíciles se rebelaron, casi siempre en silencio, y allanaron los senderos por los que hoy transitamos quienes recogimos su testigo. Mujeres sencillas heroínas y anónimas que se impusieron a sus propias carencias y se empeñaron en dar a sus hijas y nietas oportunidades que ellas nunca soñaron.

Hoy me uniré a la huelga convocada en 177 países para reivindicar un mundo mejor por ellas y por todas las mujeres y niñas. Hemos sido comprensivas con las críticas que hemos recibido, pacientes con la lentitud de los cambios que nos afectan, pero el tiempo pasa y el fundamento de nuestras reivindicaciones permanece inalterable.

Me uniré a la huelga porque nuestra incorporación masiva al mercado laboral ha sido una revolución incompleta; seguimos sufriendo discriminación en el trabajo, atrapadas en empleos con salarios de miseria y escasos derechos laborales y con una brecha salarial inaceptable. Porque el mundo empresarial, aún no se siente concernido con la igualdad y porque la presencia de mujeres en la actividad política aún depende de quién esté en cada momento en las instituciones. Porque las mujeres seguimos haciendo un desproporcionado y no remunerado trabajo de cuidados, porque la pobreza en nuestro país sigue teniendo rostro de mujer y porque la violencia machista, la explotación y el abuso contra las mujeres son noticia cada día.

Hoy es un día histórico y miles de mujeres iremos a la huelga para que cada vez más niñas en todo el mundo accedan a la educación primaria; para que niños y niñas reciban una educación basada en la igualdad y la corresponsabilidad. Para que cobremos lo mismo que los hombres por trabajo de igual valor y podamos trabajar sin renunciar a la maternidad. Para poner en valor el talento de la generación de mujeres mejor preparadas de nuestra Historia. Y para que haya más mujeres con liderazgos que mejoren la política.

Apoyo esta huelga porque creo que la democracia no se agota en las urnas, creo en hacer partícipes a las mujeres de nuestros logros colectivos y en promover su empoderamiento. Como mujer privilegiada con responsabilidades políticas, no me pongo de perfil ante esta realidad y siento orgullo de que el Gobierno de Cantabria aprobara la semana pasada el Anteproyecto de Ley para la igualdad efectiva, para su remisión al Parlamento. Sé que nos queda mucho trabajo por hacer y las mujeres no podemos lamentarnos en silencio. Les debemos a las que nos precedieron y a las nuevas generaciones participar activamente en esta revolución, alzar la voz y tomar la palabra por todas las mujeres y niñas del mundo. Nos vemos en el camino.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos