Fallece el cántabro Jesús Herreros González, prestigioso cardiólogo internacional

Imagen de archivo de Jesús María Herreros. / DM .

El cirujano de Torrelavega realizó, junto con su mentor Ramón Arcas, el primer doble trasplante de corazón y pulmón que se hizo en España | Sus técnicas quirúrgicas han sido punteras a nivel europeo

Nieves Bolado
NIEVES BOLADOSantander

Cantabria y España han perdido este lunes a uno de los más importantes cardiólogos que ha dado este país. Jesús María Herreros González (Torrelavega, 1952), que ha fallecido a los 66 años, era cirujano y sus técnicas quirúrgicas eran punteras a nivel europeo, lo que le valió el reconocimiento internacional.

Estudió Medicina por la Universidad de Navarra. Cuatro años más tarde, y con la misma brillantez académica con la que hizo la carrera, se doctoró y obtuvo el titulo de especialista en el servicio de cirugía cardiovascular en la Clínica Universitaria, a la que estuvo ligado toda su vida.

En 1980, con 28 años, se marchó a especializarse a Canadá. Sus cualidades médicas fueron vistas rápidamente, llegando a ser jefe de residentes en el Hospital Universitario de Sherbrodke y ayudante de clases prácticas en su Universidad. En el Instituto de Cardiología de Montreal remató tan completo periodo de formación.

Regresó a España y comenzó una fulminante carrera que arrancó como adjunto en el servicio de cirugía cardiovascular de la Clínica Universitaria y profesor auxiliar en la Universidad.

Su febril trabajo culminó, a modo de ejemplo, con la realización del segundo trasplante de corazón de España, a sus 31 años recién cumplidos y en compañía de su buen mentor Ramón Arcas. Dos años más tarde ambos realizarían el primer doble trasplante de corazón y pulmón de España.

Tomó posesión del cargo de consultor clínico del servicio de cirugía cardiovascular de la Clínica Universitaria de Pamplona y poco después lo compatibilizó con el de profesor titular de cirugía en la Universidad del País Vasco, siguiendo esta trayectoria tridimensional característica (asistencial, docente e investigadora).

En 1995, con 42 años, fue nombrado jefe del servicio de cirugía cardiovascular del Clínico de Valladolid, al mismo tiempo que ejerció de profesor titular de cirugía en su Universidad. El currículum asistencial ha sido impresionante: más de 100 trasplantes de corazón, la mitad de ellos como cirujano responsable, y 25 intervenciones de cirugía mayor en su especialidad. Vuelve a la Clínica Universitaria de Navarra como director jefe del departamento de cardiología y cirugía cardiovascular en el 2000, para ser noticia otra vez con el pionero uso de células madre de tejido muscular como injerto en el miocardio dañado.

Posteriormente fue nombrado Jefe Servicio en Hospital Universitario Marqués de Valdecilla. Actualmente ejercía en el Hospital Nisa y docente en la Universidad Católica San Antonio de Murcia. Casado, y padre de tres hijos, fue un hombre de hondas creencias religiosas.

En sus 25 años de profesión, cinco de ellos de sólida formación en España y en el extranjero, 13 años fueron en Pamplona y cinco en Valladolid de trabajo asistencial, investigador y docente de primer orden. Antes de los 50 años llegó a tocar techo profesional en la Clínica Universitaria de Navarra, como jefe de uno de sus departamento. Con casi treinta libros, más de 400 publicaciones científicas y más de 500 comunicaciones en congresos, se puede afirmar que una gran cantidad de médicos y especialistas de su área deben su formación a este profesor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos