El personal de SUAP denuncia «un continuo trato desfavorable» por parte de Sanidad

Profesionales del SUAP presentan la petición./Roberto Ruiz
Profesionales del SUAP presentan la petición. / Roberto Ruiz

Un centenar de trabajadores registra una petición de valoración al Servicio de Prevención de Riesgos Laborales del SCS

Ana Rosa García
ANA ROSA GARCÍASantander

Un centenar de trabajadores del Servicio de Urgencias de Atención Primaria (SUAP) se reunieron esta mañana en las dependencias de la Gerencia de Atención Primaria para registrar una petición de valoración al Servicio de Prevención de Riesgos Laborales del Servicio Cántabro de Salud (SCS), ya que consideran que están recibiendo «un continuo trato desfavorable por parte de la Administración», que interpretan que podría ser constitutivo de merma en sus capacidades asistenciales.

Desde la Asociación de trabajadores del SUAP (@SUAP Cantabria), promotores de la medida, entienden que «desde hace aproximadamente un año (cuando nos vimos abocados a convocar una huelga no deseada y con un final no consensuado ni aprobado por los trabajadores) se están cercenando, restringiendo y limitando de manera reiterada los derechos de los trabajadores de Urgencias». El colectivo señala que esta situación les está llevando a «una sobrecarga física y mental», que «empeorará en un futuro cercano» debido, entre otras cosas, a la modificación horaria prevista, la escasez de profesionales, la «restricción de permisos y vacaciones» y «el aumento exponencial de la demanda en estos servicios que se prevé con las medidas que quiere imponer el SCS en los centros de salud».

La asociación recuerda, como se ha publicado esta semana con motivo del Día Nacional contra las Agresiones a Sanitarios, que los informes de seguridad siguen destacando que es en este nivel asistencial donde se sufren proporcionalmente el mayor número de agresiones a sanitarios. «Como nos cansamos de advertir, las medidas que se llevarán a cabo no harán sino aumentar estas cifras». Sumado a lo anterior, los profesionales del SUAP se quejan de «las actividades que nos vemos obligados a realizar fuera de nuestras responsabilidades como sanitarios»; así como los riesgos físicos a los que están expuestos, como los accidentes e intoxicaciones, como la ocurrida recientemente en Noja, «para los que los trabajadores están insuficientemente protegidos en su puesto de trabajo».

Estas reivindicaciones han sido trasladadas «en numerosas ocasiones» a la Administración, pero «no se ha hecho lo suficiente para revertir esta situación, más bien al contrario», critica el colectivo. Y advierten de sus posibles consecuencias: «Nos tememos que esta pasividad pueda desencadenar situaciones de incapacidad en los profesionales o como ya está pasando, solicitudes de prejubilación o reducciones de jornada ante el deterioro previsible de las condiciones de trabajo, lo que ahondaría más si cabe en el problema de falta de personal».