«Nos hemos quedado impactados y aún no nos lo podemos creer»

Imagen del restaurante 'El Bodegón', que la pareja regentó en la localidad de La Muela y que ahora está cerrado. /DM
Imagen del restaurante 'El Bodegón', que la pareja regentó en la localidad de La Muela y que ahora está cerrado. / DM

El matrimonio regentó durante años un restaurante en La Muela (Zaragoza), pueblo en el que eran muy conocidos y donde ayer les definían como una pareja «con muy buena relación»

Álvaro Machín
ÁLVARO MACHÍNSantander

En La Muela se les conoce mucho. Tener un restaurante en un pueblo de unos 5.000 habitantes hace que todos los vecinos te pongan cara. Y Juan y Maruchi regentaron 'El bodegón' en esta localidad aragonesa cercana a Zaragoza durante unos cuantos años. Él era de allí y ella, dicen los vecinos, como si lo fuera. Una vecina más. Cuenta el periódico Heraldo que en Escalante, de hecho, les conocían como 'los de La Muela'. Se habían venido a Cantabria justo después de traspasar el negocio a Ana María. Hace casi dos años. «Me he quedado impactada. Todavía no lo puedo creer», comentó ayer a este periódico la mujer, que mantuvo una relación fluida con los fallecidos. En realidad iban y venían. «El jueves o el viernes estuvieron comprando aquí unas cosas», cuentan, de hecho, desde un negocio de la localidad aragonesa.

El suceso

La persona que atiende este comercio relata a El Diario que fueron «juntos». «Siempre iban juntos y siempre contentos». Les conocía (su establecimiento no está lejos del restaurante) y, después de estar con ellos hace sólo cuatro días, la noticia le cayó como un jarro de agua fría. En realidad a todo el pueblo. Los nombres de los fallecidos y el crimen les atragantaron el desayuno a primera hora. «Tienen mucha familia aquí y este es un lugar de familias de toda la vida». Uno de tantos sitios donde, con más o menos cercanía, todos se conocen.

Fue una jornada de testimonios en La Muela. De preguntas sobre las dos personas muertas. «Eran muy agradables con todo el mundo y tenían una buena relación con el pueblo», recoge la edición digital del Heraldo entre los vecinos. Ese y otros testimonios similares. «Era una pareja muy normal, con mucha convivencia y siempre iban en cuadrilla» o «en un pueblo pequeño esto impacta mucho, nunca te imaginas que algo así pueda ocurrir», recoge la crónica del periódico aragonés. Que si eran «encantadores» o que «nunca se les ha visto ningún comportamiento violento en público, entre ellos había buena relación». Descripciones similares a las que ayer se escucharon por Escalante, el otro pueblo del matrimonio.

A finales de la semana pasada estuvieron en La Muela e hicieron unas compras

Hace algo más de diez años, Juan y Maruchi transformaron en una bodega una pequeña casa que tenían en el número treinta de la calle La Balsa, en una esquina junto a una calle sin salida para los coches. Hicieron obra y abrieron un bar-restaurante que alcanzó cierta fama en la zona (y buenas opiniones en los buscadores gastronómicos por internet).

Traspaso

Hace menos de un par de años le traspasaron el negocio a Ana María. Ella pagó una cantidad para hacerse con el negocio y, después, siguió pagando un alquiler mensual, ya que el matrimonio mantuvo la propiedad del local, que ha estado abierto al público hasta hace muy poco tiempo. «Ellos estuvieron como diez años. Tenían la casa, montaron el negocio y yo pagué un dinero por el traspaso y luego el alquiler porque seguían siendo los propietarios». La mujer sólo tiene buenas palabras para la pareja. «Les conocíamos mucho. Antes de tener nosotros el bar íbamos a comer allí todos los fines de semana y mi hermana trabajó para ellos». Una relación que, lógicamente, siguió cuando se convirtió en inquilina.

Hace un par de años traspasaron el negocio a Ana María, que les define como «buenas personas, ella y él»

Ana María, que regenta en la actualidad la peluquería 'A my aire', también en La Muela, insiste en que eran «muy buenas personas, tanto ella como él». «Me he quedado impactada cuando me he enterado. Me lo dijeron por la mañana y no me lo podía creer. He tenido muchísima relación con ella y aún sigo igual, no me lo creo. No sé qué puede pasar por una cabeza para algo así».

Acto en Zaragoza

Dentro de las reacciones tras el crimen, «por acuerdo de la Junta de Portavoces» el Ayuntamiento de Zaragoza ha decidido convocar hoy a las 12.00 horas un minuto de silencio ante el Consistorio «como gesto de condena y rechazo al asesinato machista de una mujer zaragozana». «El Pleno -indicaron- se interrumpirá un momento para hacer esta concentración».