Este contenido es exclusivo para suscriptores

Vive informado todo el año y que nadie te lo cuente. Tu suscripción anual por solo 49,95€

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app solo para suscriptoresCartas de autor en tu emailOfertas y eventos exclusivos

«Tenemos que reaccionar con rotundidad ante el escándalo de los abusos sexuales»

Sánchez Monge posa en la sede del Obispado de Santander./Alberto Aja
Sánchez Monge posa en la sede del Obispado de Santander. / Alberto Aja

Manuel Sánchez Monge, obispo de la Diócesis de Santander cree que «ahora mismo, con los problemas que tenemos, exhumar los restos de Franco me parece una decisión sin trascendencia»

NACHO GONZÁLEZ UCELAY

Llegado al mundo de la mano de su melliza Raquel, en la calidez de un hogar palentino con profundas convicciones cristianas, Manuel Sánchez Monge (Fuentes de Nava, abril de 1947) no sería hoy quien ha resultado ser si no fuera por la tabarra que le dio al cura de su pueblo para que le ordenara monaguillo sin tener todavía la edad suficiente para serlo. Y tampoco lo sería, seguramente, si no fuera por la personalidad que le imprimió a su perfil adolescente llegado el momento de decidirse para andar el camino que lleva a Dios saltando por encima de sus dudas. «La sola idea de tener que renunciar a una familia me hizo titubear», se confiesa hoy desde las alturas. «Pero creo que ha valido la pena», zanja satisfecho aquel monaguillo, hoy obispo de Santander.