La Semana Santa en Cantabria: De 1928 a 2019

La Procesión de Jueves Santo pasaba por La Ribera, actual calle Calvo Sotelo, el 20 de abril de 1928 ante la atenta mirada de miles de devotos que llegaban a colapsar las calles. Casi 90 años después, el público que asiste a los actos religiosos de la Semana Santa no es ni tan fiel ni tan participativo

ANA DEL CASTILLOSantander
Desde tiempo inmemorialDM
1

Desde tiempo inmemorial

Alfoz de Lloredo siempre ha celebrado con devoción la Semana Santa, especialmente en Novales, donde se engalanaban las calles, se ponían puestos de limones por todo el pueblo y cientos de personas se unían a las procesiones con sus pasos, como La Vera Cruz, El Nazareno, El Santo Entierro...

Abril de 1928DM
2

Abril de 1928

No había dinero suficiente en las arcas municipales. Así que el 20 de abril de 1928 -aunque quisieron restaurar los pasos procesionales- se salió a las calles como se pudo. Según los archivos, ese año se llevaron a cabo tres desfiles: Jueves Santo, Viernes Santo y el Miércoles Santo con la procesión de El Silencio, que partió desde la iglesia de La Anunciación hasta la calle San Francisco. Como pueden comprobar en la imagen, la participación era absoluta.

El otro Ecce HomoDM
3

El otro Ecce Homo

Para muchos el Ecce Homo es solo uno, el Cristo de Borja que quedó desgraciado tras la desastrosa restauración de una señoruca y que acabó siendo burla internacional. Sin embargo, la figura religiosa tiene mucha más historia que esa anécdota. En la imagen, cuatro jóvenes trajeados portaban una figura de Ecce Homo el 1 de abril de 1930 en la procesión de Jueves Santo por Santander. Presten atención al resto de hombres que salen en la fotografía. Todos visten -por respeto a los actos de la Semana Santa- con traje. Algunos también con corbata.

Colapso en LaredoDM
4

Colapso en Laredo

Tanta gente había aquel 25 de marzo de 1932 que era difícil avanzar por la calle de Santa María. La Puebla Vieja de Laredo estaba colapsada por los cientos de vecinos que salieron a la calle a festejar la procesión del Viernes Santo.

Jesús Nazareno, por primera vez en SantanderDM
5

Jesús Nazareno, por primera vez en Santander

Después de la Guerra Civil Española, la Semana Santa en Cantabria disfrutó de una gran renovación. Se crearon nuevas cofradías y pasos procesales. Aquí tienen un ejemplo de ello: el 23 de abril de 1943 la cofradía de ex cautivos desfiló por la calle de Atarazanas con Jesús Nazareno por primera vez.

El perdón de la penaManuel Bustamante
6

El perdón de la pena

El indulto es una causa de extinción de la responsabilidad penal reconocida en el Código Penal y supone el perdón de la pena. El 22 de marzo de 1989 la procesión de Jesús Nazareno indultó al preso Jesús Pérez Vargas, que estaba preso en la Prisión Provincial. En la imagen, un familiar del indultado.

Semana Santa, en TorrelavegaJosé Antonio Pérez
7

Semana Santa, en Torrelavega

Hacía fresco dentro de la Parroquia de San José Obrero, en Torrelavega. Corría el año 1991 y los cofrades se colocaban los capirotes (sombrero alto con forma de cono) y túnicas oscuras para salir en la procesión del Viernes Santo.

Indulto en la calle AltaJosé Ramón González
8

Indulto en la calle Alta

Era miércoles y el reloj marcaba las ocho de la tarde. Hora prevista para la procesión del Perdón y Silencio, participando la cofradía de La Merced (que aparece en la imagen) con su paso Jesús Nazareno. El itinerario, que partió de la capilla de la Merced con la pesada figura a hombros, fue el siguiente: Bonifaz, Lope de Vega, Hernán Cortés, Plaza del Príncipe, Plaza Porticada, San Francisco, Isabel II, Ruamayor y calle Alta. Aquel día, ante la Prisión Provincial también se liberó a un preso que se sumó a la procesión como Nazareno.

Cuatro horas de representaciónMiguel de las Cuevas
9

Cuatro horas de representación

La Pasión de Castro Urdiales o lo que es lo mismo, cuatro horas de representación, desde la Última Cena hasta la Crucifixión, por las calles del municipio. En la imagen, la escenificación -que ya es Fiesta de Interés Turístico Nacional- de 1997. La primera representación tuvo lugar 12 años antes, en 1985.

La Pasión más caóticaMiguel de las Cuevas
10

La Pasión más caótica

Un viento fuerte acompañado de una intensa lluvia acabó con 'la pasión' de los actores que formaron parte de Fiesta de Castro Urdiales el 15 de abril de 1998. La iglesia Santa María de la Asunción se convirtió en un improvisado hospital, donde atendieron a las víctimas del temporal, algunas con síntomas de hipotermia.

Pocos devotosRoberto Ruiz
11

Pocos devotos

Abril de 2002. En la imagen, la procesión del Encuentro, en la que los pasos 'El Señor de la Misericordia' y la 'Virgen de la Amargura' coincidieron en la Plaza Porticada. Ni con esas, la afluencia de gente puede compararse a la participación de hace 20 años. Cada año que pasa la devoción por la Semana Santa se hace más pequeña.

Si llueve, a la carpaDM
12

Si llueve, a la carpa

Desde hace más de una década, cada vez que el mal tiempo amenaza con fastidiar los actos programados de la Semana Santa, se instala en la Plaza Porticada una gran carpa donde celebrar el encuentro entre la Virgen de la Amargura y el Señor de la Misericordia. La fotografía data de 2008.

Guantes, varal y escudoAndrés Fernández
13

Guantes, varal y escudo

Cristina Fuentes, mayordomo, con baral y escudo posa delante de Nuestra Señora de La Esperanza, esculpida por el artista santanderino Manuel Cacicedo en 1958. La imagen está tomada el 25 de abril de 2013.

En volandas con la santaAlberto Aja
14

En volandas con la santa

Del retablo a la anda. Un operario de la brigada municipal del Ayuntamiento de Laredo trasladaba en 2014 a La Soledad desde su altar a la plataforma en la que desfiló durante la procesión. El manto, el rostrillo y la corona llegó después.

La Semana Santa, hoySane
15

La Semana Santa, hoy

Hasta el 20 de abril, la Semana Santa santanderina ofrecerá 14 procesiones con la participación de 12 cofradías y 27 pasos y mantiene la procesión infantil celebrada por primera vez el pasado año. Nada -y todo- ha cambiado desde aquel abril de 1928. Se restauran las figuras, se cuidan si cae la lluvia y los fieles -muchos menos que antaño- siguen saliendo a la calle para venerar a sus vírgenes y santos.