«Es triste que tantos jóvenes sólo quieran ser famosos y salir en la tele»

«Es triste que tantos jóvenes sólo quieran ser famosos y salir en la tele»
Daniel Pedriza

Uno de los rostros de Divinity es este comunicador de Cueto, que lleva años de guionista y conoce los entresijos de los programas más vistos

Leticia Mena
LETICIA MENASantander

Germán González (Santander, 1986) es una las caras más queridas y conocidas de Divinity en Santander, y es que este joven de Cueto es el sustituto oficial de los presentadores de 'Cazamariposas'. Cuando no está delante de la cámara hace muchos de sus vídeos o pone voz en off a multitud de parodias del programa de Mediaset. Metió la cabeza en la tele tras estudiar Comunicación Audiovisual en Valencia. Empezó en Sálvame y ha sido guionista de 'Tú sí que vales', el programa de 'Las Campos'... Se escapa a Santander siempre que puede desde Barcelona, que es donde vive porque 'Cazamariposas' se graba allí. No en un plató, como parece, sino en un piso en el que trabaja junto a una veintena de compañeros.

-¿Para trabajar en la tele hay que estudiar? Lo suyo parece excepcional...

-Está claro que no es necesario, pero la carrera te da una perspectiva y unos conocimientos que si no los tienes no puedes aspirar a gran cosa. Y eso que la Universidad y los profesores son muy carcas y no se han puesto las pilas para saber cómo funcionan los jóvenes de hoy.

- Pero ahí está Belén Esteban todas las tardes...

-Y ahí seguirá. Lo cierto es que hay mucha gente joven que me pregunta qué puede hacer para ser famoso y salir en la tele y es algo que da qué pensar sobre la educación que recibimos en este país. Es muy triste.

-'Mujeres hombres y viceversa' no ayuda demasiado...

-Ya... Es increíble la cantidad de gente que lo ve, que va y que sueña con ser influencer e ir a la 'Posada de las ánimas' (bar de moda de Madrid).

-Quizá crean que es una forma de ganar dinero fácil.

-La televisión ya no es como antes de la crisis. Las productoras se han acostumbrado al 'low cost' y los invitados de la mitad de los programas son de saldo de mercadillo. Ahora con que les pagues el AVE, el hotel y 200 euros viene cualquiera a contarte cualquier cosa. Y los que estamos delante de cámara no cobramos mucho más que un redactor.

-¿Qué fue lo que más le llamó la atención cuando empezó a trabajar en televisión?

-Empecé en 'Sálvame' cuando sólo llevaba un año en antena y obviamente no era lo que es ahora. Formaba parte del gran equipo que hay detrás de las cámaras y Lydia Lozano me cayó fenomenal porque es muy buena compañera y nos trataba con mucho cariño. De Rosa Benito me sorprendió cómo controlaba las cámaras y los tiempos, pero siempre le decía que me recordaba a cualquier amiga de mi madre de las que juega a las cartas en Pombo.

-¿Lo que ocurre en ese programa es verdad o está guionizado?

-Hay un guión pero todo es verdad. Lo que pasa que muchas veces exageran temas y montan dramas... Pero a 'Cazamariposas' eso nos viene genial porque nos dan mucho contenido para hacer vídeos divertidos.

-¿Su programa se graba en Madrid?

-¡Qué va! Estamos metidos en un piso en Barcelona. Lo bueno es que trabajamos con mucha libertad y tenemos la sensación de que no nos ve nadie. ¡Pero jo sí nos ven! Los datos son muy buenos y estamos muy contentos.

-¿Qué le diría a los que critican este tipo de programas?

-Pues que tienen otras opciones y que cambien de canal. Está claro que a mucha gente, estos programas les distraen o les acompañan. Ahí están las audiencias.

-Ahora que están tan de moda los 'realities', ¿iría a alguno?

-A 'Supervivientes'. Estuve a punto de ir de guionista, pero lo que me gustaría es participar. No soy muy conocido porque de mi programa los famosos son los presentadores Nando Escribano y Nuria Marín, pero Logan tampoco lo era y ahí está.

-¿Quién cree que va a ganar?

-Me encantaría que ganara Raquel Mosquera. Me parece una buena mujer y lo está haciendo muy bien.

-¿En qué programa le gustaría trabajar?

-En 'El Intermedio'. Me gusta mucho cómo montan los vídeos porque son parecidos a los de 'Cazamariposas' pero de temas serios. Además, Dani Mateo es buenísimo. Me gustaría tocar ese registro.

-¿Qué tal le fue con Las Campos?

-Fue muy divertido. Todo estaba guionizado porque no puedes grabarlas 24 horas hasta que salgan cosas. Terelu es muy artista, Carmen era más cortada y con María Teresa no empaticé mucho. Yo creo que a la gente de su generación se le ha caído un mito viendo por dónde va en los últimos años.

-Usted es de los veloces con los memes en redes... ¿Cómo lo hace?

-Es deformación profesional. Me salen muy fácil y en mi móvil llevo una auténtica biblioteca de contenido que, en cuanto veo un tema, me sale fácil.

-¿Ha pensado en ser 'youtuber'?

-Muchas veces pero no me arranco porque no me veo. Requiere un punto de vanidad que no me sale fácil. Lo mismo me pasa con los 'stories' de Instagram. El momento '¡hola chicos...!' me da cosa. La gente que me sigue no creo que espere eso de mí.

-¿Cómo lleva que le conozcan por la calle?

-Me da vergüenza pero en el fondo es guay porque significa que ven el programa. Además siempre se acercan con mucho cariño.

-¿Le afectan las críticas en redes?

-No especialmente. Soy muy consciente de que no puedo gustar a todo el mundo, pero nunca bloqueo a nadie. Sólo he saltado la vez que dijeron que 'se me notaba lo mío' y en directo solté que era maravilloso ser lo que uno es con orgullo.

-¿Por qué a los hombres famosos les resulta más fácil hablar de su homosexualidad que a las mujeres?

-Es algo que no entiendo porque podrían ayudar a muchas mujeres. Ojalá hubiera más como Nagore Robles y Sandra Barneda. En la música pasa lo mismo, y no lo entiendo.