Kristen Stewart: «Ser actriz es un privilegio maravilloso»

Benedict Andrews, director, y Kristen Stewart, actriz, han presentado 'Seberg'. / M. M. López

Stewart presenta en San Sebastián 'Seberg' junto al cineasta Benedict Andrews. La cinta inaugura esta tarde la sección Perlas

AINHOA IGLESIASSan Sebastián

El 67 Festival Internacional de Cine de San Sebastián se inaugura esta noche de forma oficial con una gala presentada por las actrices Cayetana Guillén Cuervo y Loreto Mauleón, pero ha arrancado de manera oficiosa ya esta mañana. Si ayer Kristen Stewart fue quien acaparó los fervores en las inmediaciones del Hotel María Cristina a su llegada a la capital guipuzcoana, este viernes ha vuelto a ser ella quien ha seducido a los flashes, primero en el photocall que se ha celebrado para los medios gráficos en el Kursaal y, después, en la rueda de prensa de presentación de 'Seberg', la película que protagoniza y que esta tarde inaugura la sección Perlas.

El largometraje, dirigido por Benedict Andrews, reproduce la biografía de la malograda actriz Jean Seberg y pone el foco en la época en la que fue investigada por el FBI por su implicación en movimientos por los derechos civiles. La cinta, que tuvo su premier en el pasado Festival de Venecia, fue acogida por la crítica de manera desigual aunque con un punto de acuerdo: no se podría haber buscado mejor actriz para encarnar a la rebelde intérprete de títulos como 'Buenos días tristeza', 'Al final de la escapada' o 'Lilith'.

«Mi primera impresión sobre Jean fue que era muy viva, muy presente, muy honesta. Era impulsiva y atrevida», ha señalado Kristen Stewart, quien ha reconocido que la valentía es uno de los puntos comunes que tiene con el personaje. «Una actriz debe serlo, tiene arriesgar y no interpretar un personaje, sino convertirse en él», ha defendido.

Por su parte, Benedict Andrews ha subrayado que la película ahonda en cómo fueron «los albores de la cultura de la vigilancia que vivimos hoy en día». Según ha puesto de manifiesto, ya entonces se comenzó a manipular la opinión pública con noticias falsas para desprestigiar a las personas más mediáticas que defendía públicamente los derechos civiles. Unas fake news que hay que saber identificar, según ha defendido. «El activismo público puede ser un problema para el estado y hoy en día con nuestros teléfonos móviles estamos muy expuestos a la vigilancia. Por suerte, la verdad tiene poder», ha concluido.