Martin Creed impartirá en marzo el taller 'Un nuevo trabajo' de la Fundación Botín

'Los músicos itinerantes', una performance que acompañó a una de las exposiciones de Martin Creed en Wassenaar (Países Bajos). /CB
'Los músicos itinerantes', una performance que acompañó a una de las exposiciones de Martin Creed en Wassenaar (Países Bajos). / CB

El artista y músico británico creará una performance que será presentada el día 5 de abril coincidiendo con la inauguración de la exposición

Rosa Ruiz
ROSA RUIZSantander

Martin Creed (Wakefield, Reino Unido, 1968) se encargará en marzo de ofrecer el primero de los talleres de artes plásticas de la Fundación Botín programado para 2019. Llevará por título 'Un nuevo trabajo', se desarrollará entre el 25 de marzo y el 5 de abril, y podrán participar un máximo de quince músicos (guitarristas y violinistas) o cantantes de formación clásica, con gran interés en el arte contemporáneo que serán elegidos por el propio artista para participar en esta experiencia única.

¿En qué consistirá el taller? En crear una performance que se ejecutará por primera vez el día 15 de abril, coincidiendo con la inauguración de una exposición con obras de Martin Creed que se mostrará en el Centro Botín. Ese trabajo formará parte de la muestra hasta su clausura y será además un elemento clave de la misma. Para ello, un grupo de cuatro músicos (dos cantantes, un violinista y un guitarrista) recorrerán el espacio de la muestra interpretando la nueva partitura creada durante el taller.

Martin Creed, galardonado en 2001 con el Turner Prize por su 'Work No. 227 - The lights going on and off' ('Las luces que se encienden y se apagan') es mundialmente conocido por utilizar todo tipo de medios en sus creaciones, entre las que se cuentan las performances, la instalación, el sonido, el texto, la escultura o el dibujo entre otras.

Sus performances desencadenan una reflexión sobre la noción de arte como objeto frente a una experiencia artística en tiempo real.

Así, la asistencia a las exposiciones de este artista es siempre una visita repleta de descubrimientos y sorpresas, convirtiendo el tiempo dedicado a ese espacio en una parte esencial de su obra creativa. La experimentación, la duda y el humor irónico son partes fundamentales de su práctica artística, una práctica que parte de la premisa de que todo arte proviene del sentimiento.

El artista seleccionará a los participantes y el plazo de solicitud se cerrará el 3 de febrero

El enfoque minimalista -y siempre controvertido- de las obras de este inglés de nacimiento y escocés de adopción, le lleva a prescindir en sus trabajos de todo aquello que él mismo considera fuera de lugar, innecesario o sin relevancia.

Su primera obra, titulada 'Work No. 3 (1986)', inauguraría el sistema de títulos que el artista ha seguido desde entonces. Todas sus obras funcionan como un archivo: sus 'Works' sólo se materializan cuando se exhiben. De lo contrario, existen como conjunto de instrucciones que deben ser meticulosamente ejecutadas cada vez que se exponen.

En cuanto al contenido, Creed remueve constantemente los conceptos actuales del arte, utilizando materiales ordinarios y situaciones comunes en sus obras. De este modo, une arte y vida cotidiana en un estilo artístico que a muchos confunde y a otros entusiasma, pero que jamás deja a nadie indiferente.

En lo que respecta a la música, su primera banda, llamada Owada, se formó en el año 1994 con Adam McEwen y Keiko Owada. En 2011 fundó su propio sello, Telephone Records.

Además de los numerosos discos que ha publicado, el más reciente en 2016, también ha compuesto numerosas obras orquestales, incluyendo la 'Work No. 955', para la Birmingham Symphony Orchestra; Work No. 994, para la Hiroshima Symphony Orchestra y la Work No. 1375, para la London Sinfonietta.

El taller

¿Qué hay que hacer para participar en este taller? A la hora de elegir a los quince participantes, que convivirán durante dos semanas para compartir su experiencia creativa, Creed busca a participantes con un profundo conocimiento de la teoría musical. Del mismo modo, es necesario disponer de apertura creativa, jugar con la improvisación y contar con algunas nociones escénicas, no sólo musicales. En el caso de los cantantes, se requiere un dominio pleno de solfeo y una experiencia demostrable en canto. Para los guitarristas y violinistas será obligatorio estar cursando o haber cursado quinto curso de grado medio en el Conservatorio. En su defecto, deberán demostrar plena solvencia con su instrumento.

Los participantes en este taller, que se desarrollará íntegramente en inglés, serán seleccionados por el propio artista entre todas las solicitudes que se presenten por vía telemática a través de www.fundacionbotin.org y www.centrobotin.org, donde ya pueden consultarse las bases. La recepción de solicitudes finaliza el día 3 de febrero de 2019 y los seleccionados se darán a conocer el día 18 del mismo mes.

Los que finalmente resulten seleccionados deberán aportar su propio instrumento y recibirán una ayuda económica de 455 euros dedicada a sus gastos de mantenimiento. Asimismo, se facilitará a los no residentes en Cantabria alojamiento en una residencia estudiantil.