'Soy rebelde'

La artista de origen inglés./
La artista de origen inglés.

A Jeanette a punto estuvieron de 'empapelarla', al considerarse subversiva la letra de su famosa canción. Que, por cierto, a ella no le gustaba al principio

ANJE RIBERA

«Yo soy rebelde porque el mundo me ha hecho así». A quién no le suena esta frase o, es más, quién no ha llegado a utilizarla en alguna ocasión. El paso del tiempo la ha convertido en parte del acerbo popular y en hasta manida expresión sine die, pero realmente su génesis tuvo lugar en 1971 en la mente creativa del compositor y arreglista Manuel Alejandro.

El maestro de Jerez de la Frontera se alió aquel año con el director de orquesta hispanoargentino Waldo de los Ríos y el productor italiano Rafael Trabucchelli para regalar a Jeanette su canción franquicia, aquella que la hizo popular en un país que trataba de alejarse del inmovilismo del franquismo mediante tímidas ráfagas de aire importadas del extranjero. El magistral uso de una melodía basada en piano, instrumentos de viento y violines envolvió la suave voz de Jeanette para crear un producto que incluso hoy en día, más de cuarenta años después, funciona.

Este acto de rebeldía de algo menos de tres minutos y medio fue protagonizado, paradójicamente, por una pija como Jeanette, nacida en el seno de una familia acomodada. Pero eso no pasa del estatus de anécdota. Lo cierto es que este tema sobre la incomprensión, sobre lo que en los ochenta se denominaba el 'síndrome de Calimero' y con anterioridad 'síndrome Jeanette', se convirtió en un gran éxito que escaló hasta el número uno en las listas de España y Latinoamérica. Su intimismo melancólico recordaba mucho al estilo de la francesa Françoise Hardy. Tal vez fue eso lo que le llevó a conseguir un reconocimiento, asimismo, en el Viejo Continente.

Biografía

Janette Anne Dimech Rued (Londres, 1951), conocida en el mundo musical como Jeanette, porta en su sistema circulatorio una mezcolanza de sangre. Su padre era un belga nacido en el Congo, pero de ascendencia maltesa, y su madre, una canaria con orígenes ingleses. A ello hay que unir que, pese a nacer junto al Támesis, su niñez transcurrió en Los Ángeles y su adolescencia en Barcelona, tras el divorcio de sus progenitores cuando tenía 13 años. Fue en la Ciudad Condal donde esta joven cosmopolita y con carácter, algo nada presumible por su voz y maneras dulces, se adentró en el mundo de la música como vocalista del grupo Pic-Nic. El quinteto llevó a la fama su imagen bohemia e ingenua tras grabar tres singles y un LP. Pero en 1969 Jeanette optó por el matrimonio y se casó con un austriaco que la llevó a residir a Viena, donde nació su hija. Cuando parecía que se había alejado definitivamente del espectáculo, la discográfica Hispavox la convenció para que iniciara una carrera en solitario. Por ello en 1971 regresó a Barcelona para grabar 'Soy rebelde', cuyo single se vendió de forma extraordinaria. Luego llegaron 'Estoy triste' (1972), 'Palabras, promesas' (1973) y 'Por qué te vas' (1974), canción compuesta por José Luís Perales que saltó a la fama cuando fue elegida para formar parte de la banda sonora de la película 'Cría cuervos' (1975), de Carlos Saura. Se vendieron millones de copias de este tema, que triunfó en Francia, Alemania y Holanda. Ello permitió que Jeanette cantara en el mítico Olympia de París. Un excelente disco grabado en Francia en 1977, pero que tuvo nula repercusión en España, llevó a la londinense a tomarse un receso. Regresó en 1981 con el larga duración 'Corazón de poeta', compuesto también por Manuel Alejandro, editado por RCA y recibido con entusiasmo por el mercado gracias a los temas 'Frente a frente' y 'Corazón de poeta'. En la discográfica intentaron repetir la fórmula con 'Reluz' (1983), pero no funcionó. Tampoco 'Ojos en el sol' (1983) y Jeanette abandonó RCA para enfocar su carrera en el extranjero. En 1989 protagonizó un nuevo intento de introducirse en las listas de éxitos nacionales con el 33 revoluciones 'Loca por la música', editado por la casa independiente Twins. La producción de Luis Gómez-Escolar y Julio Seijas no bastó para ganarse la complicidad de los aficionados. En la década de los noventa se aferró a la moda de la nostalgia y recorrió toda España con el espectáculo 'Mágicos 60', que compartió con otros históricos como Tony Ronald, Lorenzo Santamaría, Micky y Karina. Ahora se ve poco sobre los escenarios a esta mujer que, si no fuera por la música, probablemente habría encaminado su actividad profesional hacia oficios como piloto o azafata de vuelo, como soñaba en su niñez. Atrás queda una carrera quizá no suficientemente reconocida, pese a la gran influencia que ejerció en artistas posteriores como Ana Torroja. En la actualidad Jeanette reside en Madrid.

Aunque ahora pueda resultar risible, el 'consumo' de 'Soy rebelde' estaba prohibido a los menores de dieciséis años, al considerarse subversiva su letra. Según contó en una entrevista la propia Jeanette, en una ocasión un funcionario amenazó con 'empapelarla' por cantar este tema, aunque finalmente se reprimió al ver su nacionalidad británica. «Hombre, es extranjera, puede cantar cosas así como 'Soy rebelde', pero que no se pase la guiri porque a la primera... Los cantautores catalanes ya lo saben», debió decir el representante de la administración.

La censura tardofranquista, ya cerca de su estertor, todavía se empeñaba en evitar que los españoles fueran contaminados por cualquier signo de vanguardia. Revolucionario lo llamaban los defensores del régimen. Pese a ello, esta creación pop forma parte de la cultura sonora de todos los que vivimos el final del pasado siglo y, me atrevo a pensar, gracias a las constantes reediciones y versiones, también de las generaciones que ya tienen como hábitat dominante el XXI.

Canción triste por antonomasia, constituyó el primer tema que la discográfica Hispavox otorgó a Jeanette para que iniciara su carrera en solitario, lejos del grupo Pic-Nic, con el que debutó en el mundo del disco. Ella en un principio no se vio impresionada por la composición de Manuel Alejandro, pero los directivos de la discográfica la animaron a grabarla.

«Por decir la verdad, no me gustó y no la quise cantar porque sentí entonces que me habían cambiado el estilo del folk de Pic-Nic para pasar a la música romántica, con la cuál todavía no me sentía identificada. Empece una pequeña batalla con la compañía que, claro está, ganó ella y yo grabé 'Soy rebelde', sin saber lo que me esperaba en el futuro», desveló en una entrevista.

Ella, aún casi una adolescente de 20 años, pese a estar ya casada, se equivocó, porque fue llegar y besar el santo. 'Soy rebelde' convirtió a la londinense en figura de la balada y en una adelantada para su tiempo. Aunque no fue su intención, durante los setenta se erigió en imagen de una generación disconforme, condición que, por otra parte, chocaba con su voz dulce y cándida.

La historia de aquella chica incomprendida y solitaria que se reprocha su existencia de la que habla la letra prendió entre los jóvenes aficionados al pop. Estaban necesitados de un himno que canalizara la rebeldía típica de su edad, de su apasionamiento, de su fantasía, de su idealismo... Había muchos deseos de cambiar España, de enfrentarse a un sistema que los encorsetaba y coartaba las ansias de libertad.

La repercusión de 'Soy rebelde' fue tal que incluso Jeanette se vio obligada a grabarla en varios idiomas inglés, francés, portugués, italiano... y hasta japonés, algo que no le resultó difícil debido a su condición de políglota, al haber residido durante su niñez en distintas ciudades del mundo. El single se distribuyó en veinte países y fue el tema más vendido de los compuestos por Manuel Alejandro.

LETRA

Yo soy rebelde porque el mundo me ha hecho así,

porque nadie me ha tratado con amor,

porque nadie me ha querido nunca oír

Yo soy rebelde porque siempre sin razón

me negaron todo aquello que pedí

y me dieron solamente incomprensión

Y quisiera ser como el niño aquel

como el hombre aquel que es feliz

y quisiera dar lo que hay en mí

todo a cambio de una amistad

Y soñar, y vivir

y olvidar el rencor

y cantar, y reír

y sentir sólo amor

VERSIONES

Rosario Flores, auténtica especialista en mejorar con sus interpretaciones el original, reverdeció 'Soy rebelde' en 2009.

El dúo de la República Dominicana Franny & Zooey interpretó la canción que hoy analizamos con un ritmo entre pop y punk en un disco de homenaje hispanoamericano a Jeanette.

El grupo argentino Attaque 77 ofreció su visión de 'Soy rebelde' en 1998.

Manuel Alejandro escribió la canción pensando en la mexicana Sola, pero finalmente la discográfica la destinó a Jeanette. Sola también la grabó, en 1972. No obtuvo mucho éxito.

Ana Belén interpretó la obra de Manuel Alejandro en 2003, dentro del disco colectivo Inocencia olvidada. Su visión sigue un estilo pop-rock.

También interpretaron 'Soy rebelde' artistas como la brasileña Lilian, el catalán Albert Pla, los colombianos Adriana García y Elkin Calderón, la mexicana Jolette, del programa 'La academia'; Fernando Caro, Pastora Soler e India Martínez, la francesa Nathalie Cardone, El Noi del Sucre y la también azteca Regina Orozco.

 

Fotos

Vídeos