El FIS recibe hoy a la Filarmónica de Rotterdam en el adiós de Nézet-Séguin

La orquesta es conocida internacionalmente por la intensa energia de sus actuaciones y su enfoque innovador hacia el público. /Han Hordijk
La orquesta es conocida internacionalmente por la intensa energia de sus actuaciones y su enfoque innovador hacia el público. / Han Hordijk

El director franco-canadiense se despide esta temporada de la orquesta holandesa, formación que celebra este año el centenario de su fundación

Guillermo Balbona
GUILLERMO BALBONASantander

Un aniversario y una despedida. Ambos confluyen en la penúltima velada sinfónica de esta 67 edición del Festival Internacional de Santander. La presencia del director Yannick Nézet-Séguin, al frente de la Filarmónica de Rotterdam, centra la cita de la sala Argenta. Y como puente musical, antes de la clausura del sábado a cargo de la Orquesta de Budapest, un recital de piano, mañana viernes, de las hermanas Katia y Marielle Labèque.

Nézet-Séguin, tras desarrollar un intenso trabajo como titular, se despide este año en el que afrontará la dirección musical de la Metropolitan Ópera House, que compatibilizará con la Orquesta de Filadelfia. Su personalidad y energía le han convertido en un director puntero. Hoy ofrecerá en Santander su interesante lectura de la Sinfonía Romántica de Bruckner.

Agenda del Festival

Hoy.
Palacio de Festivales. Sala Argenta · 20.30 horas. Rotterdams Philharmonisch Orkest. Yefim Bronfman, piano. Yannick Nézet-Seguin, director. Programa: Franz Lisz. Concierto de piano n. 2 en La Mayor S. 125 y Anton Bruckner, Sinfonía n. 4 en Mi bemol Mayor (WAB 104).
Mañana.
Palacio de Festivales. Sala Argenta 20.30 horas. Katia y Marielle Labèque, pianos. Raphael Seguinier, batería. Gonzalo Grau, percusión. Programa: Philip Glass y Leonard Bernstein.
Sábado, clausura.
Palacio de Festivales. Sala Argenta 20.30 horas. Budapest Festival Orchestra. Christina Landshammer, soprano. Ivan Fischer, director.

Katia y Marielle Labèque, reconocidas internacionalmente como un dúo de gran sincronización y energía al piano, rendirán mañana homenaje al compositor Leonard Bernstein en el centenario de su nacimiento, acompañadas por los percusionistas Raphael Seguinier y Gonzalo Grau.

El director franco-canadiense se despide esta temporada de la formación holandesa, orquesta que celebra este año el centenario de su fundación. La gran técnica del pianista Yefim Bronfman completa la velada. Liszt y su Concierto de piano n. 2 en La Mayor S. 125 y la citada Sinfonía n. 4 en Mi bemol Mayor (WAB 104) de Bruckner configuran el programa. El pianista Yefim Bronfman permite que la conjunción musical sea más rotunda en esta penúltima noche sinfónica del Festival santanderino.

«La música puede llegar a las regiones del alma donde no pueden hacerlo las palabras». Con esta frase, Schopenhauer resume el cambio fundamental que se vivió durante el Romanticismo: la música instrumental, liberada de la secular dependencia del texto, se convierte en la representación de la esencia última de la realidad. Paradójicamente, el Romanticismo también vio el nacimiento de la música programática.

El director Yannick Nézet-Séguin se despide de la formación holandesa y afronta la dirección musical del Metropolitan Opera House.
El director Yannick Nézet-Séguin se despide de la formación holandesa y afronta la dirección musical del Metropolitan Opera House. / Hans Van der Woerd

El repertorio de este jueves, según subraya las notas al programa de Eduardo Molero Illán, muestra un equilibrio entre las dos ideas: la música absoluta capaz de trascender el mundo tangible está presente tanto en la Sinfonía de Brucknercomo en el Concierto de Liszt, que explota todas las posibilidades técnicas del solista. A su vez, ambas composiciones se relacionan con la música programática: gracias a las cartas de Bruckner sabemos que su sinfonía sigue un programa, y el concierto de Liszt, escrito en un movimiento, a menudo ha sido denominado como «poema sinfónico con piano» o «concierto sinfónico». Las dos obras son producto de largos procesos de revisión de sus respectivos autores.

En la primera parte, el gran pianista Yefim Bronfman estará acompañado por la Orquesta de Rotterdam para interpretar a Liszt. Reconocido como uno de los pianistas más aclamados y admirados del momento, el músico ruso se encuentra entre un puñado de artistas regularmente solicitados por festivales, orquestas, directores y ciclos de conciertos. Su dominio técnico, poder y excepcionales dotes líricas son destacadas continuamente por la prensa y el público.

La Rotterdams Philharmonisch Orkest se encuentra entre las principales orquestas europeas y es conocida internacionalmente por la intensa energía de sus actuaciones, sus aclamadas grabaciones y su enfoque innovador hacia el público.

La Rotterdam desde 1930, bajo la dirección de Eduard Flipse, se convirtió en unas de las orquestas más importantes de Holanda. En los años 70, con Jean Fournet y Edo de Waart, la formación ganó reconocimiento internacional. El nombramiento de Valery Gergiev abrió una nueva etapa de florecimiento, que continuo hasta 2008 con Nézet-Séguin, quien se convertirá en director honorífico. Lahav Shani comenzará su primera temporada como director principal en 2018-2019.