Santander se asoma en 'La España de Laurent. Un paseo fotográfico por la Historia'

Santander se asoma en 'La España de Laurent. Un paseo fotográfico por la Historia'

La Real Academia de Bellas Artes de San Fernando acoge 200 imágenes cotidianas del XIX realizadas por el retratista de personajes como la Reina Isabel II

G. BALBONA

Santander forma parte de la iconografía de una de las muestras sobre fotografía más importantes en este umbral de 2019 y que enlaza con la nueva temporada: 'La España de Laurent. Un paseo fotográfico por la Historia', que se podrá visitar hasta el mes de marzo en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, a través de 200 imágenes, la vida y costumbres del país en el siglo XIX desde el punto de vista del fotógrafo, que retrató a personajes como la Reina Isabel II. Una cita concebida como un repaso a toda la trayectoria de Laurent y la variedad de temas que tocó en su vida como fotógrafo y como empresario fotográfico en una selección de piezas de época como positivos a la albúmina.

Promovida por el Instituto del Patrimonio Cultural de España, la muestra se enmarca dentro de los actos del Año Europeo del Patrimonio Cultural. Aproximadamente el 60% de la muestra proviene de fondos de la fototeca del Instituto del Patrimonio. En ella se conservan 14.000 placas de vidrio al colodión del archivo Laurent que quizá constituyen su mayor tesoro. Es el mayor archivo que se conserva en España de esta naturaleza, de la segunda mitad del XIX.El francés Jean Laurent fue uno de los pioneros de la fotografía en España. Puso bajo su lente a un país que se debatía entre el impulso de la modernidad y el anclaje a la tradición.

LA EXPOSICIÓN

En datos
'La España de Laurent. Un paseo fotográfico por la Historia se podrá visitar hasta el 3 de marzo en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid.
200 imágenes
Proceden de la Fototeca del Patrimonio Histórico, las colecciones de la Biblioteca Nacional de España, Patrimonio Nacional y Museo del Prado, más colecciones particulares de toda España, muchas de ellas inéditas.

El mar y el puerto en el caso de Santander son referentes obligados en su revisión gráfica histórica. La belleza del paisaje, el verano y sus tradiciones, la huella del Machichaco o la llegada de las tropas procedentes de Cuba. Hay que remontarse al año 1867 para encontrar el principio de todo: ese año, el fotógrafo Jean Laurent divulgó por primera vez su «tríptico del puerto de Santander». En él incluía la bahía en su catálogo de vistas de España que puede verse en la muestra.

Desde entonces no ha dejado de ser un icono estilístico, un paisaje que encierra en sí mismo el ser de una ciudad. Como señaló la responsable del CDIS, Manuela Alonso, ha sido una constante el intento por capturar la luz sobre la superficie del mar. Tanto profesionales como aficionados firmaron cuadros que buscaban simular la pintura marina. La muestra 'Viaje por España', que exhibió el CDIS en su Sala Ángel de la Hoz, integrada por imágenes de edificios emblemáticos y lugares pintorescos, el imaginario que los viajeros románticos y los primeros fotógrafos extranjeros difundieron de España, ya destacó algunas de las primeras fotografías del galés afincado en Madrid Charles Clifford y dos obras de Laurent. Conocido en España como Juan Laurent, nació en la Borgoña francesa y aprendió en París las técnicas de la fotografía que estableció en Madrid en 1844. En 1856 abrió su famoso negocio en el número 39 de la Carrera de San Jerónimo, aprovechando el estudio de la otra gran figura, Charles Cllifford. La técnica que aplicó fue la del negativo al colodión húmedo, que cuando tenía que salir fuera a retratar monumentos, etc, requería transportar un carro laboratorio.

En la muestra se pueden ver desde instantáneas ilustrativas de las vías férreas que se construían en toda España, muchos de ellas, pagadas por las administraciones, a retratos de reinas y nobles (o de muchachas bellas que cantaban por la calle) o hasta un fotorreportaje que capta el descarrilamiento de un tren en un puente. Como retratista dio lugar a un archivo extraordinario de la sociedad de su tiempo, al tiempo que los formatos y temas de su fotografía se multiplicaban: reproducciones de obras de arte, series de los fondos del Prado; series taurinas y circenses y panorámicas de ciudades (Santander) y monumentos.

Las fotos de la muestra, comisariada por Óscar Muñoz y Carlos Teixidó, tienen una nitidez sorprendente y una calidad excepcional gracias a la conservación en su soporte original en placas de vidrio de colodión húmedo y también «al extremo cuidado de sus herederos, que no solo lo conservaron sino que lo enriquecieron».