Ciclismo

El Alto de Quijas y el velódromo de Sniace, zonas de privilegio para seguir la etapa

El Alto de Quijas y el velódromo de Sniace, zonas de privilegio para seguir la etapa

Los 32 kilómetros de recorrido están repletos de repechos, lugares perfectos para presenciar una contrarreloj

Marcos Menocal
MARCOS MENOCALSantander

Emoción colgada del reloj. Una contrarreloj es un suplicio controlado encima de la bicicleta para un ciclista y un espectáculo de cerca para el espectador. El aficionado cántabro está de enhorabuena porque podrá mirarle a la cara uno a uno a los supervivientes de la Vuelta en plena agonía. Cada minuto un rostro desencajado más. La etapa de mañana parte de Santillana del Mar y concluirá en el velódromo Óscar Freire de Torrelavega. Cualquier cuneta es buena para ver el espectáculo pero no es menos cierto que hay lugares en los que se puede disfrutar en grado sumo.

El recorrido está lleno de trampas. La carretera de Oreña, Toñanes y Cóbreces pica para arriba y castigará las piernas de los ciclistas. En esa zona el espectador tendrá una perspectiva muy amplia ya que la carretera permite seguir al corredor desde lejos. Una vez que se adentren en Cóbreces, Novales y Golbardo, cualquier repecho puede ser bueno para presenciar el paso de los ciclistas. Los desniveles reducirán la velocidad y se podrá disfrutar mejor.

Sin duda uno de los lugares que estará poblado de hinchas será el Alto de Quijas. Son apenas dos kilómetros, con carretera amplia, pero que harán mucho daño a los contrarrelojistas consumados y aún más a los que no lo son.

Los equipos pasarán ya en sus respectivas bases en Cantabria la jornada de descanso de hoy en la Vuelta

También será una zona privilegiada para colocarse en la cuneta; la perspectiva es única. Una vez que coronen el alto, emprenderán una bajada con dos curvas muy amplias y que los ciclistas tomarán a gran velocidad. En un punto en el que la espectacularidad de los ciclistas acoplados a su bicicleta es enorme, pero al pasar a una velocidad tan alta es menos apreciable el esfuerzo y algunos de los detalles que engrandecen este deporte y, en concreto, la modalidad de la contrarreloj.

Una vez abajo, el trazado cruza las localidades de Torres, Puente San Miguel y Torrelevega, No es menos cierto que la entrada al velódromo de Sniace es uno de los lugares más atractivos para presenciar la etapa. Allí, además de que los corredores llegarán en pleno esfuerzo y apurando sus fuerzas, permitirá al espectador estar enterado en todo momento y en tiempo real de los registros, cambios en la clasificación y demás aspectos relacionados con el cronometraje.

Por otro lado, la organización de La Vuelta habilitará una pantalla de grandes dimensiones junto a la línea de meta que posibilitará seguir la etapa en directo a través de las imágenes y al tiempo ver la llegada de los corredores a escasos metros.

El pelotón, en Cantabria

Tras el final de etapa en Covadonga, la caravana de la Vuelta tomó rumbo a Cantabria, donde pasará la jornada de descanso de hoy, lunes antes de la contrarreloj de este martes entre Santillana del Mar y Torrelevaga. Se trata de una etapa intercalada entre las jornadas de montaña asturianas y vascas y que sigue al último día de descanso de la ronda.

Los equipos pasan ya en Santander y Torrelavega la jornada de descanso, preparando la cita y cumpliendo en algunos casos compromisos publicitarios. Es el caos del Movistar, que este lunes por la mañana ofrece en Suances una rueda de prensa que se prevé más interesante de lo que se podía prever en un primer momento tras la criticada actuación de Nairo Quintana durante las dos últimas etapas de la ronda. Y es que el colombiano estará acompañado en la convocatoria de prensa por Alejandro Valdeverde.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos