Jornada 32

El Eibar mereció el triunfo pero sólo logró el empate ante la Real

Jordán celebra el gol del empate. / Javier Etxezarreta (Efe)

Un tanto de falta directa de Jordán en el minuto 85 mantiene a los dos conjuntos en tierra de nadie

EFE

El Eibar se llevó un empate de Anoeta, que debió de ser un triunfo, ante una Real Sociedad que parece haber bajado los brazos en el último cuarto de temporada y que intentó vivir de las rentas generadas por el gol de Juanmi Jiménez en el inicio del partido.

Muchos aficionados locales se perdieron el gol de su equipo, logrado por el delantero malagueño que está en un gran momento de forma en este final de temporada, y que consiguió el tanto más rápido en la historia de la Real a los once segundos de juego, al culminar una triangulación en la que participaron Oyarzabal y el asistente Sangalli.

La Real pareció conformarse con esta ventaja sin ser consciente de que los partidos duran 90 minutos y, contra los equipos de José Luis Mendilibar, todavía alguno más, de forma que fue el conjunto eibarrés el dominador de la primera mitad durante buena parte de la misma, eso sí con escasa profundidad y apenas ocasiones de gol.

1 Real Sociedad

Rulli; Zaldua, Aritz, Llorente, Muñoz; Zubeldia (Joan Bautista, min. 89), Sangalli (Rubén Pardo, min. 65), Merino; Juanmi, Barrenetxea (Sandro, min. 55), Oyarzabal.

1 Eibar

Dmitrovic; De Blasis, Oliveira, Sergio Älvarez, Cote (Pedro León, min. 81); Orellana, Escalante, Jordán, Cucurella; Marc Cardona (Charles, min. 77), Sergi Enrich.

goles:
1-0, min. 1: Juanmi. 1-1, min. 84: Jordán.
árbitro:
Jaime Latre (Comité Aragonés). Amonestó a Llorente, Rubén Pardo, De Blasis y Jordán.
incidencias:
Partido de la trigésima segunda jornada de la Liga Santander, disputado en el estadio de Anoeta ante 24.308 espectadores.

La más clara para los azulgranas llegaría en el minuto 34, en un centro colgado al área pequeña realista, Rulli decidió no salir a por el balón y el esférico estuvo a punto de llevarlo a la red Marc Cardona.

La Real no entendió la lección de otras tardes y, queriendo gestionar su exigua renta, dejó el control del partido a los eibarreses también en el segundo tiempo, lo que hizo que estuviera cerca de encajar el empate a los cinco minutos de la reanudación otra vez con el protagonismo de Cardona.

Cururella y Jordán siguieron asolando la portería blanquiazul en las siguientes acciones, la afición de Anoeta no lo veía nada claro y la Real movió ficha para dar mordiente a su ataque con la entrada de Sandro.

El problema sin embargo era otro, el ritmo de los eibarreses era muy superior, su dominio siguió intensificándose y nuevamente le tocó sufrir a la Real en un remate al palo de Sergi Enrich y en otro instantes después de Escalante, con Anoeta comiéndose las uñas y muy enfadada con su equipo.

La Sociedad Deportiva Eibar conseguiría la justicia a sus muchos méritos en el tramo final del encuentro, Mendilibar sacrificó a su lateral Cote para meter a Pedro León e instantes después llegaría el gol de Jordán, de falta directa perfectamente ejecutada que al menos resarcía parcialmente a su equipo por el buen encuentro realizado.

El árbitro anuló en el descuento un gol a Mikel Oyarzabal por fuera de juego que no mereció mucha protesta de un Anoeta resignado.