Golf

El Gran Premio llega a Mini Augusta

Uno de los participantes en el Gran Premio de Golf de El Diario Montañés./Sane
Uno de los participantes en el Gran Premio de Golf de El Diario Montañés. / Sane

El campo Ramón Sota, en Agüero, acoge la sexta competición de la fase regular y que decidirá los últimos clasificados para la gran final del 4 de noviembre en Pedreña

Marco García Vidart
MARCO GARCÍA VIDARTSantander

El Gran Premio de Golf de El Diario Montañés llega hoy a su final en cuanto a la competición regular se refiere. La última prueba antes de la gran final del día 4 de noviembre en el Real Golf de Pedreña. Lo hará hoy en uno de los tres campos que hay en Marina de Cudeyo. El Ramón Sota, en Agüero, será el escenario donde 120 golfistas, desde las 8.30 horas, comiencen la primera de las vueltas a los dos recorridos que tendrán que completar. Porque el Ramón Sota sólo tiene nueve hoyos. Un pequeño campo aunque cargado de simbolismo. Para muchos aficionados de la región, el Ramón Sota también es conocido como el Mini Augusta.

El apodo viene dado por los guiños que el trazado de Agüero hace a los míticos 18 hoyos del estado de Georgia. «El campo más bello de todos». Ramón Sota, la primera gran referencia del golf en Cantabria, participó en el Masters por primera vez en 1964 y en 1965 fue sexto, el mejor europeo hasta entonces. Su sobrino, Severiano Ballesteros, fue más allá que su tío y colgó en su armario dos chaquetas verdes de campeón. La pasión de los Ballesteros Sota por el Augusta National Golf Club se plasmó en el campo de Agüero. Diseño de Seve. Retazos del campo más bello de todos en un municipio de la costa cántabra.

EL CAMPO

Recuerdos de Augusta
Es un diseño de Seve. A él y a su tío Ramón Sota les entusiasmaba el campo norteamericano.
Nueve hoyos
Los participantes tendrán que hacer dos recorridos. Todos pares 3 y cortos. El más largo, el hoyo 9, con 177 metros.
Dificultades
Están en los greens, que tienen muchas caídas diferentes. Y dos lagos condicionan el juego en cuatro hoyos.

El trazado de Marina de Cudeyo es de nueve hoyos, por lo que los golfistas del Gran Premio de Golf deberán dar dos vueltas al campo para totalizar 18. Todos ellos son un par 3, con lo que el global del campo es un par 54. En un entorno de lo más campestre, un par de lagos condicionan el juego en cuatro de los nueve hoyos (1, 3, 5, y 7). Especialmente delicado es en el caso de los dos primeros, los hoyos 1 y 3. Sus greens están peligrosamente cerca del agua. Un error con el putt se paga con una bola remojada.

Campo asequible

El campo de golf Ramón Sota es de los más asequibles para los protagonistas del Gran Premio de Golf de El Diario Montañés. Sin grandes complicaciones y hoyos exageradamente largos - el que más es el hoyo 9, de 177 metros-, es ideal para los golfistas amateurs con hándicaps altos. El principal peligro viene a la hora de utilizar el putt, ya que sus greens tienen muchas caídas diferentes que dificultan el juego a la hora de embocar. Otro pequeño enemigo es la brisa que suele soplar por esa zona de Marina de Cudeyo.

Partipación muy alta

La prueba de hoy en el Ramón Sota significará el cierre de la competición para muchos jugadores. Faltará solo la final del 4 de noviembre en Pedreña. El balance de lo conseguido hasta el momento no puede ser más positivo. «Las modificaciones que hemos realizado han dado sus frutos porque la participación ha sido muy alta en todos los campos», señala Nemesio Ochoa, director del Comité Técnico del Gran Premio de Golf de El Diario Montañés. «Prácticamente en todos los campos ha habido lista de espera. En Nestares 20 personas se quedaron sin jugar, en Pedreña hemos batido el récord de jugadores en un torneo...»

Los cambios que ha introducido este año el Gran Premio de Golf respecto a otras ediciones -en las que el torneo se denominaba Circuito Montañés de Golf- se han centrado en «organizar un torneo social en el campo que se visita, con el objetivo de que juege el mayor número posible de golfistas 'locales'. Todo ello con la estructura ya consolidada de muchos años que tiene esta competición». A la par, el premio de disputar la final en el campo más señero de todos, el Real Golf de Pedreña, ha sido un aliciente para todos los jugadores. «Y ahí están los resultados».

El Ramón Sota otorgará a otros cuatro jugadores el billete a esa final que ya tienen otros 18 golfistas para disputar los títulos del Gran Premio de Golf de El Diario en Pedreña. El campo en el que un niño llamado Ramón Sota empezó a ganar un poco de dinero en la España de la posguerra recogiendo bolas en ese extraño deporte que empezaba a jugarse en su pueblo. Hoy, el Gran Premio llega al campo que lleva su nombre y que regentan sus hijos. Al Mini Augusta. El recuerdo de Ramón Sota del campo «más bello de todos».

Temas

Golf

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos