Los primeros pasos del béisbol

David batea la pelota. Detrás, en fila, Kendra, Aitana, Alisa, José Ángel, Carlos y Jorge, entre otros./
David batea la pelota. Detrás, en fila, Kendra, Aitana, Alisa, José Ángel, Carlos y Jorge, entre otros.

Más de 135 benjamines participan en la fase clasificatoria para los Juegos Escolares, que se celebró el sábado en el colegio Agustinos de Santander

JOSÉ CARLOS ROJOSantander

El patio del colegio Agustinos de Santander se abarrotó de pequeños el sábado como lo hace en un recreo cualquiera entre semana. Pero los juegos en este caso estaban muy organizados. La Federación Cántabra de Béisbol y Sófbol coordinó la fase clasificatoria de los Juegos Escolares para las categorías benjamines, con 135 niños distribuidos en 10 equipos de cuatro colegios: Ramón Pelayo, Portus Blendium, Mateo Escagedo y Jardín de África.

«Ha sido estupendo contar con todos ellos ahí reunidos, en un mismo espacio, comprobando que la afición por este deporte continúa creciendo cada año», explica José Antonio Alonso, presidente de la Federación. Se vieron en total 20 partidos con resultados muy apretados por lo igualado del nivel de los pequeños. «Y destacó el buen ambiente y la deportividad que exhibieron jugadores, profesores y padres, algo de lo que nos sentimos especialmente orgullosos porque es lo que buscamos».

La fase clasificatoria de alevines se disputará, también en los Agustinos, el próximo 5 de marzo, con otro buen nutrido grupo de jóvenes promesas. «Creo que esta afluencia de niños es gracias a todo el trabajo que hemos venido haciendo en los colegios con clases específicas de béisbol, para dar a conocer este deporte entre los escolares», recuerda José Antonio Alonso.

En total, durante el pasado curso visitaron 16 centros de toda la región para enseñar las bases de esta práctica a más de 2.000 niños desde tercer curso de primaria y hasta sexto. La finalidad de estos talleres siempre fue doble, por un lado promocionar y dar a conocer el deporte, y por el otro animar a participar en los Juegos Deportivos Escolares.

La ilusión de futuro

El pasado año existía un grupo sénior en primera división. «Fue estupendo, pero al final no se ha podido mantener este año», lamenta el presidente de la federación. Uno de los mayores escollos es la falta de un campo donde jugar. La instalación de Rostrío está en muy malas condiciones por el uso indebido del paseante y por las inclemencias meteorológicas, que han degradado el espacio que sobrevive sin apenas mantenimiento.

«Eso va a mejorar. El Ayuntamiento de Santander ya nos ha prometido una nueva instalación y es una ilusión que tenemos y que esperamos que se cumpla pronto», cuentan desde la federación. Probablemente la ubicación se adecúe a los nuevos terrenos donde pretende ampliarse el Complejo Municipal de Deportes en La Albericia.

El proyecto permitiría a los más de 300 niños federados jugar cerca de casa y en una instalación de alta calidad. «Y nos ayudaría a recuperar al equipo sénior, que jugaba en Madrid cuando le tocaba en casa, con el gasto y perjuicio que eso suponía», explica Alonso. «Cuando recuperemos ese equipo tendremos de nuevo un referente para los más pequeños, algo que necesitan todos los deportes y que es fundamental para que los niños tengan dónde mirarse y dónde jugar una vez dejen las categorías menores. Porque a día de hoy muchos tienen que abandonar superados los 18 años». La final de los Juegos Escolares se celebrará el próximo 25 de abril.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos