Remo

Camargo, campeón regional de bateles con polémica

Los remeros de Astillero protestan a los jueces mientras Camargo celebra la victoria/Luis Palomeque
Los remeros de Astillero protestan a los jueces mientras Camargo celebra la victoria / Luis Palomeque

El Campeonato de Cantabria de bateles se cierra con las protestas de Astillero, Santoña y AN Castro | Trasmiera y los camargueses fueron descalificados el sábado, pero finalmente pudieron bogar el domingo ya que la Federación Cántabra cambió el sistema sobre la marcha | Camargo y Astillero irán al Nacional

RAFA GONZÁLEZSantander

Tensión, mucha tensión, un título para Camargo y el monumental enfado de Astillero, que se siente perjudicado. Eso por no hablar de la rectificación sobre la marcha de dos descalificaciones y el cambio en el sistema de competición, algunos barcos bogando al 'tran trán' en señal de protesta y un campeonato disputado contrarreloj sin que siquiera se correspondiera con el plan que señalaba el programa impreso. Y una luna rota. Involuntariamente, pero rota. La de la Federación Cántabra de Remo. Y quizá no todos, pero casi todos descontentos. Así fue el Campeonato de Cantabria de bateles disputado en aguas de Punta Parayas. Una cita en la que Camargo ondeó el trapo en el cierre del calendario del barco pequeño –al margen del Campeonato de España, al que irán verdes y azules– y que deja algunas heridas abiertas.

Heridas como la de Camargo, que vio algo deslucida su victoria por la bronca que rodeó la regata, por mucho que sus adversarios se esforzaran en mostrar– así se lo dijeron y así lo hicieron ver ante el público, sin dudar en aplaudirles– que aquello no iba contra ellos. Y heridas como la de Astillero, que se sintió perjudicado al readmitirse a barcos descalificados y cambiarse un sistema de competición con el que no estaban de acuerdo. Y como la de Trasmiera, que al final pudo remar, pero que había sido descalificada el día anterior por un choque de palas, como lo fue Camargo. Y como las de la Federación, con un sistema que el sábado propició el caos y ayer cambió sobre la marcha disputando un campeonato oficial contrarreloj. Algo raro, muy raro.

El caso es que Camargo se impuso a Astillero y Trasmiera mientras los azules amenazaban con no remar este año en Cantabria salvo en el barco grande por lo que consideran una discriminación y AN Castro, el club alternativo de la villa, lo hacía con calma, con un ritmo ni siquiera de entrenamiento en señal de protesta mientras algunos de sus adversarios aplaudían el gesto de reclamación. Y todo, claro, con un enorme retraso. Porque al acumulado y previsible por lo que se pudiera alargar la competición anterior de juveniles se unió la polémica por la decisión de los jueces y ese improvisado sistema con los equipos saliendo contrarreloj, en lugar de la tanda prevista. Queda además la sensación de que dándolo todo Astillero hubiera ganado. Claro que a los camargueses tampoco les iba la vida en ello y haría falta ver qué hubiera pasado en un campeonato al uso. Lo que está claro es que Camargo es campeón, y eso es de las pocas cosas que no admiten discusión o debate en la caótica jornada de ayer.

Y todo pese a que los camargueses estaban a primera hora eliminados por su exclusión del sábado, aunque ya se barruntaba que su recurso, como el de Pedreña, podía prosperar. Así fue, tras revocar el Comité de Regatas la decisión de los jueces. Y una vez cambiado el plan, o rectificado la decisión, se decidió que todos los barcos remaran por la misma calle para evitar lo ocurrido el sábado. Cuando en las dos tandas, en las que se salía con un minuto de diferencia, hubo los toques de palas que provocaron la polémica.

Arriba, un remero de Astillero explica a Camargo que las protestas no son contra ellos. Abajo, Camargo ondea la bandera. Y la luna rota de la furgoneta Federativa. / Luis Palomeque

A ratos incluso los remeros azules mostraron su disgusto por la celebración camarguesa. Todos –y sobre todo ellos– habían remado de aquella manera para mostrar su protesta. De hecho, tanto los azules como Santoña meditaron incluso impugnar la competición. Y Elisabet Carral, presidenta de Astillero, anunció que el club medita la posibilidad de no remar más este año en Cantabria en las regatas federativas ante lo que consideran un trato discriminatorio de la FCR.

En lo puramente deportivo, la regata fue muy igualada y al término de los cuatro largos Camargo fue el más rápido y aventajó a Astillero en tres segundos, si bien los astillerenses se quejan de que tuvieron que bogar con las olas de un remolcador que les perjudicó. Por detrás Trasmiera a siete segundos seguidos de Pedreña, Castro, AN Castro y Santoña.

En la regata femenina también se impuso Camargo por delante de Castreña y Colindres. Estas cedieron ante las castreñas por cuarenta y tres centésimas. En las categorías inferiores el gran dominador fue Castro, que se impuso en juveniles, cadetes e infantiles. En féminas los títulos estuvieron más repartidos con Astillero en alevines y cadetes, Santoña en infantiles, y en juveniles Colindres. AN Castro ganó en remo adaptado.