Surf

La Vaca Gigante continúa sin mugir

Dos sufistas cogen una ola en la edición de La Vaca Gigante de 2016. :: reuters/Reuters
Dos sufistas cogen una ola en la edición de La Vaca Gigante de 2016. :: reuters / Reuters

La organización sigue sin los permisos municipales para la infraestructura en tierra, con lo que la oportunidad de este fin de semana, con buena previsión de olas, se desaprovecha

Marco García Vidart
MARCO GARCÍA VIDARTSantander

Otra oportunidad perdida. Y como no es una competición de surf habitual, tampoco hay tantas en el periodo que se ha establecido y que se extiende hasta el mes de mayo. La Vaca Gigante sigue sin mugir. A pesar de que para este fin de semana las previsiones meteorológicas en cuanto a olas se refiere eran favorables. De nuevo, el retraso en los permisos es la causa de que la competición de olas gigantes que se celebra en Santander aún no tenga una fecha concreta.

La organización confiaba en que ayer, martes, tuviera la autorización municipal pertinente que pusiese todo en marcha. El caballo de batalla con el que se encontró La Vaca fue la instalación de carpas en tierra. El consistorio instaba a «subsanar la documentación relativa a las condiciones de anclaje de las carpas que se quieren instalar en tierra» y a que se identificasen «los distintos equipos de actuación disponibles y las funciones asignadas a cada uno en caso de emergencia». Los organizadores de La Vaca remitieron al Ayuntamiento la documentación necesaria y esperan el visto bueno municipal. Reconocen el esfuerzo de todos los estamentos municipales, «que están trabajando sin cesar para conseguir cumplir los plazos», señala Pedro García, presidente del club que organiza La Vaca Gigante.

El periodo de espera para La Vaca Gigante comenzó el 15 de octubre de 2018 y se extenderá hasta el 1 de mayo de 2019. Se precisan unas condiciones meteorológicas específicas sobre el Atlántico norte para generar unas olas que lleguen a La Cantera, en Cueto, con una altura mínima de seis metros. Se activaría así una primera alerta con cínco días de antelación para que los participantes pongan rumbo a Santander y puedan competir en la fecha fijada. Aunque sin los permisos del Ayuntamiento, todos esos planes para surfear una ola gigante junto a la capital cántabra se quedan aparcados.

 

Fotos

Vídeos