Test en Montmeló

Norris lo confirma: el McLaren por fin aguanta

El McLaren de Lando Norris, durante los test en Montmeló./Albert Gea (Reuters)
El McLaren de Lando Norris, durante los test en Montmeló. / Albert Gea (Reuters)

La escudería británica acaba la primera semana de test con 445 vueltas completadas, de las que 132 las dio el joven debutante en una última jornada en la que Nico Hülkenberg rompió el crono: 1:17.104

DAVID SÁNCHEZ DE CASTROMadrid

La primera semana de test de pretemporada de Fórmula 1 ya es historia. Con Nico Hülkenberg en lo más alto de la tabla de tiempos del jueves, con un 1:17.393 que marcó antes de que su Renault le dejara tirado y que es el crono más rápido de los cuatro días, el Circuit de Barcelona-Catalunya cerrará su actividad de test (no de trabajo, ya que este viernes hay un 'filming day' de McLaren) hasta el próximo martes, cuando todos los monoplazas estarán de nuevo en el asfalto barcelonés para acabar de rematar la puesta a punto de la campaña 2019 que arranca en Australia.

Hay unos pocos esbozos de conclusiones que ya se pueden sacar. La primera: los Mercedes aún tienen mucho que mostrar. Lewis Hamilton enseñó el colmillo en la mañana de este jueves, gracias a un crono que, sin apretar ni mucho menos (lo hizo con el segundo neumático más blando y con un par de errores en su vuelta), le permitió acabar la matinal en segunda plaza, tras un inesperado Alexander Albon. Por la tarde, Valtteri Bottas le mejoró aún más ese tiempo, lo que permite deducir sin atisbo de duda que han estado toda la semana tapándose.

La segunda conclusión es que Ferrari no ha bajado el ritmo y que, si se hace caso a sus rivales, es el más temido. Tanto desde Mercedes como desde Red Bull les han colocado como los más fuertes de estos primeros cuatro días, algo que los datos atestiguan: siempre han sido de los que más han rodado (598 vueltas por 610 de Mercedes) y apenas han sufrido problemas, más allá de un susto de Leclerc. Vettel, sin hacer mucho ruido, sigue agazapado, pero el SF90 parece un buen monoplaza para intentar presentar batalla a los Mercedes.

Paralelamente a Ferrari, uno de sus últimos hijos, Alfa Romeo (antiguo Sauber), ha dado un paso adelante. Kimi Räikkönen ha marcado la cuarta mejor vuelta de la semana, han sido los terceros con más giros al circuito barcelonés y se presentan como los grandes candidatos a ocupar la zona de privilegio de la intensa zona media, en la que hay que colocar a Renault, posiblemente Toro Rosso, Haas, la nueva Racing Point (antigua Force India) y quizá McLaren.

Entre medias hay que situar a Red Bull. Max Verstappen y Pierre Gasly han dejado claro con un monoplaza muy fiable que el motor Honda ya no es ese revienta-jornadas que fue una pesadilla para McLaren, lo que permite augurarles una buena oportunidad de ser el tercer equipo tras Mercedes y Ferrari, en función de lo que puedan mostrar. Son una de las grandes incógnitas no resueltas de estos primeros cuatro días.

Novedad: el McLaren funciona

La escuadra de Woking puede sentirse satisfecha del trabajo realizado. Por primera vez en muchos años, apenas unos mínimos lunares (la caja de cambios del MCL34 de Carlos Sainz el tercer día, el susto de Norris el cuarto y poco más) hicieron saltar las alarmas, que pronto se apagaron. La reacción de McLaren a estos problemas inesperados, normales en una semana de test, fue brillante.

Los datos están ahí: en 2018 dieron 599 vueltas en las dos semanas, y en este 2019 ya llevan 445. De esas, 132 las dio un Lando Norris el último día (la jornada de más vueltas de McLaren en esta semana) que ha aterrizado de pie en el equipo británico, y en el que Carlos Sainz ha empezado a asumir sin ningún tipo de miedo ni vergüenza el rol de primer piloto y líder. El asalto a la zona media está en sus manos, y aunque queda camino por recorrer, no sería de extrañar que fueran los referentes de ese «resto del mundo» que queda por detrás de Mercedes, Ferrari y Red Bull.

De esta semana, es inevitable hablar del paupérrimo arranque de Williams. No fue hasta la jornada del jueves cuando pudieron tener el monoplaza completo, turnándose Robert Kubica con George Russell para ponerlo en pista. Ni siquiera alcanzaron entre los dos las 60 vueltas y el retraso del desarrollo es tal que tendrán que dar mucho más de sí la próxima semana.

El martes arranca la segunda semana de test, hasta el viernes. Quizá para entonces sí aparezca Fernando Alonso en Montmeló, no para rodar sino para ejercer de ese impulso moral que requieren los hombres de Woking. No obstante, visto lo visto en esta primera semana, quizá su presencia no sea tan necesaria como parecía hace unos meses.

Sainz, de Montmeló al Jarama

Carlos Sainz será el heredero de Fernando Alonso, no en lo deportivo (de momento) sino en lo mediático. El hijo del 'Matador' se convertirá a partir del GP de Australia en el único español en la parrilla, lo que será un foco de interés para la televisión que retransmite en España el Mundial de Fórmula 1.

Por eso, Sainz tendrá que dejar Barcelona por unas horas el lunes. Antes de volver a subirse al McLaren el martes para afrontar la segunda semana de test, el piloto de McLaren dará sus sensaciones y previsiones junto a Antonio Lobato, Iñaki Cano, Pedro de la Rosa y compañía, los responsables de llevar hasta los televisores de los españoles todo lo que ocurra en el Gran Circo en una campaña sin Alonso, algo que no ocurría desde hace casi dos décadas.

El lugar elegido para la presentación de la programación de Movistar+ no es casual: el circuito del Jarama rezuma historia del automovilismo español, con leyendas como Niki Lauda y James Hunt peleándose entre ellos en el memorable (y polémico) GP de España de 1975, o los Gilles Villeneuve, Nelson Piquet y compañía a principios de los 80.