GP de Alemania

Márquez prepara el terreno de la décima

Marc Márquez. /Reuters
Marc Márquez. / Reuters

El líder de MotoGP volvió a mostrarse intratable en el entrenamiento oficial, con una nueva 'pole' y Quartararo y Viñales en la primera línea

BORJA GONZÁLEZSachsenring

El planteamiento de Marc Márquez tras la 'pole' en el Gran Premio de Alemania es el mismo que el del viernes, el mismo probablemente que el del jueves: evitar riesgos que le puedan hacer repetir lo de Austin. Y es que todo lo que no sea una victoria del piloto del Repsol Honda sería considerado como un 'fracaso', una presión añadida. Es lo que tiene en el haber nueve victorias consecutivas y, desde este sábado, diez 'poles', la antesala perfecta al resultado esperado este domingo. Y más con lo visto en el cuarto entrenamiento libre, una sesión especialmente dedicada al trabajo de cara a la carrera, al ser la única sin nada en juego y por su cercanía al horario de inicio de la prueba, en el que Márquez mostró un ritmo muy superior al de sus rivales. No terminó como el más rápido porque con un cambio de neumáticos al final de la sesión Maverick Viñales consiguió mejorarle, aunque el ritmo mostrado desde el inicio del turno, en 14 de sus 20 vueltas, fue demoledor.

«En ese entrenamiento hemos probado el neumático intermedio, pero sobre todo es cuando pones lo mejor que has encontrado en la moto para dar un paso e intentar entender dónde estás y he marcado un poco más la diferencia. Sin embargo, en carrera cambia todo, cambia la temperatura, cambia el carácter de la moto y es ahí de donde depende todo, pero sobre todo de los neumáticos que escojas», explicaba el líder de MotoGP, consciente de las posibles complicaciones que pueden surgir en la carrera, las vinculadas al desgaste de los neumáticos, crítico a partir de la segunda mitad, y las climatológicas, con una esperada menor temperatura y con el riesgo de lluvias.

Márquez dominó, aunque las Suzuki, sobre todo la de Álex Rins, y las Yamaha, se mostraron muy efectivas. Fabio Quartararo, algo tocado de su hombro izquierdo tras un movimiento descontrolado de su moto al final de la cuarta sesión de entrenamientos, logró por cuarta vez consecutiva meterse en una primera línea; y Viñales confirmó la mejoría de las últimas semanas con su tercer mejor tiempo. «Yo creo que Fabio está yendo muy bien y que Álex (Rins) estará. Está claro que tanto Honda como Marc parten como favoritos. Es su circuito, pero estarán Álex y Fabio, que van fuertes. Y nosotros hemos probado para ir bastante bien al principio de carrera, pero es una incógnita al final. Intentaré cuidar la goma lo mejor posible», comentaba el ganador en Assen, satisfecho por los frutos del trabajo que ha empezado a hacer.

Estos tres, Quartararo, Viñales y Rins, son los que aspiran a intentar estar lo más cerca posible de Márquez, un objetivo que esta vez parece imposible para las Ducati. Para Danilo Petrucci, que sufrió una caída espectacular a unos 200 kilómetros por hora de la cual, afortunadamente, sólo salió con el dedo pulgar de su mano derecha tocado; y, sobre todo, para Andrea Dovizioso, segundo de la general, y que ni tan siquiera fue capaz de pasar a la Q2 para disputar un puesto en las cuatro primeras líneas de la parrilla de salida de este domingo.

«En este momento no puedo pensar en pelear con estos cuatro pilotos», confesaba cariacontecido el italiano. «No es fácil trabajar y mantenerse sereno cuando las cosas no van bien. Y, en estos momentos, Marc y Honda han aumentado su ventaja», lamentó. Un hecho, el de los problemas de Ducati en Sachsenring, habituales aunque no tan acentuados, que tienen bastante trascendencia en el campeonato y en cómo tiene que enfocar la carrera el autor de la 'pole'.

«Está claro que es la décima 'pole' consecutiva, pero para mí es otra 'pole' más», incidía de nuevo de forma cautelosa Márquez, con el error de Austin que le dejó sin el siete de siete siempre en mente. «Estoy muy focalizado este fin de semana y no es una 'pole' consecutiva, es otra 'pole', como mañana es otra carrera donde tenemos opciones para incrementar la ventaja en el campeonato como ya dije el jueves. Y, además, aquí parece que las Ducati están sufriendo un poco más, pero hay dos Yamaha que seguro que lo pondrán muy difícil especialmente, Maverick más que Quartararo, porque aquí la diferencia es más clara que en Assen», finalizaba, consciente de la buena oportunidad que se le puede presentar este domingo de poner más tierra de por medio aún cuando el campeonato va a afrontar las tres semanas de descanso veraniego.