Ayuntamiento y Racing revisarán el estado de El Sardinero con el convenio en el punto de mira

Ayuntamiento y Racing revisarán el estado de El Sardinero con el convenio en el punto de mira
Roberto Ruiz

El objetivo es determinar las actuaciones necesarias y servir de base para fijar las obligaciones de cada parte convenio para el uso del campo pendiente de firma desde hace más de un año

Pilar Chato
PILAR CHATOSantander

Con el convenio para la utilización de los Campos de Sport de El Sardinero atascado en los despachos, el Ayuntamiento de Santander y el Racing realizarán de forma conjunta un estudio sobre el estado actual del campo de fútbol con el objetivo, por un lado, de determinar las actuaciones necesarias para priorizarlas y planificar su posterior ejecución y, por otro, conocer las realidad para que ese acuerdo de usos pendiente recoja las obligaciones y responsabilidades que corresponden a cada una de las partes.

La realización de este estudio la ha dado a conocer este domingo el Ayuntamiento de Santander en una nota de prensa, en la que el concejal de Deportes, Juan Domínguez, ha explicado que un equipo de técnicos del Ayuntamiento y del Racing realizará una «inspección en profundidad del campo y las instalaciones» con el fin de identificar los trabajos más urgentes y determinar, en cada caso, si se trata de «labores de conservación y mantenimiento o de trabajos estructurales».

Domínguez ha explicado que el resultado de ese estudio servirá para el futuro convenio y que con toda esa información se podrá establecer además una planificación de las intervenciones para ir acometiendolas progresivamente en función de las prioridades.

El responsable municipal de Deportes, que ya anunció este estudio tras las críticas a la situación de las instalaciones por parte del PRC, ha destacado que esta medida se enmarca dentro de «la línea de colaboración» que mantienen la administración municipal y el club para el mantenimiento del campo del Sardinero.

A pesar de esa colaboración, Ayuntamiento y club han mantenido algún encontronazo este año. El más público el provocado por la fiesta que el grupo Pitma, propietario del equipo, celebró en el estadio sin conocimiento de la Administración local y con denuncia de los vecinos por medio y consiguiente sanción de la Policía Local. Y junto a ello, el convenio por los usos de las instalaciones que no llega. Ya a principios de 2016 la recién nombrada alcaldesa de Santander, Gema Igual, y el entonces presidente del Racing, Manolo Higuera, aseguraron que la firma del convenio era cuestión «de semanas». Sin embargo, el convenio se paró en Intervención cuando ya debía aprobarse en la Junta de Gobierno municipal, donde llegó a debatirse. En abril de 2017 el ayuntamiento anunció un nuevo convenio que sería formado en pocas semanas, pero año y medio después, a menos se seis meses para las elecciones municipales, dicho acuerdo no se ha rubricado. Hace apenas dos meses este periódico ya informaba de que las versiones para explicar esta demora diferían de una a otra parte y mientras Domínguez, aseguraba que la propuesta de convenio está «en la mesa del Racing», fuentes oficiales del club lo desmentían por segunda vez. En las oficinas de los Campos de Sport negaban entonces con contundencia haber recibido una nueva propuesta de convenio. El plazo de concesión y el tipo de actividades que se podrán llevar a cabo en el estadio han sido algunos de los puntos de negociación y, en muchas ocasiones, de disensión.

En cualquier caso, el Ayuntamiento de Santander ha seguido realizando obras de mantenimiento. En la nota de prensa emitida este domingo, recuerda que en los últimos meses o ha invertido 354.000 euros en actuaciones en las instalaciones del Sardinero, a los que se suman otros 70.000 euros invertidos en las instalaciones Nando Yosu de La Albericia, mientras que el Racing ha llevado a cabo mejoras en pasillos y zonas interiores del estadio.

Además, ha señalado que está a punto de adjudicarse el proyecto de mejora de todo el entorno del estadio del Sardinero, una actuación a la que optan once empresas y que conlleva una inversión de alrededor de 1,7 millones de euros.