Malestar en el Ayuntamiento y la afición por la fiesta que Pitma organizó en el campo del Racing

Malestar en el Ayuntamiento y la afición por la fiesta que Pitma organizó en el campo del Racing
Javier Rosendo

La Policía Local tuvo que desalojar de madrugada a 200 personas del interior del estadio y la alcaldesa ha anunciado sanciones para los responsables

ASER FALAGANSantander

El Grupo Pitma no ha desembarcado con buen pie en el Racing. Al menos en lo social. La fiesta privada que la nueva directiva organizó en la noche del viernes al sábado en los Campos de Sport tuvo que ser desalojada por el Policía Local hacia las dos de la mañana y ha puesto de manifiesto una situación preocupante que comienza a ser habitual. El desencadenante ha sido una celebración para la cuadrilla de limpieza del estadio, una fiesta que ha hecho estallar el entorno del club. Ya las peñas y aficionados mostraron su malestar anoche, aunque aún sin tiempo para transmitírselo al club, y ahora ha sido el propio Ayuntamiento de Santander quien le ha reprochado su actitud hasta el punto de que ha iniciado el procedimiento para imponer las sanciones que correspondan.

El Grupo Pitma, que tras la profunda limpia que ha llevado a cabo en el club se ha quedado prácticamente sin asesores internos que conozcan el entorno y la idiosincrasia del Racing y de Santander organizó una cuadrilla de limpieza del estadio entre sus propios empleados. Y como recompensa, un partido de fútbol sobre el césped de los Campos de Sport. El mismo césped que acogió después una fiesta nocturna (no anunciada) con barra libre. Pronto las imágenes trascendieron mientras el evento se prolongaba hacia la media noche. Precisamente el mismo día que las peñas, desde hace meses muy molestas con la política social del club, se reunían para abordar la nueva situación.

La alcaldesa de Santander, Gema Igual, se ha puesto en contacto con el presidente del Racing, Alfredo Pérez, para reclamarle información del tipo de evento, asistentes, medidas de seguridad, etc. y para advertirle de que «el Ayuntamiento impondrá las sanciones que correspondan por el evento organizado ayer en los Campos de Sport sin autorización ni conocimiento municipal», señala el Consistorio en un duro comunicado.

La convocatoria ha sido recibida entre los aficionados como un mensaje: que el Grupo Pitma ha utilizado el estadio como sede para sus eventos. De hecho, el evento se organizó sin contar con la repercusión posterior entre el racinguismo ni buscar asesoría interna o externa.

La primera información de que se estaba celebrando ese evento en el interior del campo de fútbol la tuvo la Policía Local de madrugada cuando, a requerimiento de varios vecinos, que llamaron para quejarse por el ruido y las molestias que se estaban ocasionando, acudieron a estas instalaciones, en torno a las dos de la madrugada.

Allí identificaron y denunciaron a una persona como responsable de la organización de una fiesta, sin autorización municipal, en el interior del estadio de El Sardinero, con música en tono elevado, perturbando el descanso del vecindario, por lo que los agentes de la Policía Local desalojaron a todos los asistentes y formularon la denuncia que tramitarán los servicios municipales de cara al correspondiente expediente de sanción.

El Racing, sin embargo, insiste en que se ha limitado a limpiar el espacio y organizar un evento familiar para compensar a los voluntarios. Así lo manifiesta en un comunicado emitido en contestación al de la Casona y al que se remiten sus responsables, que no quieren hacer declaraciones públicas: «Los Campos de Sport están, desde ayer, más limpios. Y es que la fiesta de limpieza organizada por el Grupo Pitma –en la que participaron casi un centenar de sus empleados– posibilitó la retirada del estadio de ocho contenedores repletos de residuos y material inservible que se había acumulado en El Sardinero durante la última década».

No se ha visto así entre las peñas ni en el entorno, que además denuncia la rotura de una puerta que en realidad, según ha explicado el club, ya llevaba en esa situación una semana por un accidente de tráfico.

Los Campos de Sport son de titularidad municipal, si bien están cedidos en exclusividad y a coste cero al Racing después del acuerdo al que el club llegó en los ochenta con el Ayuntamiento de Santander, que a cambio se quedó con la propiedad del solar del antiguo estadio.

La Casona ya ha informado que la alcaldesa «ha recordado -a Alfredo Pérez- que las instalaciones son de propiedad municipal y están cedidas al Racing para su uso deportivo y «en ningún caso para la celebración de fiestas privadas sin autorización y causando molestias al vecindario, como ocurrió ayer». Máxime cuando el desalojo de la madrugada se llevó a cabo por las protestas de los vecinos.

La regidora santanderina ha instado a Pérez a trabajar para que la afición racinguista se sienta orgullosa de su equipo y de la directiva que tiene al frente y para conseguir éxitos deportivos que aúpen de nuevo al Racing al lugar que le corresponde.

Por su parte, el Racing explica que «la jornada se inició a las 9.00 horas, al filo de las 14.00 se había completado la recogida de basura y posteriormente, para compensar el trabajo desinteresado de los casi 100 trabajadores de Pitma que conformaron la brigada de limpieza, La Tasca invitó a un almuerzo tras el que hubo actividad deportiva –en el césped- y social en una parte reducida del mismo, a la que pudieron acceder con un acompañante». Además, añade que «la labor de adecuación del terreno de juego para el inicio de la temporada 2018-2019 comenzará la próxima semana, de ahí la organización de la fiesta de limpieza ayer viernes 22».

Previsiblemente, también las peñas y aficionados reaccionarán, dado el malestar que ha causado el evento, del que el nuevo equipo directivo del Racing, que insiste en que sólo ha limpiado el campo, no se arrepiente.

Imagen de los contenedores facilitada por el Racing.
Imagen de los contenedores facilitada por el Racing. / DM

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos