«En la Copa jugarán los mejores, aunque lo más importante sea la Liga»

M. MENOCAL SANTANDER.

«Jugarán los que mejor estén, los mejores, pero lo más importante es la Liga», aseguró Iván Ania el pasado sábado en Anduva. En ese mismo estadio jugará pasado mañana la primera eliminatoria copera como entrenador del Racing. «Sabemos que es muy importante para nosotros. Podemos pasar eliminatorias y conseguir que visite El Sardinero un equipo de Primera y que redunde en beneficios para el club», añadió. El discurso del técnico asturiano tuvo matices, pero es evidente que la importancia que le otorgue al torneo del ko será relativo: «La Liga es la que nos permite conseguir los objetivos», sentenció.

El Racing jugará el miércoles en Anduva (20.30 horas), caprichos del destino, cuatro días después de que el calendario doméstico les emparejara. El técnico no quiere arriesgar nada, como ya aseguró tras el descarte de Álvaro Cejudo, al que no incluyó en la lista por unas pequeñas molestias. «Es pronto para arriesgar con un jugador». Sin embargo, deberá lidiar con el atractivo que siempre ha tenido esta competición entre el racinguismo, entre otras cosas porque algunas de las alegrías que el club le ha dado a los aficionados han llegado gracias a este torneo. En este curso, el bombo ha sido un tanto exigente ya que le ha tocado en suerte batirse con otro de los favoritos del grupo de Segunda B. Si el equipo logra pasar la primera eliminatoria copera, se enfrentará al que haga lo propio en el duelo Ucam Murcia-Ceuta. Ambos conjuntos son también de la categoría de bronce, pero es evidente que supondría un desplazamiento bastante costoso en dinero, tiempo y esfuerzo. La Copa del Rey tiene esas cosas.

La competición para el Racing es un mar de contrastes. El año pasado fue eliminado por un modesto Leioa y fue uno de los primeros síntomas de que el equipo no acabaría bien. El año anterior, aún fue más llamativo. Cayó bien cerquita de El Sardinero, en San Lorenzo, ante un Laredo que le superó por 2 a 0. El partido jugado ante los pejinos significó mucho, porque se trataba de la vuelta del club a la Copa del Rey tras el castigo al que fue sometido en 2014 por el famoso plante ante la Real Sociedad. Aquel año los verdiblancos superaron al Almería y al Sevilla, ambos de Primera, y decidieron no jugar el partido de cuartos de final ante los donostiarras como protesta a los reiterados impagos de los dirigentes.

La temporada anterior el equipo cayó a los penaltis ante Las Palmas y en 2012 fue cuando el rival del miércoles hizo historia en la Copa del Rey después de eliminar al Racing. El equipo cántabro remató a un gol en El Sardinero, pero había caído una semana antes en Anduva por 2 a 0 con el Mirandés, entrenado por el extécnico racinguista, Carlos Pouso. Los burgaleses quedaron apeados en las semifinales por el Althletic de Bilbao.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos