Fútbol | Segunda B

El Racing despide a Antonio Tomás para hacer hueco a Nico Hidalgo

Nico Hidalgo, en una imagen de archivo./Antonio Vázquez
Nico Hidalgo, en una imagen de archivo. / Antonio Vázquez

El club incorpora al extremo derecho, cedido por el Cádiz, que también puede actuar como lateral

Sergio Herrero
SERGIO HERREROSantander

Hacía unos cuantos días que la cesta de la compra de Chuti Molina rebosaba. Los productos se salían por arriba. Y con el director deportivo racinguista dispuesto a seguir gastando, al manchego no le quedaba otra que quitar una cosa para meter otra. Y eso es lo que ha hecho. El Racing confirmó ayer la llegada como cedido por parte del Cádiz de Nico Hidalgo (Motril, 30 de abril de 1992) y, para hacer hueco a este futbolista de 26 años, le entregó la carta de despido a Antonio Tomás. Los futbolistas que entran por los que salen. Quedan tres días de mercado y esto no se ha acabado.

El lunes por la noche, Molina ya tenía prácticamente cerrado el acuerdo. Para el mediodía siguiente ya estaba estampada la firma del futbolista en el contrato. Hidalgo llega a préstamo por una campaña a Santander. Al Racing le faltan un lateral derecho que sirviese de complemento a Buñuel; un delantero que marque diferencias y probablemente también un atacante zurdo que dé más opciones ofensivas. Al final, para el lado diestro de la zaga se conformará con un extremo reconvertido. Porque Hidalgo ocupa la misma parcela en la que pueden actuar César Díaz, Cayarga, Cejudo y Enzo Lombardo. La única diferencia es que el granadino sí que ha probado el trabajo defensivo a las órdenes del cántabro Álvaro Cervera. Pero, por sus características, se asemeja a Buñuel. Mide 1,76 y pesa 64 kilos y, según el comunicado emitido por el Racing, destaca por «su verticalidad, calidad y capacidad de trabajo».

Las claves

Dos campañas flojas
Hidalgo no ha cumplido con las expectativas durante sus dos añosde estancia en el Cádiz
Polivalencia
El cántabro Álvaro Cervera ha utilizado al jugador granadino también como zaguero de banda
Últimos días de mercado
Si el Racing encuentrael delantero que busca, Juanjo corre el riesgo de ser el próximo en salir

Nico Hidalgo forma parte de esa infinidad de futbolistas que ha pasado por el imperio Quique Pina, con su puente aéreo balompédico entre Cádiz y Granada. Y viceversa. Criado en el club de su ciudad, el jugador andaluz llegó pronto al filial del Granada, con el que disputó 96 encuentros en Segunda División B –marcó once tantos en este periodo–. Dio el salto de categoría pero al otro lado del emporio. Se marchó al Cádiz para jugar en Segunda División. Pero en dos temporadas en el Ramón de Carranza apenas ha encontrado continuidad. Ha disputado 35 partidos como amarillo, en los que sólo ha estado 1.379 minutos sobre el césped.

En medio de ese periplo y tras una extraña operación, Nico Hidalgo fue propiedad de la Juventus, pero ni siquiera llegó a jugar con el club italiano. El nuevo jugador racinguista finaliza su contrato con el Cádiz el 30 de junio de 2019, por lo que el próximo verano quedará libre y, si gusta en Santander y el amor es recíproco, podría continuar en los Campos de Sport sin mayores problemas.

Pero como el vestuario del Racing es ahora mismo como el camarote de los Hermanos Marx, antes de entrar hay que dejar salir. El Racing ya tenía atado a Nico Hidalgo, pero faltaba un hueco donde ubicarle. Al final se hizo realidad la crónica de un despido anunciado y, pasadas las 15.30 horas de ayer, el club hizo oficial la resolución del contrato de Antonio Tomás.

Otro asunto que, si nadie lo remedia, acabará en los tribunales como los también despidos de los técnicos Javi Pinillos y Adolfo Mayordomo; y los futbolistas Raúl Domínguez y Álex García. No le va a salir barato todo esto al Racing. En el caso de Antonio Tomás, el de Cartes tenía firmada una vinculación al club de una temporada más como futbolista para, posteriormente, ocupar un puesto en el organigrama técnico de la entidad. Eso, unido a un salario acorde a un centrocampista que ha jugado más de un centenar de encuentros en Primera División.

Los ofrecimientos del Racing a Antonio Tomás para llegar a un acuerdo no satisficieron al jugador que, lógicamente, se agarró a cobrar lo que estipula su contrato. Hasta ahora ha estado entrenando como uno más, con absoluta profesionalidad, y pese a que ni siquiera salió a calentar en los dos últimos partidos de pretemporada y no fue ni convocado al choque frente a la Real Sociedad B, se ha mantenido firme hasta que al Racing no le ha quedado más remedio que despedirle.

El regreso de Antonio Tomás a Santander no ha cumplido con las expectativas. El de Cartes volvió el pasado verano y el racinguismo depositó en su amplísima trayectoria en el fútbol de élite muchas de sus esperanzas. Sin embargo, su tardía pretemporada y la desmesurada sanción de cuatro partidos recibida por su expulsión frente al Mirandés lastraron una campaña en la que no logró remontar el vuelo –también es cierto que el equipo tampoco animaba a hacerlo–. Y así, este año, con la llegada de Iván Ania y el fichaje de varios futbolistas para actuar en el doble pivote, Antonio Tomás ha quedado relegado a un ostracismo que finalmente ha desembocado en su despido definitivo a sus 33 años de edad.

Con el cambio de cromos que el Racing completó ayer, ahora se encuentra de nuevo en el punto de partida. Restan tres días para que finalice el mercado de fichajes y a Chuti Molina aún le falta por comprar la guinda del pastel. Ese delantero que marque el ritmo del equipo en el camino hacia el ascenso. Más aún después de que el equipo de Iván Ania mostrase sus carencias en ataque el pasado domingo frente a la Real Sociedad B.

Decía el director deportivo manchego en la rueda de prensa de presentación de Rulo Prieto que en estos últimos días de mercado se empezaban a abrir nuevas opciones para el Racing a la hora de fichar. Unas propuestas que pasan especialmente por los clubes de Segunda División, que en esta semana tendrán que dar por cerradas sus plantillas, soltar lastre y ajustarse a los requisitos del fair play financiero. A eso se le añade que muchos futbolistas que aspiraban a jugar en el segundo escalón del balompie nacional se les acaba el tiempo y tienen que buscarse las habichuelas un poco más abajo. Yel Racing permanece con la red puesta a ver qué pesca.

Sin embargo, tal y como ha sucedido con la llegada de Nico Hidalgo, que ha propiciado la salida automática de Antonio Tomás, la entrada de un nuevo futbolista mayor de 23 años obligaría a darle el finiquito a otro jugador de la actual plantilla. Y todo apunta a que será el delantero Juanjo Expósito. El de Ontaneda se ha encontrado hasta ahora en la misma situación que Antonio Tomás. Se quedó sin jugar los dos últimos amistosos veraniegos y el domingo vio el partido desde la grada, aunque en su caso, nadie le ha dicho directamente que no se cuente con él. Pero es un hecho.

Y si el Racing efectúa la misma operación que completó ayer, se encontrará con idéntico problema. El veterano ariete, con un salario importante, tiene dos años más de contrato en activo y una vinculación posterior en el organigrama técnico del club. Y eso hay que pagarlo, porque también querrá cobrar lo que es suyo. Así pues, si la entidad verdiblanca completa su lista de la compra, por el lado contrario se hallará ante seis despidos a indemnizar, que sumarán una cifra importante al presupuesto total de la plantilla.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos